Publicado el: 29, Mar, 2016

Unidas, las CGT sumaron presión por Ganancias y rechazaron los despidos


Unidas, las CGT sumaron presión por Ganancias y rechazaron los despidos
29/03 – 10:00 – Moyano, Caló y Barrionuevo, entre otros, acordaron un documento con duras críticas al Gobierno; impulsarán en el Congreso los cambios en el impuesto.

Por: Nicolás Balinotti
Después de ocho años guiados por las divisiones y las peleas internas, las tres vertientes de la CGT empujaron ayer sus coincidencias retóricas a una acción concreta: dieron a conocer un documento con fuertes cuestionamientos al Gobierno y se movilizarán unidas el 29 de abril para impulsar un rosario de reclamos, entre los que sobresalen el rechazo a los despidos, al impuesto a las ganancias y a la apertura de las importaciones.

El proceso de reunificación, que reúne bajo el mismo techo las centrales de Hugo Moyano (CGT Azopardo),Antonio Caló (CGT oficial) y Luis Barrionuevo (CGT Azul y Blanca), se aceleró con la llegada de Mauricio Macri a la Casa Rosada y a partir de algunas políticas oficiales que los gremios consideran que van a contramano de los trabajadores.

En el documento, los sindicatos acusaron a Macri de incumplir sus promesas de la campaña electoral en lo que respecta a la reforma del impuesto a las ganancias. Advirtieron, además, que se perdieron más de 50.000 empleos en el último trimestre, por lo que exigieron que se trate la emergencia ocupacional con el fin de contener la ola de despidos, que alcanza hoy tanto al sector público como al privado.

Todavía con posturas disímiles y algunas heridas sin cerrar, no resultó sencillo para los tres sectores sindicales acordar el documento. De hecho, hasta ayer mismo hubo dos documentos en danza. Se unificaron los criterios después de dos horas de debate en la sede central de UPCN. Uno de los puntos que se omitieron fue el pedido de elevar las indemnizaciones para evitar que se acentúe la caída del empleo. “Hoy a los empresarios les sale barato despedir”, dijo un dirigente de uno de los gremios industriales más afectados por los despidos.

La cruzada gremial por Ganancias continuará mañana en el Congreso. Una delegación de dirigentes expondrá ante diferentes legisladores sobre el verdadero impacto del tributo en los salarios. Los gremialistas intentarán impulsar un proyecto de ley propio y pedirán acelerar el debate parlamentario. Moyano y el sector de “los Gordos” (representantes de los grandes gremios) coincidieron en que no era conveniente activar una protesta al Congreso para presionar por el tratamiento de alguna de las muchas iniciativas que promueven una reforma tributaria.

Durante la reunión en UPCN, en la que participaron 15 dirigentes, Moyano blanqueó que es uno de los interlocutores directos que tiene Macri. También lo hicieron Barrionuevo y Gerónimo Venegas, aunque ellos no precisaron si hablan con el Presidente o con sus funcionarios. Según los tres sindicalistas, el Gobierno anunciaría en el corto plazo recortes en la empresa estatal Aerolíneas Argentinas, un ajuste en el reparto de fondos para planes de infraestructura y ampliará a más áreas las importaciones.

También deslizaron una interna en el oficialismo entre los funcionarios más políticos y los de origen empresarial. “Unos nos dicen una cosa y otros, todo lo contrario. No tienen un plan B”, expuso uno de los tres sindicalistas que se jactan de tener diálogo con el Gobierno.

Además de las demandas por los despidos y Ganancias, las tres vertientes de la CGT exigieron conocer la letra chica del plan antiinflacionario del Gobierno y sumaron a su lista los viejos pedidos para universalizar las asignaciones familiares y aplicar el 82% móvil a las jubilaciones. Acordaron además rechazar cualquier limitación al derecho a huelga y el protocolo de seguridad que rige a veces para contener las protestas callejeras. Y se pidió la “no intromisión de ningún órgano externo ni gubernamental en la vida institucional” de los sindicatos. El planteo, puntualmente, es por la intervención judicial del Sindicato de Obreros Unidos Marítimos (SOMU), cuyo líder, Omar Suárez, afronta varias acusaciones en los tribunales.

Dispuestos a no ceder terreno, los sindicatos se trazaron una hoja de ruta para el corto plazo. Primero escenificarán su poder con la movilización del 29 de abril al Monumento al Trabajador y presionarán por Ganancias. Y en lo que sería un segundo paso buscarán recuperar sus sitios de privilegio en los directorios de los organismos vinculados a la seguridad social, como el PAMI o la Anses.

El proceso de reunificación de la CGT contempla una parada final: el 22 de agosto. Ese día habrá un congreso normalizador de delegados para renovar la comisión directiva. Ya hay candidaturas en danza. (La Nación)

Dejar un comentario



Publicidad

OPI Video