Publicado el: 30, Oct, 2015

La dura advertencia que dejó Zannini


La dura advertencia que dejó Zannini
30/11 – 10:00 – Zannini le habría dicho ayer a Scioli que si cambia el discurso, él estaba dispuesto a renunciar a su candidatura. Gobernadores e intendentes hablan de “ayudar a Scioli”. Algunos todavía creen que la elección se puede ganar.

Por: Julio Blanck
La tensión en el oficialismo alcanza temperatura de ebullición. Se cruzan culpas por la derrota en la Provincia y por el achicamiento dramático de la ventaja con que Daniel Scioli va al balotaje contra Mauricio Macri. Se debate sobre cuánto influyó en el mal resultado la imposibilidad personal y política de Scioli de diferenciarse de Cristina y el kirchnerismo duro. Y se discute, con más intensidad todavía, sobre la necesidad de cambiar el discurso para mantener la ilusión de ganar. En este contexto explosivo, Carlos Zannini plantó ayer una advertencia que altos dirigentes sciolistas tomaron como una amenaza. El candidato a vice le habría dicho a Scioli que si cambia el discurso, alejándose del relato kirchnerista, él estaba dispuesto a renunciar a su candidatura y abandonar la fórmula.

Sucedió, según relataron fuentes del peronismo bonaerense, minutos antes de que la comitiva oficial emprendiera vuelo a Tucumán. Allí la fórmula, junto al jefe de Gabinete Aníbal Fernández y diez gobernadores justicialistas, acompañó la asunción de Juan Manzur como nuevo mandatario tucumano.

¿Qué efecto produjo la dura advertencia del vigía que Cristina le puso a Scioli en la fórmula? Es dificil determinarlo todavía. Por naturaleza, Scioli minimiza o niega los conflictos. Zannini, al llegar a Tucumán, recitó el libreto del buen político: dijo “vamos a ganar por 4 ó 5 puntos” el balotaje. Pero está claro que ningún candidato sobrevive electoralmente a la hecatombe de su fórmula. Ese es el abismo que Zannini le mostró a Scioli tratando de mantenerlo alineado.

La sujeción de Scioli a Cristina es una clave que ayuda a explicar el terremoto que atraviesa el escenario electoral del país. La sociedad venía alentando una corriente de cambio, que se empezó a expresar en las PASO de agosto, donde 60% de los votos fueron para candidatos opositores. Ante eso, las promesas de diferenciación y recorte de un fuerte perfil propio, que la gente de Scioli anunció a lo largo de la campaña, quedaron en gestos insuficientes que no fueron registrados por sectores amplios del electorado.

Scioli cosechó hasta acá los votos puros y duros del kirchnerismo. No alcanzaron para ganar porque hace rato dejaron de ser mayoría. Y si no junta porciones considerables de apoyos fuera del universo oficialista, corre el riesgo de terminar todavía peor en el balotaje. El tramo final de su campaña arrancó empantanado en los conflictos internos. Y resulta difícil convocar al público que ya votó otras opciones, si detrás del candidato campea una escenografía de agrias disputas y rencores mal disimulados.

Hay allí odios macerados largo tiempo entre los que convivieron bajo la sombra dominante del kirchnerismo. Hoy esa sombra se esfuma cada día un poco más. La intemperie política puede ser la próxima estación en este viaje descendente. Para algunos también podría ser intemperie judicial.

Algo abrumadas por la situación, fuentes cercanas a Scioli reconocen el estado de convulsión que reina en la campaña. No es para menos.

Cristina dejó correr sin freno las expresiones desangeladas de los integrantes de Carta Abierta contra Scioli, su campaña, su discurso, sus formas de hacer política y sus gustos culturales. Son la expresión del kirchnerismo no peronista, el que más cerradamente defiende la pureza del relato porque no tiene otro diseño de futuro político, como en cambio sí lo tiene el peronismo que hasta acá es kirchnerista. Desde el entorno de Scioli cruzaron con dureza desacostumbrada esas expresiones.

