Publicado el: 16, Dic, 2015

En trece días se conocerá la sentencia por la tragedia de Once


Once: citan a indagatoria a otros ex secretarios de transporte y ex funcionarios del área
16/12 – 09:00 – Se definirá el futuro de 28 imputados, entre ellos ex funcionarios kirchneristas y empresarios de TBA.

Por: Mauricio Giambartolomei
El ex secretario de Transporte de la Nación Ricardo Jaime, el motorman Marcos Córdoba y otros imputados por la tragedia ferroviaria de Once tuvieron la oportunidad, ayer, de exponer sus últimas palabras antes de conocer la sentencia del largo proceso oral que se inició en marzo de 2014 y que busca cerrar la herida de los familiares de las 51 víctimas.

El martes 29 de este mes, los 28 acusados escucharán el veredicto que habrá dictado el Tribunal Oral Federal N° 2, que en la víspera decidió pasar a un cuarto intermedio hasta la semana en la que también se festejará Año Nuevo y no emitir el fallo en vísperas de Navidad, como se especulaba. Será el cierre de un juicio que demandó 21 meses y 137 audiencias.

“Estoy dispuesto a afrontar cualquier hecho que tenga que ver con mi gestión, pero no puedo llevar en mi mente y en mi conciencia la muerte de 51 personas. El que fue responsable que se haga cargo”, avanzó Jaime ante los jueces, el resto de los imputados y parte de los familiares de las víctimas que estaban presentes ayer en la sala AMIA de Comodoro Py.

El secretario de Transporte kirchnerista entre 2003 y 2009 fue uno de los seis acusados que aceptaron la posibilidad de brindar las últimas palabras. Utilizó media hora; una vez más, trató de separarse de la tragedia del 22 de febrero de 2012. “Hacía tres años que no estaba en funciones. Durante mi gestión, todo el esfuerzo del Estado nacional estaba puesto en recuperar el sistema ferroviario, que estaba en emergencia”, dijo.

Jaime dividió en varias partes su exposición. En una de ellas, dedicó unas frases a los familiares, que lo miraban incrédulos. El ex funcionario agradeció el respeto con que lo trataron durante todo el proceso y destacó que le parece “inigualable el dolor” que sienten. “Al principio de este juicio me encontré con uno de los familiares del joven [Lucas] Menghini. Aquí se hizo referencia a que viajaba en una cabina a pesar de que no correspondía. Eso no tiene nada que ver: es una víctima más de quien no frenó”, señaló, en referencia a Córdoba.

Además de Jaime, hablaron por última vez los acusados Luis Ninoná, Carlos Lluch, Pedro Ochoa Romero y el maquinista. Juan Pablo Schiavi, el otro secretario de Transporte del gobierno de Cristina Kirchner, se negó a utilizar el beneficio. Para la próxima audiencia está previsto que expongan Antonio Sícaro, Antonio Suárez, Sergio Tempone y Miguel Werba.

Todas las partes están citadas a las 9 del 29 de diciembre. Luego de las palabras de los acusados, el tribunal -integrado por los jueces Jorge Alberto Tassara, Jorge Luciano Gorini, Rodrigo Giménez Uriburu y Ana D’Alessi- ordenará un cuarto intermedio hasta la tarde. La sentencia se leería entre las 15 y las 18.

La palabra de Córdoba

Nervioso, y casi susurrando, se expresó el motorman que conducía el tren chapa 16 que impactó contra el andén 2 de Once. “Hice todo lo posible por frenar el tren, no tengo la culpa de que no haya frenado”, sostuvo, como lo había hecho al declarar en las primeras audiencias.

En los pocos minutos que estuvo frente al tribunal, tomó agua y, con la voz entrecortada, habló una vez más a los familiares. “Quiero solidarizarme con ellos. Yo entiendo su dolor, veo que luchan día a día y que la vida de todos los que están detrás del vidrio no es igual desde la tragedia. Lo entiendo porque mi vida también cambió ese día”, señaló.

Jaime, Schiavi, los hermanos Mario y Claudio Cirigliano (ex TBA) y el resto de los imputados afrontan la acusación de administración fraudulenta de los bienes del Estado y descarrilamiento culposo. Según el Código Penal, esos delitos tienen una escala de pena de dos a seis años y de uno a cinco años de prisión, respectivamente. Córdoba está imputado solamente por descarrilamiento culposo.

Dos de las cuatro querellas que forman parte del juicio pidieron 22 años de cárcel para el maquinista y, a su vez, solicitaron la absolución del resto de los procesados. La querella encabezada por Leonardo Menghini, que representa a las familias de Lucas y de otras víctimas, solicitó 15 años de cárcel para Jaime y Schiavi, y penas menores para el resto de los acusados, a excepción de Córdoba, para quien solicitaron la absolución.

El fiscal federal de la causa, Fernando Arrigo, responsabilizó a todos los acusados por la tragedia. Pidió once años de prisión para Jaime y más de diez para los ex funcionarios y empresarios. Para Córdoba, por último, requirió tres años y ocho meses de cárcel. (Clarín)

Dejar un comentario



Publicidad

OPI Video