Publicado el: 1, Mar, 2016

Revés para Báez: el caso Hotesur se queda en la Capital


¿Arenas síliceas en trenes de Cristina o en camiones de Lázaro Baéz?. Los últimos negocios de Buzzi y el FPV en Chubut
01/03 – 09:10 – La investigación no pasará al Sur, como pretendía el empresario kirchnerista.

Por: Hernán Cappiello
La causa en que se investiga a la ex presidenta Cristina Kirchner por lavado de dinero por el alquiler supuestamente ficticio de habitaciones de sus hoteles patagónicos al empresario Lázaro Báez, seguirá tramitando en los tribunales federales de Comodoro Py 2002, en la Capital, y no en la Patagonia, como querían los acusados. Así lo resolvió la Cámara Federal de Casación Penal, el máximo tribunal por debajo de la Corte.

El fallo es importante porque implica un revés para Lázaro Báez que quería ser investigado por la justicia federal de Río Gallegos. En la Capital, la causa tuvo un trámite que inquietó a los Kirchner, pues cuando estuvo en manos del juez federal Claudio Bonadio, el magistrado allanó las oficinas de Máximo kirchner en Río Gallegos y las de Hotesur en Buenos Aires.

La Justicia le sacó la causa y la dejó en manos del juez Daniel Rafecas, que hace una semana se declaró incompetente en una parte del expediente y se lo envió a su colega Julián Ercolini, que ya investigaba a Báez.

Rafecas decidió quedarse con tres tramos del expediente. El primero, centrado en el controvertido acuerdo comercial que el hotel Alto Calafate mantiene con Aerolíneas Argentinas para alquilar habitaciones en el hotel de la ex presidenta a tripulaciones de la aerolínea estatal; el segundo, los supuestos delitos cometidos dentro de la Inspección General de Justicia (IGJ) para obviar las inconsistencias de la sociedad Hotesur, y por último, las supuestas falencias en las declaraciones juradas patrimoniales de la ex presidenta.

Rafecas decidió desprenderse de parte de la causa luego de que el fiscal Carlos Stornelli le pidió un peritaje contable sobre toda la actividad sospechada.

Ercolini, cuando reciba la causa, decidirá si avanza con el tramo que más complica a Cristina Kirchner. Se trata de los contratos de alquiler de habitaciones con empresas de Cristóbal López y Lázaro Báez por millones de pesos que recibió la sociedad Hotesur de la ex presidenta y sus hijos de manos de Báez por cuartos de los hoteles Alto Calafate y los Sauces.

Ercolini tramita una causa en la que se investiga a las mismas personas, en este caso por un hecho también de presunto lavado de dinero por contrataciones de obras que, en 2009, fue ampliada a los emprendimientos hoteleros de la familia Kirchner.

Ercolini está a la expectativa de recibir la causa y probablemente se la quede luego de que Rafecas la pisó durante meses a la espera de que se defina la competencia.

Si Ercolini rechaza el caso, el asunto quedaría nuevamente paralizado hasta que la Cámara Federal resuelva entre ambos qué juez debe investigar.

El fallo que resolvió que la causa se queda en Capital fue firmado, por unanimidad, por los jueces de la Sala I de la Casación: Ana María Figueroa, Mariano Borinsky y Gustavo Hornos. Los camaristas rechazaron los recursos de queja de los abogados de Lázaro Báez y del empresario Antonio Ramfos, que querían mandar el caso a Santa Cruz.

Los jueces dijeron que los planteos era inadmisibles.

Las defensas de Báez, dueño de Austral Construcciones, y de Ramfos, titular de Credisol Sociedad Anónima, pretendían que la causa tramitara en la Justicia Federal de Río Gallegos, con el argumento ahora rechazado por Casación de que los hechos y las empresas investigadas corresponden a esa jurisdicción. (La Nación)

Dejar un comentario



Publicidad

OPI Video