Publicado el: 2, Oct, 2015

El Gobierno quiere retener en el país USD3.000 millones del pago del Boden 2015


El Ministro de Economia de la Nación Axel Kicillof - Foto:
02/10 – 09:20 – El monto, que representa la mitad del vencimiento del próximo lunes, estaría en manos de inversores locales, contando las tenencias de Anses, Banco Central y bonistas privados. Buscan minimizar la caída de reservas.

Por: Leandro Gabin
La cuenta regresiva para el pago total del Boden 2015 ya está en camino. El Gobierno tendrá que cancelar el lunes próximo alrededor de USD6.000 millones enteramente con las reservas del Banco Central. La presión sobre las arcas que maneja Alejandro Vanoli, que vienen de caer USD700 millones en los últimos dos meses, será mayor por este megavencimiento.

De todas formas, en los pasillos oficiales estiman que la pérdida de reservas será menor al monto que efectivamente el Tesoro girará a los bonistas. La cuenta que hacen en el Gobierno habla de que algo así como USD3.000 millones del total del vencimiento están en manos de bonistas locales. Esto contempla las tenencias de organismos estatales como la Anses, el mismo BCRA, y los inversores privados (sean mayoristas o minoristas).

La idea oficial es que ese monto se quede en el país. Quedarían en forma de depósito bancario, lo que permite al BCRA contabilizar esos dólares como reservas propias. La misma entidad rectora este jueves aprobó una norma para facilitar la reinversión del cobro de capital e intereses de tenencias de valores en moneda extranjera para los individuos. Lo que se busca es que el inversor minorista no tenga que pagar mayores costos de transacción para reinvertir los dólares que cobre del Boden hacia otra emisión como, por ejemplo, el Bonar 24. Lo que hace Vanoli es darle todas las herramientas al ahorrista para -si es que quiere- reinvertir automáticamente los dólares y que queden en el sistema local (por ende, en las reservas).

Sea como fuere, hubo esfuerzos oficiales para que la caída de reservas no vaya a ser mayor. Se estima que el Central tiene en cartera USD420 millones del Boden 15. Esto medianamente compensa las ventas que efectuó la Anses del mismo bono para bajar el contado con liquidación. Por eso, el plan del Gobierno para acaparar más Bodenes y amortiguar la salida de dólares por el pago no sería tan efectiva.

Incluso, algunos descreen que realmente esté en manos locales los USD3.000 millones. Hablan de un monto de “máxima”. Sucede que el dato que deja trascender el Gobierno en realidad es una cifra que maneja un banco de inversión que le “vendió” la idea al ministro de Economía, Axel Kicillof, de realizar un canje sobre el Boden 15.

Existen agencias de tracking, como se las conoce en el mundillo financiero, que rastrean a los tenedores de bonos y actúan bajo un contrato (o en este caso, con la expectativa de colocar un nuevo bono a Economía). El emisor nunca sabe quiénes tienen sus bonos y como máximo estos bancos les detallan el tipo de inversor y donde están ubicados.

Kicillof y Vanoli esperan que las reservas, post pago del Boden, queden por arriba de los USD30.000 millones (actualmente por debajo de USD33.000 millones). Sería un momento no grato para el Gobierno de cara a las elecciones de fines de octubre que el nivel de reservas le perfore ese piso. De hecho temen que se profundice por la dolarización incesante que sucede típicamente en la previa electoral. Por eso aceleran un nuevo tramo del swap con China para camuflar las reservas ante un derrumbe mayor lo antes posible.

Mal momento para tener que afrontar un vencimiento de esta magnitud sin financiamiento a la vista. De hecho hay otros vencimientos que suman entre USD500 millones y USD700 millones en octubre. No será menor la tarea “disuasiva” del Gobierno a los grandes inversores privados para que mantengan el cobro del Boden en una cuenta local y no quieran huir al colchón. El desenlace está a la vuelta de la esquina. (Infobae)

Dejar un comentario



Publicidad

OPI Video