Publicado el: 22, Oct, 2015

Tras el derrame, un nuevo estudio detectó la presencia de cianuro en un dique de San Juan


San Juan: el Gobierno dijo que el derrame de cianuro de la Barrick Gold "es un tema delicado"
22/10 – 10:00 – Fue realizado por la UTN de Mendoza. Los valores superan el máximo recomendado para la vida acuática.

La Justicia no descartó que se haya producido contaminación ambiental en la cuenca hídrica del río Jáchal.La Justicia no descartó que se haya producido contaminación ambiental en la cuenca hídrica del río Jáchal.
En una conferencia de prensa, la “Asamblea Jáchal No Se Toca” presentó un informe encargado a la Universidad Tecnológica Nacional (UTN) de Mendoza tras el derrame de más de un millón de litros de solución cianurada por parte de la mina Veladero, de la empresa Barrick Gold, en San Juan. El análisis realizado en el dique Pachimoco encontró que los valores de cianuro superan los máximos aptos para la vida acuática.

La toma fue realizada el día 18 de septiembre del 2015, una semana después del derrame sobre el río Potrerillos. Según el informe de la UTN, se detectó 0,08 mg/L de cianuro, cuando el valor máximo para la vida acuática es de 0,005 mg/L.

Además, los asambleístas mostraron otro estudio realizado en 2007, también por un laboratorio mendocino, que detectó que los niveles de cianuro en el dique Pachimoco eran de 0,04 ml/L, muy por debajo de lo que halló la UTN.

“Estos niveles ponen en riesgo evidente los ecosistemas que dan el equilibrio necesario para la vida humana”, advirtieron desde la asamblea, que ayer decidió cortar el acceso a Veladero en reclamo por la falta de información que, aseguran, el gobierno de San Juan y Barrick Gold retacean.

“Esto agrava la crisis denunciada por muchos chacareros de Jáchal”, agregaron, con respecto a las denuncias que aseguran que la explotación de Veladero arruinó las economías regionales y puso en jaque a los productores de la zona.

Pachimoco es un “dique de nivelación”, esto es, que reparte el agua en canales que van en distintas direcciones y terminan directamente en las distintas fincas de la zona.

Los resultados contrastan con los que presentó Barrick Gold, el Gobierno de San Juan y la Universidad Nacional de San Juan –que recibe dinero de la minera–. Los asambleístas mandaron a medir las muestras a Mendoza porque no confían en esas tres fuentes. (Infobae)

Dejar un comentario



Mostrando 4 Comentarios
Publica tu comentario
  1. capipe dice:

    Ya los valores tomados en el año 2007, estaban más de 10 veces por encima de lo permitido, por lo tanto Gioja hace rato que viene haciéndose el dolobu….

  2. MarcSaunders dice:

    Y como explican que estando el Dique Pachimoco después del Dique Cuesta del Viento que es miles de veces mayor, hubo Cianuro en Pachimoco y no en Chinguillo o Angualasto, que están antes del Dique Cuesta del Viento y muchísimo mas cerca de Veladero? El dique Pachimoco está a mas de 200 km del derrame, y antes de llegar a este dique, el agua pasa por el dique Cuesta del Viento que posee 206 Hm3 o sea 206.000.000.000 litros (ver en Wikipedia Embalse Cuesta del Viento) es decir 206.000 veces lo derramado. (si, han leido bien, doscientas seis mil veces el volúmen derramado). Semejante grado de dilución, eliminaría toda traza de cianuro proveniente de Veladero. Si hay cianuro en Pachimoco, este viene de otro lado, por ejemplo de alguien que lo puso allí.

  3. Propietario de campo denunció que Patagonia Gold invadió su campo, destruyó tranqueras, alambres y le armó una causa

    Las oficinas de Patagonia Gold en Perito Moreno – Foto: OPI Santa Cruz/Francisco Muñoz
    29/10 – 16:45 – Todo puede pasar en Santa Cruz donde parece que las empresas mineras tienen licencia para cualquier cosa y no solo para llevarse a precio vil el material que extraen. El caso que vamos a presentar hoy es paradigmático. Describe el atropello con el que se manejan las empresas multinacionales al amparo de la Justicia y del poder político. Esto pasa hoy en un campo de nuestra provincia, donde un hombre de campo y su familia deben lidiar contra una corporación que desconoce el derecho a la propiedad privada y encima, actúa judicialmente en contra de los legítimos dueños de la tierra que usurpan.

    Patagonia Gold, empresa minera que explota el yacimiento del proyecto El Tranquilo en la región próxima a la ruta nacional Nº 40 en el centro –oeste de Santa Cruz, mantiene una situación de conflicto con los propietarios del campo lindante con ese proyecto, por la servidumbre de paso.

