Publicado el: 15, Oct, 2015

ATE y CTA-A de paro, proyectan una lucha que debe preocupar al que gane el 25


La marcha de la CTA en Río Gallegos - Foto: OPI Santa Cruz/Francisco Muñoz
15/10 – 09:30 – La Asociación Trabajadores del Estado y los demás gremios provinciales, nucleados en la CTA Autónoma, emitieron una comunicación que precede a la tormenta y es todo un mensaje para quienes tengan a su cargo administrar la provincia en los próximos 4 años. Si es Peralta, tendrá que lidiar con viejos problemas, “barajar y dar de nuevo” o preparase para un conflicto eterno. Si es Costa, no tiene que esperar “tiempo de gracia” y deberá sentarse rápidamente a debatir salarios y si es Alicia quien gane, acarreará una mochila muy pesada, por la mala praxis kirchnerista, ya histórica en Santa Cruz en contra de los sindicatos. (Por Rubén Lasagno)

Ayer ATE y la CTA-A hicieron una declaración conjunta, refrendando de alguna manera, las palabras que hace unos días atrás expresó Alejandro Garzón, Secretario Gremial Nacional y recientemente electo Secretario General de ATE Santa Cruz, quien dijo claramente que sea quien sea el que se haga cargo del gobierno a partir del 10 de diciembre, no va a tener tiempo para “estudiar” la situación salarial, síno que se tendrá que sentar al otro día en Paritarias a discutir un aumento de haberes, a costa de tener por delante un largo conflicto el cual será continuidad del que actualmente arrastra el gobierno provincial, a partir de las declaraciones del gobernador Peralta, quien dijo que no hay plata y no se sentará a discutir ningún aumento de haberes con los sindicatos de la administración pública.

Hoy hay paro en Santa Cruz, segundo día de las 72 horas decretadas por ATE, que incluye también a sindicatos de la CTA-A como Judiciales, representado por Juan Ortega; Aprosa (Profesionales de la salud), con Hugo Jerez y Adosac (docentes), representado por Pedro Cormack quienes en conjunto con los dirigentes José Navarro y Mauricio Pellegrini Delegados normalizadores de ATE Santa Cruz, hicieron un análisis y evaluación de la medida de fuerza y aseguraron que el próximo gobierno tendrá que tener perfectamente en claro, que desde el primer minuto de gestión, deberá sentarse a tratar en Paritarias, diversos temas gremiales, pero fundamentalmente el salarial, entendiendo que el cierre de la discusión que ha hecho el gobernador Peralta, hace que esta discusión por los sueldos pase al mes de marzo y consideran que dado el tema inflacionario y el atraso salarial imperante, es impensable que los trabajadores aguarden de acá a 5 meses.

Tres opciones

La situación sindical en la provincia es compleja de cara al inminente cambio de autoridades el 10 de diciembre, presentándose ante ellos al menos tres opciones bien definidas y que los sindicatos analizan como probables sujetos de negociación.

El primer planteo que se hacen es la continuidad del actual gobierno de Peralta, con quien los sindicatos han tenido idas y vueltas y si bien le reconocen al actual gobernador haber sido quien reabrió las paritarias después de muchos años de negociaciones cerradas, hoy le critican la negativa a hablar de una recomposición salarial. Más aún, critican que haya salido a decir públicamente que no se sentará a negociar salarios, porque no tiene plata.

Si es Peralta el que triunfe el 25 de octubre, indudablemente que el gobernador deberá preparar su nueva gestión y necesariamente tendrá que volver a restablecer el diálogo y proponer a las cúpulas sindicales “barajar y dar de nuevo”. Tiene en contra el desgaste de 8 años de gestión y la posición radicalizada de algunos sindicatos o el posicionamiento político que han tomado algunos de ellos, lo que condiciona de alguna manera, un diálogo libre del condimento ideológico a la hora de discutir en una mesa para los próximos 4 años.

Si el que triunfe el próximo 25 es Eduardo Costa, tendrá de alguna manera el pequeño beneficio que da la duda de cómo articulará con los sindicatos en su novel gestión, pero la posición irreductible de los sindicatos es no ceder en las pretensiones y lo obligarán a abrir rápidamente una mesa paritaria.

Está claro que Costa no se va a negar al diálogo y esto le hará ganar “aire” por un corto tiempo, pero no tanto como para que se tome el que él considere necesario para pensar cómo y qué debe hacer, ya que (suponen los dirigentes sindicales de Santa Cruz) el candidato debe traer bajo el brazo, un proyecto claro y sustentable para gestionar y abrir rápidamente las Paritarias que exige hoy todo el arco gremial de la provincia. FUPVM, confía en que algunos de esos sectores adhieren a su propuesta e inclusive comparten candidaturas, con algunos referentes gremiales que están dentro del arco político del Frente, pero esto no es suficiente para aplazar los reclamos urgentes de las bases, en materia de salarios.

El Radicalismo en este punto confía que los sindicatos “lo van a dejar acomodar” al nuevo gobierno y eso en términos políticos y de gestión, equivale a no menos de 3 a 6 meses, tiempo que ningún sindicato está hoy pensando en ofrecerle a ninguna gestión, especialmente por el retraso salarial que por estos días se considera – como mínimo- es de un 40% en los sueldos públicos.

Si la que triunfa es Alicia Kirchner, el panorama no va a ser mejor. Por el contrario, los sindicatos ya conocen la forma en que el kirchnerismo acciona contra ellos, por lo tanto, habrá un frente de tormenta que la hermana del ex presidente tratará de campear sentándose a dialogar y “consensuando” con los sindicatos, pero en el ADN del kirchnerismo no se incluye el espíritu negociador, sino, por el contrario la estrategia es de cooptación o enfrentamiento. Alicia, seguramente, tratará de arreglar con las cúpulas de los gremios, como lo hacía Néstor. Si consigue doblegarlos, pasarán a ser entidades subsumidas al gobierno, como lo es desde hace 20 años APAP o UPCN que no reclaman salarios ni derechos y se contentan con recibir lo que les da el Ejecutivo, promoviendo arreglos paralelos a nivel de cúpula. Si no logra vencer la oposición sindical, Alicia los pondrá enfrente y los combatirá, como hizo siempre su hermano, con algunas variables que tendrán directa proporcionalidad con el grado de fortaleza o debilidad que pueda tener su gobierno y dependerá directamente si a nivel nacional hay un gobierno condescendiente, como el de Scioli, que es la continuidad de Cristina, o si está Mauricio Macri, que debilitará a Alicia como gobernadora, en su línea de poder “Nación-provincia”.

La tendencia hace pensar que los sindicatos se mantendrán unidos bajo reclamos comunes. Dependerá de sus dirigencias, que se mantengan en sus reclamos o negocien con el poder, sin embargo, hay ciertamente una realidad insoslayable: quien llegue no tendrá tiempo para hacerse el distraído, tendrá que abrir rápidamente las Paritarias, no podrá prometer lo que no tiene, pero tampoco podrá generar acuerdos sin promesas ciertas y siempre tendrá en el universo sindical de la provincia, un par de gremios que obliguen al gobierno a manejar las relaciones con los sindicatos sin el garrote, a menos que desee vivir en conflicto permanente. (Agencia OPI Santa Cruz)

Dejar un comentario



Publicidad

OPI Video