Publicado el: 22, Sep, 2015

Hotesur: Stolbizer pidió que se anule una orden del juez Rafecas


¿Arenas síliceas en trenes de Cristina o en camiones de Lázaro Baéz?. Los últimos negocios de Buzzi y el FPV en Chubut
22/09 – 10:00 – La diputada de GEN no quiere que Lázaro Báez acceda al material secuestrado.

Por: Hugo Alconada Mon
La diputada Margarita Stolbizer (GEN) reclamó ayer al juez federal Daniel Rafecas que vuelva sobre sus pasos y revea su decisión de permitir que Lázaro Báez acceda al material informático secuestrado en la investigación sobre los hoteles de la familia Kirchner por presunto lavado.

Stolbizer le planteó a Rafecas que debe ordenar la nulidad de la resolución que firmó el jueves pasado, cuando autorizó a los abogados de Báez que, sin supervisión ni control alguno, obtengan una copia de un dispositivo que se descubrió durante los allanamientos realizados en Río Gallegos, a mediados de julio. Consideró que, de concretarse la medida, podrían “contaminar” las evidencias de manera irreversible.

Rafecas había aceptado un pedido de Báez, quien pidió recuperar ese material o al menos obtener una copia del contenido para continuar con “el giro normal y habitual” de la firma Austral Agro SA, ya que sostuvo que ese dispositivo contenía los “registros contables” de esa empresa.

Sin embargo, Stolbizer alertó que el material al que pretende acceder Báez se encontraba en realidad oculto en las oficinas de otra firma, Diagonal Sur SA, mientras que Austral Agro no es parte de la investigación penal en curso.

Más relevante, la legisladora que actúa en la causa como “pretensa querellante” le recordó a Rafecas que el argumento de los abogados de Báez choca con un límite insalvable: según los datos oficiales de la Inspección General de Justicia (IGJ), Austral Agro SA no registra movimientos desde hace años. “Resulta un contrasentido autorizar a esta empresa con el argumento de seguir con el giro normal y habitual cuando figura inactiva para el Estado y se puede advertir fácilmente con solo consultar la web de la IGJ”, argumentó Stolbizer. El contrapunto se centra en un dispositivo Dongle, que contendría un supuesto “sistema de contabilidad Tango” de Austral Agro, aunque los efectivos de la Policía Metropolitana lo descubrieron oculto en las oficinas de la firma Diagonal Sur en Río Gallegos.

Pese a eso, y con un poder firmado por uno de los hijos de Lázaro Báez, Martín, los abogados Gabriel Gandolfo y Nicolás Guzmán pidieron “la devolución” de ese dispositivo o al menos “obtener copias” de su contenido.

A cargo de algunos de los expedientes más sensibles de los últimos años -como el “caso Ciccone”, del que fue desplazado, y la denuncia del fiscal Alberto Nisman contra la Presidenta, que desestimó sin abrir la prueba-, Rafecas admitió el pedido de los abogados de Báez el jueves pasado.

Esa decisión, según Stolbizer, debe ser nulificada. Porque si los abogados de Báez obtienen una copia, planteó, vulnerarían “la cadena de custodia” del material, ya que no lo manejaría “personal idóneo” acompañado por la Fiscalía y la querella, y sobre la base de “las pautas para el manejo de evidencia digital a fin de garantizar su autenticidad e integridad”. Stolbizer recordó a Rafecas que no es la primera vez que pone “en riesgo el material secuestrado” por el anterior juez a cargo de la investigación, Claudio Bonadio. (La Nación)

Dejar un comentario



Publicidad

OPI Video