Publicado el: 18, Feb, 2016

Se complicó la paritaria docente por presión de los gobernadores


Mejoraron la oferta a los docentes y hoy seguirán las negociaciones
18/02 – 10:00 – Varios mandatarios rechazaron la oferta de subir el sueldo inicial un 32%; expectativa gremial.

Por: Lucrecia Bullrich
Cuando faltan 12 días para el inicio de las clases, la paritaria nacional docente volvió a quedar envuelta en incertidumbre. Por presión de varios gobernadores, que deben afrontar parte de los aumentos, la Casa Rosada no pudo oficializar la oferta que anteayer había hecho a los gremios. La negociación es clave porque fija el salario inicial para los docentes de todo el país.

El martes, el ministro de Eduación, Esteban Bullrich había propuesto llevar el sueldo mínimo de 6060 a 7800 pesos a partir de este mes y a 8500 pesos desde el 1 de julio.

La oferta iba a quedar plasmada en un acta que las partes iban a firmar ayer en el Ministerio de Trabajo, y que los sindicatos llevarían luego a las bases para su aceptación o rechazo. Pero la furia de los gobernadores por la magnitud del aumento (40% según los gremios y hasta 33% dependiendo de la provincia, según Educación), frustró los planes de Bullrich, que debió explicar los términos de la propuesta ante los ministros de Economía de todo el país que ayer se reunieron con el ministro del Interior, Rogelio Frigerio .

La oferta quedó en pie en todos sus términos. Lo que tuvo que aclarar Bullrich para aplacar el enojo de los gobernadores fue que las provincias deberán afrontar sólo hasta el 25 por ciento de las subas y que el gobierno nacional cubrirá el resto a través del Fondo Nacional de Incentivo Docente (Fonid).

Bullrich llegó a la Casa Rosada pasadas las 19, cuando promediaba el encuentro de tres horas entre Frigerio y los ministros. Estuvo allí unos 40 minutos. Escuchó las quejas de los jefes de Hacienda y habló de un “error de comunicación” sobre cómo se repartirá la carga entre la Nación y las provincias para pagar el nuevo piso salarial.

“Las provincias no tenemos ninguna posibilidad de pagar el 40 por ciento [de aumento]. Para nosotros, el techo de 25% es inamovible”, aseguró a LA NACIÓN el ministro de Economía de San Juan, Roberto Gattoni, después del cara a cara con Bullrich.

Entre los gobernadores que hicieron sentir su enojo con más fuerza hay aliados de la Casa Rosada, como el mendocino Alfredo Cornejo; mandatarios de buena sintonía con Mauricio Macri, como el cordobés Juan Schiaretti, y opositores duros, como la gobernadora de Santa Cruz, Alicia Kichner.

Según pudo saber LA NACIÓN, el “operativo contención” que ayer tuvieron que encarar Frigerio y Bullrich incluyó una incursión a La Plata, tierra de María Eugenia Vidal, que está en plena negociación con los gremios bonaerenses.

El impacto de la suba del salario inicial varía según la provincia. Hay distritos, como San Juan, que reciben asistencia para cubrir los $6060 actuales y seguirán necesitándola para pagar los $8500, si los gremios finalmente aceptan la oferta. En ese lote están Corrientes, Jujuy, Misiones, Formosa, La Rioja y Santiago del Estero.

Distinto es el caso de provincias cuyos salarios iniciales ya son superiores a $8500, como la ciudad de Buenos Aires y Santa Fe. En esos casos, el piso de la paritaria nacional funciona como referencia.

Resistencia gremial

Además de la inquietud de los gobernadores, Bullrich debió enfrentar la resistencia de los cinco gremios que participan de la paritaria (Ctera, UDA, Sadop, Amet y CEA).

Los sindicatos, que anteayer habían recibido muy bien la oferta oficial, frenaron en seco cuando supieron que Bullrich quería que el techo de 25% quedara plasmado en el acta de la oferta. Lo interpretaron como un intento por limitar la negociación en las provincias y avisaron que, en esas condiciones, no aceptarían el ofrecimiento.

Esperaron a Bullrich en el Ministerio de Educación mientras él hacía la gestión en la Casa Rosada. A su regreso al Palacio Sarmiento, Bullrich les pidió tiempo para terminar de atar el acuerdo con los gobernadores y los citó para el viernes.

Para ello, el ministro se reunirá hoy con el comité ejecutivo del Consejo Federal de Educación, que integra un ministro de Educación por cada región del país. También intentará ver a los gobernadores que hoy aterrizarán en Buenos Aires para estar en el anuncio del proyecto de ley para modificar el impuesto a las Ganancias que Macri encabezará en la Casa Rosada.

Si efectivamente logra aplacar los ánimos de los gobernadores, Bullrich y los gremios volverán a verse el viernes en el Ministerio de Trabajo para formalizar la oferta.

“El Gobierno tiene que resolver un problema político. Los gremios no tenemos nada que ver. Si otra vez se dilata la negociación vamos a tomar medidas”, advirtió el jefe de UDA, Sergio Romero. (La Nación)

Dejar un comentario



Mostrando 1 Comentario
Publica tu comentario
  1. capipe dice:

    Los gobernadores parece que tuvieran caca en la cabeza, según ellos mismos sus provincias estaban muy bien administradas y de acuerdo al “modelo”,ahora resulta que aquellas que no respondían al “modelo” (SLuis, StaFe,etc) no tienen problemas, y pueden absorber el aumento ya que pagaban mejor desde antes, no como los K que hambreaban a la gente, que se hagan cargo, si no van a sufrir el escarmiento….

Publicidad

OPI Video