Publicado el: 18, Feb, 2016

Macri transmitió su preocupación por el efecto social de la inflación


Macri transmitió su preocupación por el efecto social de la inflación
18/02 – 09:45 – Fue el tema dominante de la reunión de gabinete y lo admitió públicamente después al decir: “No podemos convivir con la inflación si queremos crecer”; entre los ministros hay recetas contrapuestas.

Por: Jaime Rosemberg
Su cara de preocupación lo decía todo, y los ministros que lo acompañaron en la reunión de gabinete matinal dieron fe de la tensión acumulada en torno a un problema que, por ahora, no tiene solución rápida en el horizonte.

El presidente Mauricio Macri dejó en claro desde las primeras horas de ayer que el aumento de la inflación lo “inquieta y preocupa”, más que cualquier otra problemática de su gestión. Habló de ella en esa reunión y se refirió a ella un rato más tarde, cuando puso en funciones al nuevo titular de la Comisión Nacional de Defensa de la Competencia, Esteban Greco.

“No podemos convivir con la inflación si queremos crecer”, definió el jefe del Estado en ese acto, mientras en el Salón Blanco de la Casa de Gobierno lo escuchaba el gabinete en pleno. Todo un gesto que habla a las claras de la importancia central que el Presidente le adjudica a la búsqueda de soluciones a la escalada de precios. Horas después se supo que hoy el Gobierno anunciará una baja en Ganancias.

Dos asistentes a la reunión de gabinete confirmaron a este diario que la inflación fue tema de debate y discusión. “El presidente tiene registro del malestar social que está generando el tema inflacionario”, dijo a LA NACIÓN un integrante del gabinete que estuvo en la reunión.

Uno de los ministros de mayor cercanía con el Presidente justificaba la preocupación de su jefe. “Los argentinos hablan de valores, pero la economía es lo que mas les importa. Si no lo resolvemos rápido, nos puede ahuyentar apoyos”, reflexionaba el ministro, también incluido entre quienes piensan que una drástica salida de la inflación traería “un costo muy grande en la relación con la gente”.

Las fuentes negaron sin embargo que se hayan verbalizado reproches hacia el ministro de Hacienda, Alfonso Prat-Gay, o a algún otro integrante del gabinete económico, pero claramente distinguieron dos grupos: los que cerca de Macri quieren una “terapia de shock” y quienes se aferran (y le aconsejan) una estrategia gradualista como la que se está llevando a cabo hasta el momento. En el encuentro se habló, eso sí, de aplicar “con dureza” la ley de defensa de la competencia en caso de empresarios que abusen de su “posición dominante” y aumenten los precios.

“Hay que controlar el déficit y la emisión descontrolada que nos dejaron. Luego de pasar unos meses difíciles la tendencia va a ser hacia la baja”, expresó a LA NACIÓN el presidente provisional del Senado, Federico Pinedo, que también estuvo en la Casa Rosada ayer, a las 8, cuando Macri congregó a los ministros.

A diferencia de lo dicho durante la campaña electoral, cuando afirmó que la inflación era un tema “fácil de resolver”, el Presidente volvió a hablar de otros plazos. “Claramente lleva años este fenómeno, nos va a llevar un tiempo ir bajándola gradualmente, pero el compromiso lo hemos asumido y lo vamos a llevar a cabo, y lo estamos llevando a cabo desde el primer día”, dijo Macri con tono firme y sin sonrisas.

“Tomamos conciencia de este problema y no podemos seguir conviviendo con este proceso de inflación que lleva 6 o 7 años. El gobierno anterior administró mal y gastó mucho más de lo que ingresó por los impuestos. Generó muchísimos billetes y esa cantidad de moneda generó este proceso”, señaló Macri luego de tomarle juramente al nuevo funcionario.

A Grecco, cercano al ministro de Producción, Francisco Cabrera, el Presidente le asignó un rol fundamental para detener la escalada inflacionaria. “Vamos a velar para que el pequeño empresario pueda competir frente a los grandes empresarios. Así nos vamos a beneficiar todos como consumidores”, dijo Macri.

Un rato más tarde, Cabrera y el secretario de Comercio, Miguel Braun, siguieron la misma línea de razonamiento. “(La comisión) va a prevenir e identificar las conductas monopólicas, anticompetitivas y los abusos de posiciones dominantes”, afirmó Cabrera en conferencia de prensa. Braun, en tanto, marcó una diferencia con su antecesor, Guillermo Moreno, y prometió otros métodos. “El gobierno anterior destruyó la capacidad estatal en un área fundamental como es la de contralor y lo quiso reemplazar con prepotencia, arbitrariedad y decisiones ad hoc. Pero eso no sirve. Sirven las instituciones serias, el gobierno de la ley y los equipos técnicos de alto nivel que implementan esas leyes”, dijo el secretario. Ni uno ni otro identificaron a las empresas que habrían cometido esos abusos, pero coincidieron en cierta crítica implícita al comportamiento de los empresarios en relación con los precios de sus productos desde que Cambiemos se hizo cargo de la gestión. Hay, en ese punto, algo de decepción contenida en el gobierno de Mauricio Macri. (La Nación)

Dejar un comentario



Publicidad

OPI Video