Publicado el: 14, Oct, 2015

El papa Francisco pidió perdón por los recientes escándalos en Roma y en el Vaticano


El papa Francisco pidió perdón por los recientes escándalos en Roma y en el Vaticano
14/10 – 10:30 – En medio del sínodo, el pontífice sorprendió con un mensaje antes del inicio de la audiencia general; no especificó a qué se refería.

Por: Elisabetta Piqué
El papa Francisco sorprendió hoy con un nuevo “mea culpa” en nombre de la Iglesia “por los escándalos que hubo recientemente en Roma y en el Vaticano” a los miles de fieles que estaban en la Plaza de San Pedro para la audiencia general de los miércoles.

“Antes de comenzar la catequesis, en nombre de la Iglesia quiero pedirles perdón por los escándalos que hubo recientemente tanto en Roma como en el Vaticano. Les pido perdón”, dijo, provocando aplausos de la multitud.

Francisco habló desde el corazón, improvisando, sin explicitar a qué escándalos se refería.

Probablemente aludió al coming out del monseñor polaco, Krzysztof Charamsa, alto funcionario de la Congregación de la Doctrina de la Fe y profesor de teología, que en vísperas del sínodo de obispos sobre la familia confesó públicamente ser homosexual y vivir con un compañero, y de inmediato expulsado de sus funciones por el Vaticano. Y quizás también aludió a otro escándalo por relaciones gay de un sacerdote, estallado en los últimos días en la Iglesia de Santa Teresa de esta capital, cercana a Villa Borghese.

Aunque muchos también pensaron en el revuelo por la carta que 13 cardenales le escribieron cuestionando la metodología del sínodo que fue difundida el lunes, que reflejó un clima de intrigas adentro de la asamblea de obispos de todo el mundo, en curso en el Vaticano.

El mea culpa del Papa fue inspirado por el pasaje bíblico leído en diversas lenguas por los altavoces que dice: “Guay al mundo por los escándalos. Es inevitable que vengan escándalos, pero guay al hombre a causa del cual viene el escándalo”.

En su catequesis, Francisco reflexionó sobre las promesas que hacemos a los niños. “No hablo de las promesas que hacemos para que se queden tranquilos y contentos durante la jornada, o para que sean buenos en el colegio. Hablo de las promesas más importantes, decisivas para sus expectativas de vida, su confianza hacia los seres humanos, su capacidad de concebir el nombre de Dios como una bendición”, explicó.

Destacó luego la importancia de las promesas de cuidado, cercanía, atención, esperanza, que se pueden resumir en una promesa, la del amor. “Cuando ocurre lo contrario, los niños son heridos por un escándalo insoportable, aún más grave, porque no tienen medios para descifrarlo”, advirtió.

“Guay a aquellos que traicionan su confianza ¡guay!”, agregó, al subrayar que la “espontánea confianza en Dios de los niños no debería ser nunca herida, sobre todo cuando esto ocurre debido a una cierta presunción, más o menos inconsciente, de sustituirnos a él”.

“Sólo si miramos a los niños con los ojos de Jesús podemos verdaderamente entender en qué sentido, defendiendo la familia, protegemos la humanidad. El punto de vista de los niños es el punto de vista del Hijo de Dios”, también dijo el Papa, que recordó que la misma Iglesia, en el bautismo, le hace a los niños “grandes promesas”, con las que compromete a los padres y la comunidad cristiana.

Francisco, que una vez más, pidió rezar por el sínodo de obispos en curso, cerró la catequesis invocando a San José -hombre justo, que acogió al hijo de Dios y lo protegió- “para que nos haga dignos de hospedar a Jesús en cada niño que Dios manda sobre la tierra”.

Al saludar luego a los peregrinos venidos de América latina, Francisco se refirió especialmente a los 33 mineros chilenos que estuvieron atrapados en las entrañas de la tierra durante 70 días, en 2010, presentes en la audiencia general con banderas. “Cada uno de ustedes podría explicar qué es la esperanza”, les dijo. “Gracias por su esperanza”, concluyó. (La Nación)

Dejar un comentario



Publicidad

OPI Video