    Para llegar a El Tranquilo, existen al menos dos caminos y uno de ellos recorre unos 9 kms dentro de la Estancia La Peninsular (Lote 4 de 10 mil Has), propiedad de Mariela Cotonat y su esposo, el comerciante comodorense Ricardo Jurado. Allí, en ese campo, existe desde hace muchos años un camino que cumple las funciones de servidumbre de paso para los estancieros vecinos, los peones y pobladores que van de un lado a otro, autorizados por los propietarios, sin poner trabas a que, por ese camino, circulen particulares; pero desde hace 7 años y a partir de los trabajos de exploración que comenzó a realizar Patagonia Gold en el yacimiento lindante, operadores, geólogos y camiones comenzaron a utilizar ese paso de manera habitual, ya que si bien hay otro acceso a El Tranquilo, las condiciones del terreno hacen que el paso por La Peninsular sea ideal para el tráfico de vehículos mineros.

    Sin embargo el tema no se agota allí. Patagonia Gold comenzó a transitar en forma diaria, habitual y con una cadencia que se fue incrementando a lo largo del tiempo hasta sacar por allí, toda la carga en grandes camiones a quienes el viejo camino les quedó chico. Y como necesitaba más espacio, decidió (unilateralmente) y sin pedir permiso ni informar al propietario, ensanchar el camino de tierra.

    “Los problemas con esta gente vienen de hace un tiempo cuando se tomaron atribuciones que yo no les di nunca – le dijo a OPI, Ricardo Jurado – comenzaron a romper las tranqueras y los alambres. Entonces yo cerré las tranqueras y una y otra vez rompieron los candados para pasar. Esto hizo que yo mandara cartas documentos y me presentara ante el juez Eduardo Quelín y denunciara lo que estaban haciendo – prosiguió relatando el denunciante – y los tipos como si nada, me tiraron el alambrado, ensancharon tres veces más el camino, hicieron desvíos y desagües dentro de mi campo, para que sus camiones pasen sin problemas, pero no quieren pagar ni un peso”, señaló.

    El propietario relató además, que debido a los destrozos que hizo la empresa y en virtud de la interferencia que les hacía él en el tráfico desde y hacia el proyecto El Tranquilo, cerrándole las tranqueras de acceso a su campo, Patagonia Gold le inició una causa penal ante la justicia “Me citaron ante el Juez Quelín y me mancharon los dedos, me hicieron fijar domicilio y después me largaron; como si fuera un delincuente. O sea, yo que soy el dueño del campo, al que le rompen todo, le usurpan la tierra para beneficio de una explotación minera; a mí me hacen una causa y a la empresa que avasalla mi derecho a la propiedad no?”, se preguntó Jurado, a quien Quelin le “ordenó” que permitiera el paso de la empresa; “y el magistrado trabajó hasta un día sábado para eso”, indicó, sugiriendo la velocidad y la preocupación que en algunas oportunidades se demuestra, por temas que afectan a las transnacionales que tienen tanto poder.

    De acuerdo a lo que se pudo corroborar en la documentación y fotografías presentadas por el denunciante, la empresa estaría incurriendo en varias faltas, inclusive en cuestiones ambientales. De acuerdo a la orden emanada del Juez Quelín y que le fuera informada a Jurado, le habrían establecido un plazo que expiró el día 19 del corriente mes para que dejen de transitar por allí camiones del proyecto minero, pero el consejo que recibió Jurado es que viaje a San Julián y hable con el responsable regional de la empresa.

    “Esta gente no conoce de límites o bien están amparados por alguien, porque cuando yo les cerré la tranquera, llegaron y rompieron todo, yo fui a quejarme hasta donde había un grupo de ellos en el campo y me atendió un Yanki que no sabía hablar español, mientras una mujer le traducía. Terminé yéndome de allí”, concluyó el comerciante.

    Cuando le preguntamos cuál era su requerimiento específico, si estaba empeñado en que la empresa no transite por allí, o pedía un resarcimiento económico, Jurado dijo “Obvio, quiero que me paguen. Esos terrenos son de mi esposa y míos, no son de Patagonia Gold. Ellos tienen otro lugar para entrar, pero no les conviene porque es intransitable. A mi qué me importa, que lo arreglen, es un problema de ellos. Éste no es el único paso que existe y yo se lo dije claramente al Juez. Lo que digo es, que paguen el servicio de paso o que vayan por otro lado y no se metan en mi propiedad, que además me rompen todo, me tiran alambrados y destrozan las tranqueras”, concluyó.

    Luego de enviar cartas documentos, de hacer las denuncias antes el Juez y de pelearse con la empresa, Jurado tiene pensado recurrir a un abogado que inicie una acción judicial contra la multinacional, no solo por los destrozos de su campo, los daños y perjuicios ocasionados y el proceso ilegal que han utilizado para avasallar su derecho a la propiedad, sino, que pretende cobrarle los 7 años que hace que Patagonia Gold usa su campo para conectarse con el yacimiento de El Tranquilo. (Agencia OPI Santa Cruz

Publicidad

OPI Video