Publicado el: 16, Feb, 2016

Mejoraron la oferta a los docentes y hoy seguirán las negociaciones


Mejoraron la oferta a los docentes y hoy seguirán las negociaciones
16/02 – 09:50 – El Gobierno propuso una suba del 28,7%, pero volvió a quedar muy lejos de las expectativas gremiales, que eran de entre 35 y 40% de aumento; hoy habrá una nueva reunión entre las partes.

Por: Mariana Verón
El Gobierno rompió ayer el techo de las expectativas de subas salariales y ofreció un aumento del 28,7 por ciento para el salario inicial docente, en la primera reunión que abrió la temporada de paritarias menos de 15 días antes del comienzo de las clases.

Aunque lejos de los reclamos gremiales, que exigen una recomposición de entre el 35 y el 40 por ciento, la Casa Rosada avanzó con su oferta más allá del 25 por ciento de la pauta inflacionaria de la que viene hablando todo el gabinete para moderar los reclamos sindicales.

La propuesta, de todas maneras, fue rechazada ayer por los sindicatos, que abrieron un compás de espera hasta hoy, cuando volverán a reunirse con el ministro de Educación, Esteban Bullrich.

El funcionario recibió ayer desde las 17 en su despacho a los representantes de Ctera, UDA, Sadop, AMET y CEA, en un encuentro que no duró más de una hora. Ofertó una suba del salario mínimo de los actuales 6060 pesos a 7300 en febrero y un aumento del incentivo docente de otros 500 pesos, que llevaría el sueldo en julio a 7800 pesos.

El ofrecimiento no conformó a los docentes, que exigían un básico de 8500 pesos, y la reunión se suspendió hasta hoy, para darle tiempo a Bullrich a revisar la propuesta, que incluiría la creación de un fondo compensador, que depende de la aprobación del ministro de Economía, Alfonso Prat-Gay.

La expectativa gremial es que si los llamaron para una nueva reunión habrá una mejora. “Creemos que hay que sumar lo que tuvimos de afectación de inflación en diciembre y enero y discutir una paritaria abierta para ver la situación hacia adelante”, dijo Sonia Elesso, de Ctera, después de terminado el encuentro.

El Gobierno no quiso hablar de porcentajes, pero la suba representaría una mejora total de 28,7 por ciento, superior al 24,1 que ofreció la gobernadora bonaerense, María Eugenia Vidal. Ayer, el presidente Mauricio Macri se reunió con la gobernadora en un claro gesto de apoyo a la pelea que también la funcionaria mantiene con los gremios docentes (ver aparte).

Según los gremios, la propuesta en concreto representa un alza de 20,41 por ciento para febrero y aclaran que el resto es no remunerativo. El Gobierno ofreció casi duplicar el actual incentivo docente, hoy en 510 pesos. Por eso, la cifra final ubicaría el salario inicial docente en 7800 pesos.

Desde el despacho de Bullrich prefieren dejar de lado la discusión porcentual y concentrarse en la cifra a la que llegará el salario testigo de un docente a nivel nacional. El compromiso, según explicaron, es dejar abierta la negociación para volver a reunirse a mitad de año en función de cómo evolucione el índice de inflación.

La Casa Rosada viene sosteniendo que la pauta inflacionaria para este año no superará el 25 por ciento y por lo tanto apostaba a dejar en ese marco la negociación salarial. De todas maneras, en el caso docente, rompió ese techo imaginario. “Es imposible la revolución educativa que proponen con salarios que van hacia la baja”, reprochó Sergio Romero, de UDA, gremio que propone un mínimo de 10.100 pesos.

Más allá del rechazo inicial, las negociaciones seguirán hoy. “Podemos destacar la posición dialoguista del ministro y su equipo, pero el diálogo solo no sirve. Hay que poner dinero. Ojalá pueda destrabarse con el ministro Prat-Gay”, sostuvo María Lazzaro, de Sadop, dando cuenta de la participación de Hacienda.

La nueva reunión será hoy, a las 11, y, por la rapidez con la que se convocó, los cinco sindicatos tienen expectativas de mejoras. “Lo que nos ofrecieron nos parece bajo. Son 700 pesos por debajo de lo que pedimos, pero por lo menos avanza sobre el 25 por ciento del que se venía hablando”, recordó Eduardo López, de UTE, que destacó, además, que el salario testigo a nivel nacional sigue siendo menor al sueldo de un docente en la ciudad de Buenos Aires.

El Poder Ejecutivo funciona como un árbitro en el debate entre gremios y empresarios, a excepción de la paritaria docente, en la que juega un rol de empleador.

La cifra ofrecida, mirada en términos porcentuales, es seguida de cerca por los gobernadores. De la paritaria nacional depende el aumento que ellos darán. El sueldo que se negocia en la paritaria nacional es el piso para el salario de un maestro en todo el país. Pero hay distritos que no llegaban a cubrir, en enero pasado, los $ 6060 actuales, como Corrientes, Jujuy, Misiones, Formosa, San Juan, La Rioja y Santiago del Estero, que fueron asistidos por el Gobierno. (La Nación)

Dejar un comentario



Publicidad

OPI Video