Publicado el: 5, Oct, 2015

La SIP criticó el “empleo de cadenas nacionales con fines proselitistas”


La SIP criticó el "empleo de cadenas nacionales con fines proselitistas"
05/10 – 09:40 – La Sociedad Interamericana de Prensa dijo que “en tres semanas habrá elecciones presidenciales que marcarán el cierre de un ciclo de 12 años de gobierno, en el que la prensa vivió su período más adverso desde el regreso de la democracia”

La SIP dijo que en la Argentina “los medios públicos siguen siendo usados como instrumentos políticos y no hay las conferencias de prensa”

La evaluación, leída durante la Asamblea que sesiona en Charleston, EEUU, por el titular de la Comisión de Libertad de Prensa de ADEPA, Carlos Jornet, resaltó que la presidente Cristina Kirchner “habló en casi 40 oportunidades por cadena nacional en lo que va del año, para destacar su gestión, alejándose de lo establecido en la ley de medios sancionada durante su Presidencia que solo permite su uso “en situaciones graves, excepcionales o de trascendencia institucional”.

Jornet recordó que, “en reiteradas ocasiones”, esas cadenas nacionales “han sido vehículo de manifestaciones injuriosas dirigidas contra la prensa”.

En ese sentido, Jornet recordó puntualmente el discurso del pasado 5 de agosto “al comparar a magistrados, periodistas y medios que se ocupan de presuntos hechos de corrupción con los grupos de tareas que secuestraban, torturaban y mataban durante la dictadura militar”.

El documento puntualizó que los “gastos en difusión y propaganda oficial del Estado nacional en el segundo mandato de Cristina Kirchner alcanzan los USD 900 millones a tipo de cambio oficial. Una cifra todavía superior será la empleada en Fútbol para Todos, programa estatal que televisa las competencias futbolísticas de primera división y que tiene al Estado nacional como anunciante exclusivo”.

“El primer semestre de este año concluyó con una erogación de más de USD 145 millones en pauta oficial. Su arbitraria asignación respondió, en gran medida, a intereses electorales y actuó como combustible para medios alineados con el discurso oficial”, agregó.

El informe incluyó una serie de “obstáculos” con los que se encontró el periodismo en los últimos 12 años que son, “con matices, los mismos que se registraron en esta etapa en otros países latinoamericanos que tuvieron gobiernos intolerantes respecto de las voces críticas”.
En ese aspecto, el detalle precisó los siguientes:

– “Uso de recursos públicos para montar gigantescos aparatos comunicacionales destinados a la deslegitimación del periodismo independiente y de la oposición;
– Partidización de los medios públicos;
– Distribución discriminatoria de la pauta oficial con el objetivo de cooptar a sus beneficiarios o castigar a los medios no adictos;
– Aplicación selectiva de normas para perseguir la disidencia;
– Arbitrariedad en la asignación de frecuencias de televisión digital abierta;
– Sanción de leyes específicas para desarticular a medios críticos y favorecer a voces oficialistas;
– Presión a los anunciantes privados para quebrar las ecuaciones económicas de las empresas periodísticas;
– Utilización de los organismos de control y de los servicios de inteligencia para presionar, intimidar y espiar;
– Negativa a brindar información a periodistas críticos;
– Destierro de las conferencias de prensa presidenciales;
– Empleo de cadenas nacionales con fines proselitistas; y
– Discurso oficial estigmatizante para los periodistas”.
(Infobae)

Dejar un comentario



Publicidad

OPI Video