También fue sugestivo que se alentara, en Internet y las redes sociales, la dispersión del rumor sobre que Scioli renunciaría a su candidatura. La intención sería cargar sobre el candidato todo el peso de la dificultad que afronta el oficialismo para retener el poder. Al mismo tiempo, salvar cualquier responsabilidad de Cristina, para permitirle una retirada envuelta en trompetas de gloria. Como si además de los errores y las insuficiencias de Scioli no fueran ella misma, su gobierno, sus políticas, sus derrotados paladines de La Cámpora, parte sustancial de la contrariedad política y electoral actual.

Desde afuera se puede ver como un espectáculo divertido, pero políticamente es un desastre. “Esto es un hormiguero zapateado”, grafica un dirigente con acceso al comando de campaña de Scioli. Y revela que además de los cruces públicos y privados entre kirchneristas y sciolistas, hay discusiones duras al interior del sciolismo.

Se producen entre los que vinieron propiciando un cambio de discurso y los que –hoy ganadores de la pulseada– proponen mantener el alineamiento hasta el final.

Expresiones de ese debate entre seguir atados o despegarse de Cristina llegaron a plantearse en la cara del propio Scioli, en reuniones con sus equipos de trabajo y con posibles ministros de un eventual gobierno suyo. En todos los casos el candidato reclamó disciplina, trabajo cohesionado y confianza en que él sabría cómo llevar las cosas a buen puerto.

Uno de los problemas de Scioli –si se quiere también de Macri– es que la decisión sobre quién será el futuro presidente ya no depende de quiénes los han votado hasta ahora. Los que definirán, obligados a elegir entre uno y otro, serán básicamente los 5.200.000 votantes de Sergio Massa y, en menor medida, los casi 1.900.000 ciudadanos que eligieron a Nicolás Del Caño, Margarita Stolbizer y Adolfo Rodríguez Saá. Es tanta la discordia oficialista, que ni siquiera hay una postura común frente a esta realidad que no requiere demasiada sutileza para ser entendida.

Scioli ya intentó hablarles a los votantes de esos cuatro candidatos; pero sobre todo le mandó mensajes a Massa y dejó trascender la posibilidad de acuerdos políticos que se reflejarían en cargos de un futuro gobierno. Zannini, en cambio, trató con desdén a Massa: “Salió tercero, poco puede importar lo que diga”, declaró ayer.

Por cierto, Massa no había contemplado los requiebros de Scioli. Desde el día después de la elección empezó a emitir señales en el sentido de apoyar la corriente de cambio y rechazo a la continuidad que se expresó en la votación. El miércoles llegó a decir “no quiero que gane Scioli”.

Quizás Scioli pensaba insistir con su seducción, o con la de los dirigentes y votantes peronistas que están con Massa. No hay espacio de pelea que se pueda resignar en las actuales condiciones. El destrato de Zannini hacia Massa no facilita el intento.

En el peronismo, con más resignación que grandeza, los gobernadores y los intendentes que ganaron y salvaron la ropa se proponen “ayudar a Scioli”. Algunos todavía creen que la elección se puede ganar.

“Los de adentro no se dan cuenta de lo que está pasando y los kirchneristas le están tirando ácido en la herida”, graficaba ayer un intendente bonaerense victorioso que, como sus compañeros, apuesta a salvar todo lo que se pueda del peronismo si el naufragio es inevitable.

“Todavía se pueden dar señales que la sociedad perciba”, decía junto a otro colega triunfante. “Scioli tiene que decir cosas, mostrar que es el jefe, pedir renuncias”, se entusiasmaban brevemente.

No sabían de la advertencia severa de Zannini a Scioli si se atreve a cambiar el discurso. Ni habían escuchado aún los discursos de anoche de Cristina en la Casa Rosada, en su primera aparición después de las elecciones, para recordarnos que a ella la eligieron dos veces presidente con el 45% y el 54% de los votos. Le refregó a Scioli cuatro veces ese recuerdo.

