Publicado el: 19, Abr, 2016

Macri les pidió a los empresarios que “cuiden el empleo”


Macri les pidió a los empresarios que "cuiden el empleo"
19/04 – 10:30 – En un encuentro en la quinta de Olivos, les reclamó además que no suban los precios y que inviertan más

Por: Jaime Rosemberg
Comenzó con un sutil pase de facturas, al enrostrarles a muchos de los presentes con una media sonrisa no haber “creído que Cambiemos podía ganar la elección”. Pero el presidente Mauricio Macri olvidó cuentas pendientes y aprovechó la presencia de un centenar de los empresarios más importantes del país, convocados por él a la quinta presidencial de Olivos, para reclamarles que inviertan. “Eso es lo que la Argentina necesita de ustedes”, les dijo. Y les pidió que hagan “el mayor esfuerzo de cuidar a sus empleados”, en momentos en los que la crisis brasileña comienza a afectar la economía local.

El Presidente no olvidó los aumentos de precios, eje de las duras críticas que dirigió al empresariado en la reciente reunión anual del Cippec. “Reconocemos que la inflación es responsabilidad primaria del Estado, pero hay que pensar en el país a 30, 40, 50 años”, dijo Macri. Los invitados se retiraron conformes y aliviados por el tono del discurso presidencial, y se comprometieron a apoyar al Gobierno en los próximos meses.

El Gobierno había puesto muchas expectativas en la reunión con los empresarios nacionales, en momentos en los que la inflación no cede, los aumentos de los servicios afectan a una amplia franja de la población y se suceden los despidos en distintas reparticiones estatales.

La convocatoria, a cargo del ministro de Producción, Francisco Cabrera, fue exitosa. Minutos antes de las 18, horario previsto para el discurso del Presidente, la amplia mayoría de los invitados ya estaba en el espacioso quincho de la quinta presidencial de Olivos.

Cuando el Presidente comenzó a hablar se agolparon, en primera fila y entre muchos otros, Cristiano Ratazzi (Fiat), Eduardo Elsztain (IRSA), Paolo Rocca (Techint), Carlos Miguens (grupo Miguens), Alejandro Bulgheroni (grupo Panamerican), Gabriel Martino (HSBC), José Luis Manzano y Adelmo Gabbi (Bolsa de Comercio).

Siguiendo su discurso de los últimos días, Macri reconoció que “hay mucha gente que la está pasando mal” y justificó de ese modo los 30.000 millones de pesos invertidos en el “paquete de ayuda social” anunciado el sábado, junto a los ministros Jorge Triaca (Trabajo) y Carolina Stanley (Desarrollo Social). De todos modos, afirmó que “vamos bien, y ya se empiezan a generar empleos genuinos”.

El enojo de Macri con muchos empresarios, a quienes en la cena del Cippec acusó de “aprovechar la libertad para remarcar precios de manera descarada”, quedó en evidencia en el inicio de sus quince minutos de discurso.

“Acá hay gente que puso primera y otros que todavía están pensando. La manera que tienen ustedes de luchar es invirtiendo, y eso es lo que la Argentina necesita de ustedes”, dijo Macri. En el primer grupo incluyó a Ratazzi y la empresa Toyota, que anunciaron inversiones, al igual que Bridgestone y el supermercadista Alfredo Coto.

De inmediato, y con los recientes despidos de empresas estatales y privadas en mente, el Presidente apuntó a la necesidad de mantener los actuales niveles de empleo. “Nos está afectando Brasil, pero se va a recuperar. Hagamos el mayor esfuerzo por cuidar a nuestros empleados”, dijo desde un atril y rodeado por buena parte de su gabinete.

Grandeza y responsabilidad

Luego de pedir a los hombres de empresa ser “responsables” con los aumentos de precios, buscó un compromiso global que los empresarios, de quienes -trascendió en la Casa Rosada- esperaba un mayor apoyo desde que asumió el poder. “Confío en ustedes. Entusiásmense con lo que estamos viviendo. Éste es un momento donde se requiere que todos los argentinos pongamos lo mejor de cada uno, que tengamos grandeza y responsabilidad”, dijo el Presidente.

La posibilidad de que ingresen inversiones extranjeras durante el segundo semestre fue tema de conversación durante toda la jornada. El presidente provisional del Senado, Federico Pinedo, contó en un almuerzo de la Fundación Río de la Plata (FURP) que el ministro de Hacienda, Alfonso Prat-Gay, fue receptor de inquietudes de inversores, que preguntan “si los empresarios argentinos invierten en el país”.

Consultado sobre el tema luego del encuentro con los empresarios , Cabrera dijo a LA NACION: “Hay inversiones latentes por US$ 20.000 millones que son empresas radicadas en el país, y que ya están decididos. Para las obras de infraestructura, en cambio, muchos esperan que el Estado o los locales inviertan para luego venir ellos”, afirmó.

Entre los empresarios, la sensación era de optimismo. Por un lado, porque el Presidente dejó el tono agresivo de lado y, por otro, porque coinciden con el Gobierno y creen que se verá una mejoría en la situación general durante la segunda parte del año.

“Hace seis meses teníamos cepo, retenciones y un país en un desorden total. Ahora vamos hacia un país más ordenado, y sin depender totalmente de Brasil. Para nosotros, son noticias extraordinarias”, dijo Ratazzi en la sala de prensa de la quinta presidencial, luego de la reunión. Para Maurizio Bezzecheri, de Enel (Edesur), “fue una reunión muy productiva donde el Presidente pidió mantener las fuentes de trabajo e hizo un llamado a la inversión”, afirmó.

En el Gobierno también se mostraron conformes con la reunión, que se extendió por una hora más y terminó con una generosa bandejeada de canapés de salmón y minihamburguesas. “No hubo anuncios o medidas concretas como tal vez alguno esperaba, pero fue más bien apelativo, y estaban todos los grandes”, festejó ante LA NACION uno de los ministros presentes. (La Nación)

Dejar un comentario



Publicidad

OPI Video