Publicado el: 25, Sep, 2015

Polémica en San Juan: Barrick opera de nuevo la mina en Veladero


San Juan: el Gobierno dijo que el derrame de cianuro de la Barrick Gold "es un tema delicado"
25/09 – 11:00 – Lo decidió ayer el juez Oritja poco después de que Scioli defendiera el papel del Estado en el control de la actividad, durante un acto político.

Por: Enrique Merenda
La defensa que hizo el candidato a la presidencia por el Frente para la Victoria, Daniel Scioli, del papel del Estado en el control medioambiental en su visita a San Juan, en medio de la polémica por el derrame de un millón de litros de solución cianurada, despertó suspicacias. Es que el juez Pablo Oritja, que investiga el hecho, levantó la clausura a la planta de lixiviación de la mina Veladero, de la empresa Barrick, tras el discurso político.

“No hay un Estado ausente”, afirmó Scioli al defender la gestión del gobierno provincial, liderado por José Luis Gioja, y reclamar “responsabilidad empresarial en la sustentabilidad ambiental”. En su discurso, también anticipó que “hay que industrializar cada vez más” la actividad minera. Las palabras pronunciadas por el candidato oficialista se asociaron aquí con el levantamiento de la medida judicial.

Inicialmente, el juez de San Juan había clausurado por cinco días la operación, y hace tres la había extendido hasta el 22 octubre. En ese lapso, se conocieron tres cifras bien distintas del derrame en la cuenca del Jáchal: 15.000 litros, según circuló por las redes sociales; 224.000 litros, en un informe de Barrick para la provincia, y anteayer 1.000.000 de litros, en un comunicado oficial de la minera.

Greenpeace, la Fundación Ambiente y Recursos Naturales (FARN) y la Asociación Argentina de Abogados Ambientalistas (AAdeAA) reaccionaron en contra del juez. “Nos preocupan el hermetismo con el que se manejó el incidente, la escasa información sobre las circunstancias del hecho brindadas por las autoridades y las medidas de gestión de riesgo y manejo de contingencias utilizadas”, señalaron los ambientalistas en un comunicado.

Oritja le impuso ayer una serie de condiciones a Barrick para levantarle la clausura de las operaciones. Hacía un par de días le había autorizado suspender la entrega de dos litros de agua mineral a cada vecino de Jáchal, uno de los pueblos que podrían verse afectados por el derrame químico.

Las hipótesis

Por el secreto de sumario, el juez prefiere no dar detalles, pero se sabe que maneja tres hipótesis sobre el derrame de solución cianurada.

Negligencia. Según fuentes de Barrick, es habitual que suenen las alarmas y se lo llame “un falso positivo”. No descartan que al encenderse las alarmas no se haya prestado demasiada atención. Donde ocurrió el desastre no hay cámaras de seguridad. La mina está a 4000 metros de altura y la temperatura rondaba los -20°C. Si se comprueba la negligencia, a Barrick le acarrearía pérdidas incalculables en multas y daños.

Sabotaje. De poder demostrarse, estaría favorecido por la falta de cámaras de seguridad. Hace poco más de 30 días hubo algunos despidos, entre ellos de personal técnico. Nadie habla de los peritajes de la válvula rota y entre los fiscales hay desconfianza. Una compuerta estaba levantada y debía estar baja. La válvula se rompía, pero no llegaba la solución al río. De probarse esta hipótesis, Barrick quedaría más aliviada ante reclamos civiles por indemnizaciones.

Autosabotaje. Es el que tiene menos probabilidades de prosperar, pero Oritja no descarta nada. La situación financiera incómoda de Barrick a nivel mundial y la posibilidad de querer cerrar el campamento aurífero e irse rápidamente son elementos que sostienen esta hipótesis.

El impacto económico

En los últimos siete días, el valor de la acción de Barrick cayó 20% por el “efecto Veladero”. Las notificaciones del incidente en San Juan son de comunicación obligatoria a sus accionistas en las bolsas de Nueva York y de Toronto.

La compañía había informado a sus accionistas que Veladero produciría unas 650.000 onzas de oro en 2015; difícilmente lo logre. Barrick intenta reestructurar su deuda después de anunciar recortes a nivel mundial por US$ 3000 millones de dólares.

La compañía se deshizo del 50% de una mina de cobre en Antofagasta y embolsó unos US$ 1000 millones. En Australia obtuvo US$ 550 millones por una venta similar. Cedió parte de la producción de oro y plata en otros emprendimientos, como en la República Dominicana, con lo que ganó US$ 610 millones. (La Nación)

Dejar un comentario



Mostrando 1 Comentario
Publica tu comentario
  1. capipe dice:

    Capipe dice:
    18 septiembre, 2015 a las 5:24 pm
    ¡¡A ver niños Gioja, Anibaúl, “Mochila” Bergés, Mayoral,Presidente sin nombre del OSSE (Protegido), Secretario de Gestión Ambiental sin nombre (protegido),Jefe de Policia Minera, Ing en minas, sin nombre (protegido),Ministro de minería sin nombre (protegido),Gerente de Barrick sin nombre (protegido), formen fila para tomar un vaso de agua del Río Blanco y Río Jachal. Sres Periodistas, pongan los nombres de todos estos crápulas que se llenan los bolsillos envenenando el medio ambiente que queda, “porque al otro medio ya lo hicieron merda”….Quién dijo 15000 y ahora 224.000 litros, seguro que miente en las dos….
    Como antes también es válido ahora, hay mucha plata de por medio….

Publicidad

OPI Video