Publicado el: 18, Sep, 2015

Vuelta a la normalidad en Chile tras el sismo que dejó 11 muertos


Vuelta a la normalidad en Chile tras el sismo que dejó 11 muertos
18/09 – 10:40 – Fue luego de que se levantaran las alertas de tsunami por el terremoto que afectó el centro-norte del país. El millón de evacuados volvió a sus hogares. Bachelet visitó zonas dañadas.

Las actividades volvían a la normalidad ayer en las regiones más golpeadas por el terremoto que sacudió el miércoles el centro–norte de Chile. Luego de que se levantaran las alertas de tsunami, el millón de personas que fueron evacuadas regresaban a sus casas y el Gobierno de Michelle Bachelet se felicitaba por un certero operativo ante la crisis. La información entregada por el Ministerio del Interior daba cuenta de 11 muertos –un tercio de ellos por fallas cardíacas– pero con pocos casos graves que pudieran aumentar esa cifra.

El terremoto 8,4 en la escala Richter fue el tercero más fuerte de la última década en Chile. El epicentro del temblor fue en el océano, en la costa de Coquimbo. Precisamente a ese importante puerto la mandataria llegó ayer para ver de cerca los trabajos de los socorristas y los daños provocados.

En esa cuidad ayer los residentes caminaban entre el lodo y techos de zinc que habían caído tras el terremoto, metales retorcidos y escombros. Allí también parte de los 70.000 hogares que habían quedado sin luz aún no habían recuperado el servicio.

En el puerto de Coquimbo, a unos 460 km al norte de Santiago, el miércoles por la noche las olas alcanzaron entre los cuatro y cinco metros de altura, sobrepasaron las barreras de contención y el agua alcanzó viviendas y locales comerciales. La fuerza del agua incluso arrastró algunas embarcaciones hasta la avenida de la ciudad. Un panorama similar vivían localidades costeras como Tongoy y Los Vilos, cercanas a Coquimbo.

“Este es el sexto mayor terremoto en la historia de Chile y el más fuerte en el mundo durante 2015”, afirmó Bachelet, tras recordar que es el octavo desastre natural en el país desde que inició su segundo mandato presidencial, en marzo de 2014. La presidenta afirmó que los servicios básicos en la zona se están reponiendo, además de destacar que la rápida respuesta de los servicios de emergencia permitió que “todo funcionara adecuadamente”.

“Sabemos el dolor que se produce y muchas veces la rabia también, por eso estamos trabajando lo más rápido posible”, afirmó la mandataria, que pidió paciencia a los afectados. Bachelet canceló también todas sus actividades públicas, entre otras las de inauguración de las festividades patrias que se celebran a partir de la noche de ayer.

Periodistas de la agencia AP que viajaron a Illapel y Coquimbo vieron viviendas desmoronadas, con los techos hundidos y boquetes en las paredes, barcos de pescadores sobre el muelle y muchos botes destruidos. Manuel Moya, de 38 años, y su esposa durmieron en la calle frente a su casa dañada.

“Yo pensé que era el fin del mundo y que íbamos a morir todos. Esto no pasaba, no pasaba”, dijo. “Fue daño total, pero gracias a Dios estamos vivos”, agregó recordando que, en el momento del sismo, veía la televisión con su esposa. La sacudida rompió un muro a través del que podían ver hacia afuera.

En tanto, el director de la Oficina Nacional de Emergencia (Onemi), Ricardo Toro, informó que la autopista que une Santiago con el norte del país “está operativa”, aunque se transita “con precaución”. “Cuando aún no han transcurrido 24 horas de este terremoto de gran magnitud, podemos informar que la Ruta 5 y los centros urbanos tienen conectividad y eso es un gran avance, porque nos permite llegar con la ayuda a las ciudades afectadas”, señaló el ministro de Obras Públicas, Alberto Undurraga.

En el balneario de Concón, 130 kilómetros al noroeste de Santiago, las primeras olas del tsunami también ingresaron hacia la ciudad, informó su alcalde Oscar Sumonte. Y en Tongoy las olas avanzaron unos 500 metros sobre la caleta.

Según el Centro de Sismológico Nacional de la Universidad de Chile, desde el terremoto se originaron más de 100 réplicas, varias por encima de los 6 grados. El movimiento se produjo a las 19.54 de Chile frente a la costa de Coquimbo, cerca de la localidad de Canela Baja y la ciudad de Illapel. Según las autoridades se produjo a 16 kilómetros de profundidad y el sismo llegó a sentirse incluso en Buenos Aires, así como en algunas zonas de Brasil, Uruguay y Paraguay. Chile es un país acostumbrado a los terremotos.

Una de las mayores catástrofes en Chile se produjo en 1939 en Chillán, cuando un sismo de 7,8 causó la muerte de 28.000 personas. El terremoto más fuerte se produjo en Chile en 1960: un sismo de 9,5 grados provocó 1.655 muertos. En febrero de 2010 murieron más de 520 personas en otro temblor. En el Océano Pacífico se sitúa el llamado Cinturón de Fuego, con unos 450 volcanes activos a lo largo de unos 40.000 kilómetros. Aquí chocan varias placas tectónicas, lo que produce erupciones, terremotos y tsunamis. (Clarín)

Dejar un comentario



Publicidad

OPI Video