Publicado el: 16, Nov, 2015

Inflación y relato: imprimen 800 millones de billetes


Imprimirán billetes en Brasil y en Chile
16/11 – 11:30 – La orden la recibió el mes pasado la Casa de la Moneda. Equivale al 30% del circulante. Es para afrontar sueldos y aguinaldo. Incluirá nuevos diseños con las Madres y Juana Azurduy.

La emisión de billetes en la Argentina se descontroló como nunca desde el retorno de la democracia en 1983. Desde octubre pasado, la Casa de Moneda recibió la orden de fabricar 800 millones de billetes nuevos para sacar a la calle -de todas las denominaciones-, lo que equivaldría a alrededor del 30 por ciento del circulante actual, contaron a Clarín fuentes de ese organismo que pidieron hablar sin que sean identificadas.

Es un cifra extraordinaria, imposible de confeccionar en el país. El Estado corre detrás de la inflación, debe pagar sueldos públicos con aumento y aguinaldos. Los privados, también.

En medio de está vorágine calcográfica, la Casa de Moneda tomó decisiones que, según expertos en el arte de hacer dinero, no ayudan: el organismo cambió toda la línea de producción del diseño de los billetes para sacar nuevos modelos a la calle.
Incluso habrá un nuevo billete de cien pesos. El boceto aún no entró a imprenta, pero está definido. Está ilustrado en su anverso con una imagen de una mujer que lleva un pañuelo blanco en su cabeza, símbolo de las Madres y las Abuelas de Plaza de Mayo. También está representado el ADN humano, la secuencia que la ciencia utiliza para identificar la genética de quienes quieren cotejar si son hijos de desaparecidos durante la última dictadura.

En el reverso, el nuevo billete tiene una imagen de una paloma. Y detrás de ella hay una ilustración de gente marchando alrededor de la Pirámide de Mayo, un movimiento que se creó a modo de protesta por las Madres que en pleno regimen militar reclamaban por sus hijos secuestrados de modo ilegal por las Fuerzas Armadas. Quien lideró por primera vez esa caminata circular, emblema de valentía, esperanza y drama, fue una de las fundadoras de las Madres, Azucena Villaflor. Era abril de 1977. Después desapareció.

El resto de los diseños de los billetes ya cambió, como el de 50 pesos, que conmemora a las Islas Malvinas. Está al salir uno nuevo de 10 pesos con una imagen de Manuel Belgrano y Juana Azurduy, quien también luchó por la independencia americana de España. Y otro de 5, ilustrado con el rostro de José de San Martín. No trascendió aun cómo será el nuevo diseño de la unidad de 20 pesos.
A todos estos cambios que se hacen sobre la marcha, se suma que el dinero argentino, como nunca antes, se imprime en cuatro casas de moneda diferentes a la vez. Dos son extranjeras y fueron contratadas sin licitación: son las fabricas de dinero oficial de Chile y Brasil.

En el país funciona a contrarreloj la Casa de Moneda tradicional. Y la planta de la ex Ciccone Calcográfica, la máquina de hacer plata que el Congreso expropió en agosto de 2012 a no se sabe todavía qué accionistas mayoritarios. Otro hecho único en la historia de la economía nacional.

Para la Justicia, el vicepresidente Amado Boudou, compró de modo ilegal el 70 por ciento de esa empresa. La causa irá a juicio oral en los próximos meses.
Está dicho: la Presidenta decidió que su mandato terminara sin billetes de más alta denominación que el de cien pesos. Equivale a diez dólares si se toma en cuenta el valor oficial del billete norteamericano. Un modo simplista de no reconocer la inflación, que en paralelo oculta el Indec.

A pesar de la vorágine en la que entró la impresión, la Presidenta quiere que el billete de las Madres y las Abuelas esté cuanto antes en la calle. Ella anunció que el Estado fabricaría ese nuevo modelo en marzo pasado en un acto en la Casa Rosada.
La inflación necesitó de tal cantidad de papel moneda que hoy circulan billetes de igual denominación pero modelos distintos, fabricados además en países diferentes. Son cuestiones que los especialistas en la confección de plata aseguran que atentan contra la seguridad de la emisión monetaria. Esta particularidad se acentuaría en los próximos meses con los nuevos modelos.

Quien está detrás de los nuevos diseños de los billetes, sus tintas y máquinas impresoras, es la empresa suiza SICPA. La titular de la Casa de Moneda es Katya Daura, vieja amiga del vicepresidente Boudou: él la nombró en ese puesto cuando era ministro de Economía. Los dos son investigados por enriquecimiento ilícito.
Hay otro dato que inquieta a las autoridades financieras. El último envío de papel moneda hacia la imprenta oficial de Brasil se frenó en la aduana de ese país, lo que generará un retraso inevitable en la producción general de billetes.
La Presidenta deja el poder en 25 días. Incluido el de hoy. (Clarín)

Dejar un comentario



Publicidad

OPI Video