La Presidenta, con generosidad desacostumbrada, también felicitó a María Eugenia Vidal por su triunfo en la Provincia y a su esposo, Ramiro Tagliaferro, que alcanzó la intendencia de Morón. Entre los asistentes aplaudieron, disciplinados, los derrotados en esas pulseadas electorales: Aníbal Fernández y Martín Sabbatella.

Eso fue antes de que dedicara largos, apasionados, sustanciosos párrafos de su mensaje, a la defensa sin fisuras de todo lo hecho en estos doce años kirchneristas.

En su reaparición, con aire de despedida, Cristina dejó claro que se quiere ir entera. Para ella todos los demás son de afuera. Y los de afuera son de palo. (Clarín)

Dejar un comentario



Mostrando 8 Comentarios
Publica tu comentario
  1. Libertinario dice:

    Che Opi vos te acordas de los 90s, en serio piensan que Macri va a gobernar para la gente o para los empresarios? No hay que ser muy vivo, se puede ser opositor pero no suicida.

    • admin dice:

      Libertinario: la verdad, no se para quien va a gobernar Macri, pero los que están gobiernan para ellos y sus amigos y eso no me gusta. Saludos.

    • GORILA dice:

      Libertinario me podes decir por favor cuando y de la mano de quien enpezo scioli en la politica ademas enemerame que cosas privatizo en la ciudad de bs. as y que voto tus presidentes cuando se provatizo ypf etc etc etc si podes contestarme te lo agradeceria

    • Mandrake dice:

      ¿EN QUE CAMBIARIA?, ACASO, EL ACTUAL GOBIERNO, ¿NO ES SOCIO DE VARIOS EMPRESARIOS?.

      OISTE EL DISCURSO DE AYER DE CRISTINA???, ¿NO TE PARECE QUE EN VARIOS DE SUS DICHOS SE CAVO SOLICITA LA FOSA? POR EJEMPLO AL DECIR, QUE EL DEBATE, SEA ACOMPAÑADO CON VIDEOS DE DICHOS ANTERIORES DEL CANDIDATO OPOSITOR, QUE TAL SI TAMBIEN ACOMPAÑAN LOS VIDEOS CUANDO ADORABAN AL TURCO DE ANILLACO PRIVATIZANDO YPF????. Y CUANDO DIJO QUE EN LA EPOCA DE LA DICTADURA ALGUNOS SE HICIERON MILLONARIOS??, QUE TAL SE LE RECUERDAN A LA VIUDA COMO CAGARON COMPATRIOTAS CON LA 1050???, ESTAN CALIENTES, TIENEN EL CULO SUCIO Y TIENEN MIEDO…, por eso, razonan poco

  2. Resentido libertinario dice:

    Jajaaj con eso juatificas un voto, maximo millonario, scioli dice que dejara que ypf sea totalmente estatal…que parte del cuento te perdiste. Seguro chupas de estado. Chau modelo nac y pop que dejo desvastado sta cruz sin agua, sin tierra, sin acueducto ni zona franca. El relato se cae a pedazos

  3. Pedro 1950 dice:

    El sueño del Néstor y del relato, “VOY A CUMPLIR CON UN SUEÑO, DE VER LA RUTA 40, TOTALMENTE ASFALTADA”, se murió, la viuda no la pudo terminar, y hay un montón de energúmenos, que quieren ponerle su nombre. Que país generoso

  4. JUNAPY dice:

    SE van a ir con los bolsillos llenos y ahora que pase el otroooooo!!!! como en la UTN. OPI BUSQUEN EN LA UTN PAPELES Y EN LA CASA DEL RECTOR EL MAFIOSO GOYCO!!!!! AUNQUE NO CREA QUE SEA TAN ESTUPIDO DE TENER TODO EN SU CASA!!!

Publicidad

OPI Video