Publicado el: 21, Oct, 2015

El Gobierno busca aplacar el dólar antes de las elecciones


La carrera por el dólar contagió al paralelo y le hizo marcar un nuevo récord: $ 13,15
21/10 – 11:00 – El BCRA y la Anses, a cargo de hombres que seguirán si gana Scioli, claves para contener el blue y el “contado con liqui”.

Por: Javier Blanco
Dos organismos conducidos por funcionarios que mantendrán cargos en el Gobierno, de resultar elegido presidente el candidato oficialista, Daniel Scioli, jugaron fuerte ayer para frenar la escalada alcista que estaban ensayando en los últimos días los precios más libres del dólar, como si del control de esa variable dependiera su futuro.

La sensación quedó instalada en la City porteña al observarse un Banco Central (BCRA) algo más dispendioso en la oferta de divisas de lo que había sido en los últimos días en combinación con el regreso de la Anses como oferente de bonos en dólares en un mercado ávido por adquirirlos con precios a la baja, como los que impulsa con sus ventas este ente sólo para tratar de mantener a raya el valor del tipo de cambio convalidado en estas transacciones.

A eso se sumó la inyección de divisas vía cooperativas de crédito (que actúan como “cuevas”) en el mercado paralelo con precios a la baja apenas el billete, en la apertura de las operaciones, confirmó su tendencia alcista (marcó un nuevo récord intradiario al operarse a $ 16,13), para hacerlo retroceder.

Esos billetes, denuncian en el mercado, los proveería en realidad la banca oficial, fondeando a las cooperativas al pagarles declaraciones de importaciones que no tienen contrapartida en ningún ingreso de mercaderías al país, con la condición de que vuelquen esas divisas a la plaza informal.

La artillería oficial y paraoficial “desinfló” un poco los precios, pero no bastó para lograr que la cotización del dólar paralelo perfore los $ 16 (cerró a $ 16,03); ni para que el valor del “dólar fuga” o “contado con liqui” se aleje de los $ 14 (cerró en torno de los $ 13,95). Y estuvo lejos de recrear un clima de estabilidad cambiaria, un cometido difícil ahora que al componente de desbalance estructural que tiene el mercado cambiario local se agregó la incertidumbre que agrega cualquier proceso de recambio presidencial.

El cambio de actitud del BCRA quedó a la vista apenas sorprendió a los operadores cambiarios cargando en el sistema una oferta de venta por US$ 50 millones “minutos antes de lo que lo venía haciendo y a un precio de $ 9,5010, sólo 30 milésimas más alto que el del cierre de anteayer”, describió en su tradicional informe la corredora ABC.

La ofensiva sciolista

Minutos antes se había conocido que el candidato Daniel Scioli había admitido que mantendría al frente del Central a su actual presidente, Alejandro Vanoli, hasta que expire su mandato. “Soy respetuoso de los mandatos. Nunca he violentado ninguno en particular”, dijo el candidato el FPV en el programa Ámbito del poder, que se emite por la señal C5N. Y en el mercado no tardaron en relacionar el cambio de actitud del BCRA con esa definición.

Paralelamente, emergió la oferta de divisas paraoficial, en la plaza informal -antes mencionada- y comenzó a notarse la acción de la Anses (conducida por Diego Bossio, que pasaría a estar al comando del Ministerio de Planificación Federal) en los negocios con bonos dolarizados. Esto se hizo evidente en el salto que mostraron los volúmenes de negocios con este tipo de instrumentos en la jornada. “En renta fija el volumen operado escaló hasta los $ 3666 millones por la fuerte puja entre demanda privada y ventas oficiales”, describió la casa Bull Market, al referir lo más destacado de la jornada de negocios.

De ese total, más de $ 1200 millones fueron operados con los Bonar 17 y 24, dos bonos con alto peso para definir el valor promedio del “contado con liqui” que, gracias a esta acción, cerraron con bajas del 0,7 y 0,9% respectivamente en sus cotizaciones.

Los operadores prevén que la acción oficial para mantener bajo control estos valores se mantendrá o intensificará de aquí a pasado mañana. Incluso anoche especulaban que se anunciaría hoy un nuevo swap de monedas, esta vez con Rusia, para poner otra capa de maquillaje a las desmejoradas reservas del BCRA. De ser así, en la contabilidad de ese activo pasarían a tener más peso los rublos y los yuanes que los dólares, dato que difícilmente tranquilice al mercado, ya que es la divisa estadounidense la que se está apreciando mundialmente. (La Nación)

Dejar un comentario



Publicidad

OPI Video