Publicado el: 4, Abr, 2016

Panama Papers: millonarios giros en dólares al exterior de un socio de Cristóbal López


La AFIP denunció a Cristóbal López por maniobras fiscales
04/04 – 09:20 – De Achával hizo una serie de préstamos a una sociedad offshore de Nevada; los fondos fueron depositados en Alemania y Suiza.

Por: Iván Ruiz, Maia Jastreblansky, Hugo Alconada Mon
Cinco días antes de dejar la presidencia, Néstor Kirchner les obsequió un decreto a Cristóbal López y a su socio en el juego porteño, Federico De Achával. Les prorrogó su concesión para explotar máquinas tragamonedas hasta el 2032, con la condición de que aumentaran la cantidad de slots: “Se intima a la concesionaria del Hipódromo Argentino de Palermo a incrementar el parque de máquinas electrónicas de resolución inmediata, atento las necesidades del mercado lúdico”. Así, el exPresidente los obligaba a ampliar el negocio del juego con más juego.

Desde entonces y al menos hasta el 2013, Hipódromos Argentinos de Palermo (HAPSA), la sociedad que preside De Achával y que selló una unión transitoria de empresas (UTE) con López para explotar las tragamonedas del predio palermitano, sacó del país 70 millones de dólares. Lo hizo a través de Val de Loire, una sociedad offshore de Nevada, el paraíso de los juegos de azar. Los depositó en cuentas de Alemania y Suiza. La ruta comenzó en Buenos Aires, tuvo gestiones en Uruguay y Panamá, luego Estados Unidos, y de allí a la banca europea.

En una investigación impulsada por el Consorcio Internacional de Periodistas de Investigación (ICIJ, en inglés) y el diario alemán Süddeutsche Zeitung, LA NACION y El Trece analizaron 11 millones de emails y documentos de Mossack Fonseca, un estudio de Panamá dedicado a crear sociedades offshore. De allí surgen los nombres de centenares de argentinos en paraísos fiscales. Entre ellos, el presidente Mauricio Macri, el futbolista Lionel Messi, el intendente de Lanús,
Néstor Grindetti, o el ex secretario privado de Kirchner, Daniel Muñoz.

En el caso de HAPSA, esos registros revelan múltiples gestiones, el posible uso de managers como pantalla y las transacciones que le permitieron sacar de la Argentina lo que, al tipo de cambio vigente, superan los $ 1000 millones. Y una sociedad offshore clave: Val de Loire.

Consultados por LA NACION, voceros de López deslindaron todo en Achával. “Val de Loire es de él. La usa para sacar parte de las ganancias de Hapsa al exterior y Cristóbal no tiene nada que ver con eso”, indicó ayer un portavoz del Grupo Indalo.

También a través de un vocero, sin embargo, De Achával negó ser el dueño de Val de Loire. Sostuvo que es Edmund Ward, de pasaporte británico, con domicilio en Delaware, para luego indicar que Ward es “representante de otros”, a los que identificó sólo como “inversores americanos”.

La unión entre López y De Achával lleva años. Se asociaron para explotar las salas de azar del Hipódromo de Palermo. En marzo de 2007 Casino Club SA, sociedad insignia de López en el juego, y HAPSA, la firma presidida por De Achával, conformaron una nueva sociedad, Compañía de Inversiones en Entretenimientos SA. Hoy mantienen 4600 slots encendidos las 24 horas, al nivel de los más grandes casinos de Las Vegas. La actividad, de acuerdo a las normas de prevención de lavado, se encuentra catalogada como de alto riesgo.

¿Cómo fue el paso a paso de la operatoria para sacar los dólares? El 26 de octubre de 2005 fue creada en Nevada la sociedad Val de Loire LLC con el número 120649 en los registros de Mossack Fonseca en Panamá.En la Argentina, a su vez, Val de Loire se convirtió en accionista de HAPSA con el 37,21% de las acciones.

Como manager de la sociedad de Nevada se nombró a Ward, quien fue el suegro de Ramón Fonseca, fundador de Mossack Fonseca. Sin embargo, de acuerdo a un documento de agosto de 2014, el “beneficiario final” o “beneficial owner” de Val de Loire es De Achával. De ser así, esa sociedad sería sólo una pantalla para la actividad de HAPSA en el exterior.

