Publicado el: 12, Abr, 2016

En cinco años, el escribano de Báez cuadruplicó su patrimonio


En cinco años, el escribano de Báez cuadruplicó su patrimonio
12/04 – 09:30 – Leandro Albornoz certificó operaciones del empresario K y de los Kirchner. El domingo allanaron su oficina.

Por: Claudio Savoia
Su rol pocas veces lo obligó a salir de detrás de un escritorio, sobre el cual sólo circulaban los documentos y papeles que debía certificar con su firma. Y mal no le fue: Leandro Albornoz, el escribano que estampilló decenas de operaciones de Lázaro Báez y también de la familia Kirhner, logró cuadruplicar su patrimonio declarado en sólo cinco años. Mientras que en 2008 admitía ser dueño de un patrimonio que no llegaba a los 600.000 pesos, en 2013 arañó los 2,3 millones. Incluso en uno de esos ejercicios, el 2011, Albornoz logró duplicar su hacienda, que pasó de un millón de pesos a 2,2 millones. Un escribano exitoso.

La información está contenida en el expediente judicial que investiga el posible lavado de dinero a través de la empresa Hotesur, perteneciente a la ex presidenta Cristina Kirchner y su familia.

En 2008, Albornoz declaró ser dueño de seis inmuebles, de los cuales en cuatro sólo poseía el 50 por ciento, y tres eran terrenos en El Calafate. Además, dijo poseer autos y tener una participación accionaria en dos empresas: Ewin Terra S.A. y Valle Mitre, la firma de Lázaro y Martín Báez que durante años administró el hotel Alto Calafate de Cristina Kirchner. La mejoría económica del escribano durante ese año fue moderada: lo inició con 598.525 pesos y lo cerró con 807.583 pesos.

Un año más tarde empiezan las curiosidades. Albornoz sólo declaró tres inmuebles, la misma cantidad de acciones de las mismas dos empresas, pero un capital de 863.868 pesos. Tampoco tuvo cambios en la composición de sus bienes en 2010, pero la valorización de esas tenencias llevaron su patrimonio a superar el millón de pesos.

Pero el gran año fue 2011, el mismo en que tras la muerte de Néstor Kirhner su viuda y el socio de la familia, Lázaro Báez, comenzaron una nueva etapa en los negocios. En ese año dorado, Alboronoz logró duplicar su patrimonio, de 1.025.251 pesos a 2.260.688 pesos. Un golazo.

En 2012, a los bienes y participaciones societarias de los períodos anteriores, Albornoz le sumó un 2% de la empresa Dactilys y Boden 2013 por 26.000 pesos. Sin embargo, la suma total cayó por primera vez: el año cerró con poco más de dos millones de pesos.

El último año incluido en la información impositiva que está en el expediente del caso Hotesur, 2013, el escribano mantuvo sus bienes pero modificó su portafolio financiero, con la compra de Boden 2015 por casi 31.000 pesos. El patrimonio neto de Albornoz al cierre de ese año fue de 2.273.355 pesos. Casi cuatro veces más de lo que tenía un lustro antes.

Pero la economía floreciente del escribano no lo salvó de las malas noticias. En el operativo judicial del domingo, que duró casi nueve horas, los gendarmes enviados por el juez Casanello al estudio de Albornoz se llevaron 30 cajas con información, varias bolsas de consorcio con carpetas y filmaciones de las cámaras de circuito cerrado.

Quizás por la importancia que el material secuestrado en la escribanía podría tener para el avance de la investigación, el juez dispuso que el producto del allanamiento fuera trasladado a Buenos Aires de inmediato en un avión de la Gendarmería, tal como consignó el diario La Nación.

Desde que lo incorporó a su cartera de clientes, en 2004, Albornoz constituyó la mayoría de las sociedades de Báez, rubricó la decena de operaciones inmobiliarias entre el empresario y los Kirchner, y fue el creador de Valle Mitre, la empresa en la que siempre conservó un porcentaje accionario pero que funcionó como el portaaviones de los Báez para gerenciar el hotel de la familia Kirchner Alto Calafate, a través de la empresa Hotesur.

Los contratos entre esas dos firmas, por el supuesto alquiler de cientos de habitaciones durante años que según investigó la justicia en verdad siempre estuvieron vacías, representan una de las puntas más ostensibles del enredado ovillo judicial que a toda velocidad estaba desenredando el juez Claudio Bonadio, hasta que tras una serie de allanamientos en varias empresas y domicilios de Río Gallegos, Calafate, Bariloche y Comodoro Rivadavia la cámara federal le sacó la causa con la velocidad de un rayo. Pero la información sigue ahí. (Clarín)

Dejar un comentario



Mostrando 2 Comentarios
Publica tu comentario
  1. Jaime dice:

    Son todos EXITOSOS x Estos lados. y bueno el hombre firmó muchos papeles k se le va ser. Muchos progresan y esta bien. Pero con plata nuestra todos son EXITOSOS. Y más de lo mismo y van. El único k no progresa es el k sale día x día a pelearla. El pobre infeliz como muchos k nos kedamos sin trabajo. Gracias Opi.

  2. Tiemblan los kukas.-Estos cerdos traidores deben ser enjuiciados y metidos tras las rejas.-Esta despertando la justicia argentina y se encontro con el desastre del kirchnerismo.-Carcel y confiscacion de bienes.-

Publicidad

OPI Video