Publicado el: 22, Feb, 2016

Referéndum en Bolivia: el “No” a Evo Morales sigue al frente en el lento recuento de los votos


Evo Morales: "Me inquieta que la derecha pueda volver al poder en la región"
22/02 – 09:30 – Con un 27% de las actas escrutadas, los sufragios en contra de la reforma constitucional que permitiría una nueva reelección presidencial obtenían el 63,5% por sobre el “Sí”. El Gobierno habla de “empate técnico”.

Con el 27,4% de las actas computadas, el “No” a la posibilidad del presidente de Bolivia, Evo Morales, de presentarse en las elecciones de 2019, sigue ganando por amplía mayoría con 63,5% de los votos frente a 36,5% para el “Sí”.

Este lunes por la mañana está previsto que el presidente hable a la población a las 10:00 AM hora local (13:00 GMT), pero se ignora qué precisiones podrá tener. Fuentes de su Gobierno han señalado que hay un “empate técnico”, en medio de un recuento de votos muy lento y, por el momento, claramente adverso para el líder socialista.

Con apenas 1.700 actas de las más de 30.000 para escrutar, el sistema dejó incluso de funcionar durante varios minutos, dejando sin noticias sobre el avance de las elecciones, como se puede ver en la foto a continuación.

El vicepresidente Álvaro García Linera había dicho más temprano, antes de conocerse los resultados extraoficiales: “Nosotros venimos del pueblo, acatamos lo que diga el pueblo, estaremos con lo que el pueblo vaya a manifestar, vaya a decidir o a hacer, ahora y en los siguientes años”.

Al poco tiempo de darse a conocer los primeros resultados, el vicepresidente volvió a tomar la palabra, esta vez desde el Palacio de Gobierno, para anunciar un “empate técnico”.

“Es altamente probable que esas cifras se modifiquen de manera drástica”, destacó García Linera, quien agregó sobre las primeras manifestaciones de la oposición por el “No” ganando en las urnas: “Es mejor guardarse el entusiasmo. La celebración forzada puede convertirse en llanto”.

Instantes más tarde, el ex presidente de Bolivia, Jorge “Tuto” Quiroga, aclaró ante la prensa que el término “empate técnico” no existe. “Es lo mismo que hicieron en 2014. Quiero recordarles que lo que hicieron fue, del conteo rápido al resultado final, fraguar actas”, aseguró.

“Llamo y exhorto a los vocales del Tribunal Electoral Nacional a que cuenten los votos y que no sean como sus predecesores, cómplices del fraude que permite que este gobierno se robe los votos y la voluntad popular”, insistió el ex presidente, quien calificó además de “muy raro” el silencio de Evo Morales tras la difusión de los primeros resultados.

De confirmarse los resultados extraoficiales, sería la primera derrota electoral directa de Evo Morales en sus diez años en el poder, aunque en 2015 su partido ya perdió plazas clave en los comicios municipales. Ello le obligará a dejar la banda presidencial a inicios de 2020, cuando termine su tercer mandato.

“¡Bolivia dijo no!”, proclamó un eufórico gobernador de Santa Cruz (este), Rubén Costas, líder de un sector de la oposición, mientras el excandidato presidencial Samuel Doria Medina, derrotado dos veces por Morales, estimó: “hemos recuperado la democracia y hemos recuperado el derecho a elegir”.

Acusaciones

La consulta popular, que en un inicio se avizoraba como favorable para el gobierno, se complicó en las últimas semanas para el mandatario Evo Morales, uno de los últimos exponentes del Socialismo del Siglo XXI en el poder, por acusaciones de corrupción.

Morales, de 56 años, se ha visto afectado ante un escándalo por supuesto tráfico de influencias en favor de la empresa china CAMC, en la que su expareja, Gabriela Zapata, trabaja como gerente comercial.

La compañía logró contratos públicos por unos 560 millones de dólares, lo que ha llevado a la Contraloría y al Congreso a investigar el tema.

Morales negó cualquier delito de tráfico de influencias a favor de su expareja, con quien tuvo hace unos 10 años un hijo que luego falleció. Estos hechos eran desconocidos en Bolivia. (Infobae)

Dejar un comentario



Publicidad

OPI Video