Publicado el: 16, Feb, 2016

Echan a la número dos del Indec por no apurar el nuevo índice de precios


Echan a la número dos del Indec por no apurar el nuevo índice de precios
16/02 – 09:50 – Según el director del organismo, Graciela Bevacqua fijó un plazo de 8 meses sin consultarlo; el Gobierno quiere indicadores no más allá de abril.

Por: Francisco Jueguen
La directora técnica del Instituto Nacional de Estadística y Censos (Indec), Graciela Bevacqua, fue echada ayer sorpresivamente de su cargo por no estar dispuesta a apurar la publicación de un nuevo índice de precios al consumidor, tal como pretende el ala política del Gobierno.

Así lo reconoció el director del organismo, Jorge Todesca, que justificó el desplazamiento de Bevacqua por entender que ella “no compartía el sentido de urgencia” de contar con estadísticas oficiales. Visiblemente ofuscado, Todesca sostuvo que la ex funcionaria fijó sin consultarlo un plazo de ocho meses para elaborar el nuevo IPC. El procedimiento de Bevacqua “fue absolutamente inadecuado”, dijo Todesca, que cuestionó a “alguna gente que se confundió”. El jefe del Indec afirmó además que no se podía esperar a que estuviera conforme “quien está en una torre de marfil”.

El primer conflicto entre funcionarios del gobierno de Mauricio Macri estalló así en el Indec, el símbolo de destrucción institucional que dejó el kirchnerismo luego de nueve años de falseamiento estadístico y persecución de trabajadores. En enero de 2007 Bevacqua fue la primera desplazada del Indec intervenido por Guillermo Moreno y Néstor Kirchner. Ahora, la técnica rosarina se convirtió en la primera expulsada del Indec de Macri. En el caso del actual gobierno, como lo explicitó Todesca, por la urgencia en difundir índices inflacionarios.

Bevacqua será reemplazada por Fernando Cerro, técnico de larga trayectoria en el organismo.

Eso no sería todo, según contaron fuentes del instituto. Las nuevas autoridades estarían pidiendo la renuncia a varios directores que Bevacqua había devuelto al Indec. Entre ellos, Cynthia Pok, la socióloga a cargo de las Encuesta Permanente de Hogares (EPH), dirección en la que se calculan los datos de empleo, pobreza e indigencia, y otros especialistas. Bevacqua había asegurado semanas atrás que se tardarían ocho meses en armar un nuevo dato de inflación.

Eso enfureció a la cúpula del organismo. Todesca y el Gobierno buscan tener un nuevo indicador de precios en menos de dos meses, sobre todo luego de las críticas que reciben tras las publicaciones de los elevados datos de inflación de la Ciudad de Buenos Aires y de San Luis, que sorprendieron a analistas y al mismo oficialismo. Sin ir más lejos, hoy la inflación Congreso, que volvió a publicarse luego de meses de discontinuarse, mostró en enero un alza de un 3,6% (ver aparte).

Todesca dijo que le solicitó la renuncia a Bevacqua porque “no compartía el sentido de urgencia” en contar con estadísticas oficiales y sostuvo que la ex funcionaria fijó un plazo de ocho meses sin consultarlo.

La crisis en el Indec nace en un momento en que el organismo se disponía a salir esta semana del apagón estadístico en el que ingresó a fines del año pasado.

Los roces entre Todesca y Bevacqua llevan ya algunas semanas y no sólo tienen que ver con los tiempos del nuevo IPC, sino con las formas de comunicación hacia la sociedad con respecto a la herencia que dejó el kirchnerismo y a la salida de otros indicadores. La ahora ex directora técnica pretendía elevar los actuales estándares y llevarlos a parámetros aceptados por los organismos internacionales. Para eso quería tomarse algunos meses. Pero la política, sobre todo luego de la devaluación y el aumento de precios, tiene otros tiempos. Ayer hubo una señal anticipatoria: el ministro del Interior, Rogelio Frigerio, había afirmado por la mañana que en 60 días el instituto comenzaría a dar datos reales de inflación.

Bevacqua no fue una incorporación más al Indec. Se trató de un símbolo de la recuperación del organismo tras el desmantelamiento institucional y el falseamiento de las cifras oficiales. Con su desplazamiento, el actual Indec retorna al mismo lugar del que el Gobierno buscaba correrlo: el escándalo y la polémica.

En ATE, el gremio que se opuso a la intervención, defendieron a Bevacqua y dijeron a LA NACION que “no está bien que ella ceda ante las necesidades del poder político”. Reclamaron además que “deben respetarse los plazos recomendados por los organismos internacionales”.

“Fernando Cerro, quien reemplaza en sus funciones a la profesora Graciela Bevacqua, concentrará su gestión en búsqueda de abreviar los procesos de restablecimiento de los múltiples indicadores económicos y sociales que elabora el Indec a fin de normalizar el Sistema Nacional de Estadísticas”, se señaló en un comunicado. “Este cometido guardará un cuidadoso balance con la calidad de los procesos, su transparencia y el estricto apego a las normas internacionales en la materia”, agregaron las autoridades del instituto. (La Nación)

Dejar un comentario



Publicidad

OPI Video