Publicado el: 6, Oct, 2015

Alertan sobre proyectos K para limitar al próximo Presidente


La Cámara de Diputados de la Nación - Foto: web
06/10 – 10:00 – Algunos ya fueron aprobados y otros serían sancionados mañana en el Congreso por la mayoría oficialista.

El kirchnerismo lo presenta como la institucionalización de las políticas de sus tres mandatos y la creación de nuevos derechos. Para los opositores se trata de condicionar al próximo gobierno y de promover nuevos organismos y cargos para mantener a sus militantes en la órbita del Estado. El oficialismo viene impulsando en el Congreso una serie de proyectos, algunos ya aprobados y otros en tratamiento para sancionarse antes del recambio legislativo, con el sello de la despedida de Cristina Kirchner de la Casa Rosada. El Frente para la Victoria se muestra convencido de un triunfo de Daniel Scioli en primera vuelta, aunque la necesidad de “resguardar lo logrado” demuestra cierta desconfianza al actual gobernador bonaerense o que la elección no estaría tan definida como descuentan, o ambas.

En la sesión de mañana en Diputados tendrá lugar una nueva confrontación por el Presupuesto 2016: como ya sucedió el martes en comisión, la oposición reclamará esperar para sancionarlo hasta que quede definido el sucesor de Cristina. El kirchnerismo lo aprobará en esa jornada y lo girará al Senado, por lo que el próximo presidente arrancará con las proyecciones y partidas definidas por el actual gobierno. El condicionamiento en este punto será relativo, porque el oficialismo prorrogará la Emergencia Económica -permite a la jefatura de Gabinete reasignar partidas, entre otras facultades- hasta 2017.

También en Diputados ya ingresó el proyecto de Promoción de Juventudes: el kirchnerismo buscará convertirlo en ley antes del recambio para “institucionalizar” las políticas destinadas a los jóvenes de 15 a 29 años, como el plan Progresar, y crear cuatro nuevos organismos. Habrá una Secretaría Nacional, un Instituto Nacional, una Red de Consejos Municipales y una Defensoría de los Derechos de las Juventudes.

A su vez el Senado ya avanzó en comisión con los pliegos de dos directores del Banco Central -Juan Cuattromo y Flavia Marrodán-, que ya ocupaban esos cargos por decreto del Poder Ejecutivo y tendrán mandato hasta 2021, como otros tres ya designados en julio. La mayoría del BCRA responderá al kirchnerismo. En esa Cámara el oficialismo buscará aprobar esos dos pliegos -también el de María Isabel Pansa, la primera general del Ejército- y el proyecto para ratificar los Principios de Reestructuración de la Deuda Soberana aprobados por la ONU, otra iniciativa interpretada como un condicionamiento para el sucesor de Cristina: tanto Scioli como Mauricio Macri y Sergio Massa buscarían saldar el pleito con los fondos buitre, y el kirchnerismo podría presentar resistencia con esa ley si considera nocivo el eventual acuerdo. La Presidenta también envió proyectos de regularización de escrituras para viviendas familiares y un nuevo régimen jubilatorio para los actores.

“El Gobierno sabe que puede perder la elección, pero no está dispuesto a irse del Estado. Con las últimas iniciativas han agudizado la imaginación para crear directorios, consejos y cargos que en muchos casos superarán el próximo período”, cuestionó Mario Negri, jefe del bloque de diputados del radicalismo, en referencia a la serie de leyes aprobadas o en tratamiento: el nuevo Código Procesal Penal y su implementación implicaron 1650 nuevos cargos para el Ministerio Público Fiscal, 1711 para el Ministerio Público de la Defensa y 571 para el Poder Judicial; la Autoridad General de Tecnologías de la Información y las Telecomunicaciones con un directorio de siete miembros, la mayoría por el oficialismo y por cuatro años, con posibilidad de ser reelegidos; y la Agencia Nacional de Participaciones Estatales en las empresas, con directores con la misma duración. Esta última, ya sancionada, fue presentada por la Presidenta como un blindaje contra una eventual política privatizadora: para vender acciones del Estado será necesario el aval de los dos tercios del Congreso, aunque los opositores ya advirtieron que podrá derogarse con mayoría simple.

“Es parte de estos 12 años de construcción. La Presidenta gobierna hasta el último día y sigue generando derechos para que el país sea cada vez más inclusivo y sustentable. Los argentinos vamos a tener resguardo institucional para cuidar lo que hemos logrado”, defendió las iniciativas Juliana Di Tullio, presidenta del bloque del Frente para la Victoria.

“Buscan crear nuevos cepos sobre el gobierno que viene. El oficialismo debería tener una actitud generosa para una entrega ordenada y lo único que hace es seguir alimentando un caos de burocracia de dudosa necesidad”, contrapuso la macrista Laura Alonso, y estimó que el próximo Presidente podrá revertirlo: “Con decisión y demostrando que la inflación de cargos no hace necesariamente al Estado más efectivo y presente”.

Será otro motivo de confrontación, en estos meses en el Congreso y a partir de diciembre en la administración. (Clarín)

Dejar un comentario



Publicidad

OPI Video