Consultado por LA NACION, De Achával insistió a través de un vocero en que no es el dueño oculto de Val de Loire y volvió a señalar al británico Ward.

Los “préstamos”

Entre febrero de 2007 y junio de 2013 HAPSA le otorgó 61 préstamos a Val de Loire. Cada solicitud de dinero fue por entre 1 millón y 2,5 millones de dólares. Fueron al menos US$ 69,2 millones bajo esta modalidad. Los depósitos se hacían en cuentas bancarias de Deutsche Bank AG de Hamburgo y del PKB Privatebank de Suiza. Los convenios se formalizaron en “contratos mutuos” con la venia de Achával y de Ward al final de cada documento. En algunos casos, sólo quedó huella de la solicitud del préstamo, pero no el acuerdo final.

El mecanismo fue siempre el mismo: Enrique Vienni, director ejecutivo de HAPSA en Argentina (que en Panamá opera por la offshore Laforex Trading), le escribía una carta a Val de Loire en la que le pedía que hiciera una solicitud de préstamo a HAPSA. Las cartas eran remitidas a las oficinas del Estudio Damiani en Uruguay, que manejaba el contacto con Mossack Fonseca. Días después, Ward (por Val de Loire) y Achával (por HAPSA) suscribían el mutuo para la transferencia de dinero.

Un ejemplo: “HAPSA da en mutuo al Deudor, quien lo recibe de conformidad, la cantidad de U$S 2.000.000 (dólares estadounidenses dos millones). Dicho importe el Deudor lo ha recibido de HAPSA mediante transferencia bancaria a la cuenta Nº 600-XXXXXXX abierta en el Deutsche Bank AG (Hamburgo) a nombre de Val de Loire LLC. La constancia de acreditación efectiva de los fondos servirá como suficiente recibo y prueba de la entrega de los fondos”.

La clave estuvo en los convenios para la devolución del dinero prestado: se decidió que Val de Loire, en tanto accionista de HAPSA en la Argentina, no percibiría los dividendos que le corresponden hasta cancelar la deuda. Por caso, uno de los “convenios de refinanciación”, firmado en 2008, señaló: “Hasta la total y efectiva devolución del importe financiado, en cada fecha de pago de dividendos, HAPSA retendrá el cien por ciento de los importes que le corresponden al deudor [Val de Loire] en su calidad de accionista de HAPSA e imputará tales importes a la cancelación parcial y/o total del préstamo”.

Así, si De Achával se encuentra detrás de Val de Loire (por ser el beneficiario final), Hipódromos de Palermo se “autoprestaba” millones de dólares y depositaba el dinero en Alemania y Suiza. Para “autodevolver” el dinero y cerrar la maniobra, retenía las ganancias que en la Argentina le correspondían a Val de Loire.

Los últimos préstamos que HAPSA le hizo a Val de Loire, registrados en 2013, fueron en bonos: dos solicitudes en marzo y en junio de ese año por 2.014.890 de valores nominales de BODEN 2015 RO15.

Ante la consulta de LA NACION, De Achával indicó a través de un vocero que la operatoria es “habitual” en el mundo empresario y es una forma de anticipar dividendos a los accionistas a través de préstamos que generan intereses sobre los que se pagan impuestos. Todo está bancarizado, afirmó, y declarado ante la AFIP.

A lo largo de la operatoria, López no aparece directamente con su nombre en los mails de Mossack Fonseca. Sin embargo, otro documento hallado por LA NACION muestra que Val de Loire tuvo un rol clave e hizo gestiones millonarias para que Casino Club SA pueda expandir su negocio.

No sólo eso. En una de las cartas del estudio Damiani a Mossack Fonseca en donde se analiza si Achával es una persona políticamente expuesta (PEP), se señala: “Este cliente tiene en su operativa como uno de sus socios al señor Cristóbal López que es un empresario con alta exposición mediática por su cercanía al poder político y que por lo tanto lo vuelve más vulnerable a ser relacionado con escándalos mediáticos, aún sean infundados, con el riesgo reputacional que esto conlleva”. (La Nación)

Dejar un comentario



Mostrando 1 Comentario
Publica tu comentario
  1. ALEJANDRO dice:

    LAZARO BAEZ , ATERRIZO EN SU AVIÓN PRIVADO EN SAN FRENANDO Y LO DETUVIERON .

Publicidad

OPI Video