Publicado el: 5, Ene, 2016

Fuga: el día en que Aníbal reconoció su vínculo frecuente con el barra detenido


Fuga: el día en que Aníbal reconoció su vínculo frecuente con el barra detenido
05/01 – 11:40 – Cuando era jefe de Gabinete definió a Mallo como “un muchacho que trabajó en nuestra agrupación siempre”. Ahora busca despegarse.

Por: Nicolás Wiñazki
Las frases que se leerán algunos párrafos más abajo fueron dichas por la misma persona, haciendo alusión a su relación con un mismo sujeto. Una contradice a la otra. Y viceversa. El declarante es Aníbal Fernández. El protagonista de esas declaraciones inversas, dichas en tiempos diferentes, es el jefe de la insólita ONG de barras bravas llamada Hinchadas Unidas Argentinas (HUA), Marcelo Mallo, uno de los nuevos detenidos por el caso de los fugados de la cárcel de General Alvear.

Enredado en una defensa sobre sí mismo que lidera en soledad política, Fernández afirmó ayer de forma bien tajante lo siguiente: “Marcelo Mallo trabajó conmigo en el 91 políticamente, y después no trabajó nunca más. Hace cinco años que trabaja con Julián Domínguez y sin embargo yo me tengo que fumar también eso”.

El ex de Gabinete insistió así en vincular a su rival en las internas del PJ bonaerense con las denuncias que realizó en su contra uno de los prófugos de Alvear, Martín Lanatta, quien en televisión, y después tres veces ante la Justicia, se autoincriminó en delitos al declarar que había trabajado para el ex funcionario en una “red ilegal” de tráfico de efedrina y armas.

Mallo es amigo de los prófugos más buscados del país, los hermanos Martín y Cristian Lanatta y Víctor Scilacchi.

Fernández niega haber tenido relación con ese trío de homicidas, condenado a cadenado perpetura por su participación en el Triple Crimen de General Rodríguez.

Fernández niega esos vínculos tóxicos políticamente para él, así como niega ahora haber tenido trato con Mallo en los últimos años. Decir “ahora”, en este caso, no es un decir.

Así hablaba el propio Fernández sobre Mallo a mediados 2010, en una entrevista con C5N. O sea, 19 años después de cuándo, según él, dejó de militar en conjunto con el dirigente caído en desgracia: “Lo conozco hace 20 años”, lo defendió cuando le preguntaron por su rol en los viajes de los barras bravas al Mundial de Fútbol de Sudáfrica.

Y Fernández entonces agregó: “Con Hinchadas Argentinas, aparece Mallo, un muchacho que trabajó en nuestra agrupación siempre”.

Fernández acusó a Clarín, entre otros medios, de haberlo vinculado con una trama mafiosa que permitió la fuga de los asesinos del Triple Crimen. Es falso.

Lo que sí se escribió sobre él es que efectivamente conoce y trabajó con los Lanatta, los hermanos Schillaci; y también con Mallo; entre otros personajes que se entrelazan en el “caso efedrina”, como el hijo de su socio José Luis Meiszner, llamado Andrés, ex titular del RENAR y dirigente del PJ quilmeño: él también es amigo de Mallo.

¿Por qué niega Fernández que Mallo fue, o es uno de los militantes de su agrupación peronista Arturo Jauretche? ¿Qué es lo que quiere ocultar?

En una carrera verbal y vía Twitter que lo encierra en un laberinto armado por sí mismo, el ex funcionario usó un argumento increíble para intentar demostrar que no conoce a ninguno de los protagonistas del “caso efedrina”. Dijo que está alejado de la militancia peronista de Quilmes, su distrito: “No voy a ningún lado, no participo de reuniones, no tengo trato con gente de Quilmes hace rato, porque me separé en febrero de 2012 y me mudé a la Capital y no vivo en Quilmes siquiera”.

Estas últimas afirmaciones, salvo la de la mudanza de Fernández de Quilmes a Lomas de Zamora, pierden total sentido con sólo chequear el pasado electoral reciente. Fernández, como hace décadas, participó de la última campaña electoral en la que su agrupación de Quilmes, Arturo Jauretche, apoyó al precandidato a intendente Daniel Gurzi, ex interventor en Cresta Roja.

Más datos: la hermana de Mallo, Viviana, fue asistente de Leandro Jarsun, hoy fallecido, quien fue coordinador del Programa Nacional de Lucha Contra la Impunidad cuando Fernández era Ministro de Justicia y Seguridad.

Jarsun fue precandidato a intendente de Quilmes apoyado por Aníbal Fernández. Su secretaria privada era una Mallo.

Si no fuera porque se contradice a sí mismo con frases que se rastrean por la web, se debería estudiar el caso de Fernández, porque escondería una notable coincidencia negativa del azar. Según su version, todos los personajes vinculados al caso efedrina que lo rodearon en la función pública, en su gestión como presidente del club Quilmes, y como líder territorial derrotado de su distrito, son completos desconocidos para él.

Pero hay fotos, dichos propios del ex jefe de Gabinete, documentos y fuente del PJ bonaerense que lo contradicen. Fernández se pelea así con… Fernández. Los hechos no son una cuestión de Fe. La realidad que no pueden moldearse con palabras. Agresivas, suaves, enérgicas, bien o mal usadas, pero palabras al fin. (Clarín)

Dejar un comentario



Mostrando 1 Comentario
Publica tu comentario
  1. Bocotas Morsa Fernandez, merece carcel junto a la tolosina y cia, todos aves de rapiña en nuestra querida republica.-

Publicidad

OPI Video