Publicado el: 7, Mar, 2016

La oposición y los gremios unen fuerzas para discutir Ganancias


El Gobierno admitió que debería subir el piso de Ganancias, pero aclaró que hoy no es posible
07/03 – 09:20 – Buscan consensuar un proyecto y presionar al Gobierno para avanzar en la modificación del tributo; quieren elevar el mínimo no imponible a $ 60.000.

Por: Nicolás Balinotti
Después del mensaje presidencial ante el Congreso, en el que Mauricio Macri dio luz verde para debatir “cuanto antes” las escalas del impuesto a las ganancias, la oposición se unió en su decisión de impulsar los proyectos de ley que contemplen reformas de fondo en el tributo que pesa sobre los salarios.

La apuesta incluye un plan más ambicioso, que aún está en debate entre las diferentes fuerzas políticas: elaborar una iniciativa común con las casi 100 presentaciones que hay sobre el tema y presionar al oficialismo para su discusión.

El primer paso lo dará esta semana el diputado nacional Alberto Roberti (Justicialista), que presidiría la Comisión de Legislación Laboral y que ya apura la convocatoria a un plenario con todos sus integrantes. “Vamos a extraer diferentes ideas de otros proyectos para intentar elaborar uno que nos deje satisfechos a todos los sectores”, dijo a LA NACION.

Hay cuatro puntos que para la oposición son primordiales y en los que hay coincidencias, incluso con aliados del oficialismo, como Elisa Carrió. Ellos son: elevar el mínimo no imponible a una cifra mucho mayor que los $ 30.000 brutos que anunció el Presidente; modificar las alícuotas, cuyos valores están congelados desde hace una década y media; actualizar los montos de manera anual, en línea con la movilidad jubilatoria y el salario mínimo, y eximir del alcance del tributo a los jubilados.

Acordados estos cambios, en los diferentes bloques surgen diferencias sobre algunas cifras, sobre todo en lo que tiene que ver con el mínimo no imponible, que según el planteo mayoritario debería ser elevado a $ 60.000, el doble de lo propuesto por el oficialismo.

“Esperemos que se pueda elaborar un proyecto común. Hay mucho acuerdo y el diálogo es recíproco entre los sectores. No se trata de que uno lo capitalice, sino que hay compromiso en modificar el impuesto. Si nos unimos todos, el oficialismo es minoría. Hasta podemos pedir un sesión especial”, dijo a LA NACION Héctor Recalde, presidente del bloque kirchnerista y autor de uno de los tantos proyectos que hay sobre la temática. “No se trata sólo de las escalas y el mínimo no imponible. Hay que compensar lo que deja de recibir el Estado con aumentar las retenciones a la actividad minera y al juego”, agregó el abogado laboralista.

Confirmaron a LA NACION las negociaciones a las que Recalde hizo referencia dos diputados del massismo, Roberti (Justicialista), Néstor Pitrola (FIT) y legisladores de bloques minoritarios.

“Sospechamos que la concesión de Macri es sólo para debatir las escalas, pero nosotros plantearemos acabar con el impuesto. Hay un compromiso de todos los bloques en empujar el debate”, reconoció Pitrola.

Ninguna de las tres vertientes de la CGT es ajena a este ajedrez. Sus líderes, Hugo Moyano, Luis Barrionuevo y Antonio Caló, escenificaron hace unos días la unidad de la central obrera con su reclamo por Ganancias. Coincidieron los tres en que el tributo alcanza cada vez a más trabajadores y que el anuncio del Gobierno no resolvió la problemática. Precisaron, incluso, que la situación se agudizaría cuando se concretaran las subas acordadas en las rondas paritarias.

Responden a la CGT una docena de diputados de extracción sindical, aunque su influencia es aún mayor: cuentan con espadas que tallan en el massismo y el kirchnerismo, las dos fuerzas opositoras con más poder. Entre ellos está Facundo Moyano (FR). El hijo del jefe camionero avanza con su par Graciela Camaño, que es la esposa de Barrionuevo, en la creación de un observatorio legislativo sobre temas sindicales. En el corto plazo será otra excusa para ensayar la reunificación de la central obrera.

Pero detrás de la iniciativa hay un deseo mucho más ambicioso: impulsar desde allí reformas para actualizar el código laboral, un viejo proyecto que Recalde y el ex ministro de Trabajo kirchnerista Carlos Tomada intentaron activar sin éxito durante el último año de la gestión de Cristina Kirchner. Facundo Moyano pretende hacer reflotar ahora parte de esa iniciativa, que preveía, entre varios puntos, una mejora de la indemnización mínima, un aumento de las licencias por paternidad y debatir sobre la participación de los trabajadores en las ganancias de las empresas.

Días atrás, Hugo Moyano dio una pista. “Vamos a impulsar una ley para evitar que se produzcan despidos como están ocurriendo ahora. No sé cómo va a ser más efectiva, si con una indemnización doble, como en 2002, o de otra forma”, dijo el camionero a Radio Nacional.

La batalla legislativa por Ganancias no se dará hasta que el Congreso resuelva el curso del proyecto oficialista para avanzar en la derogación de las leyes cerrojo y de pago soberano, que permitirían avanzar en un posible acuerdo con los fondos buitre. Pero mientras crece el debate por el pago a los holdouts, la oposición afina su estrategia para cercar al macrismo y forzar la discusión de uno de los temas que dominaron en 2015 la agenda de la campaña electoral. (La Nación)

Dejar un comentario



Publicidad

OPI Video