Publicado el: 21, Abr, 2016

Las cuentas “puente” para sacar el dinero


Lázaro Báez empresario de la construcción – Foto: OPI Santa Cruz/Francisco Muñoz
21/04 – 10:00 – Fariña mencionó varias financieras para mover la plata, además de los vuelos con bolsos

Lejos de los supuestos aviones repletos de bolsos de dinero, a lo largo de su declaración como flamante arrepentido, Leonardo Fariña aportó nombres y precisiones sobre cómo habría sido la metodología cambiaria y financiera utilizada para sacar del país millones de dólares y euros.

Fariña también enumeró los nombres de varios operadores, en particular a Santiago Walter Carradori, Ernesto Clarens y Maximiliano Goff Dávila, y firmas que sostuvo que habrían participado en esas maniobras y que, según él, podrían aportar más detalles o constancias sobre sus afirmaciones.

Así, el otrora valijero identificó al dueño de la financiera Invernes, Ernesto Clarens, como el encargado durante los últimos años de cambiar los pesos recaudados por las coimas en la obra pública a dólares o euros. “El encargado era Ernesto Clarens a través de Invernes”, afirmó. También señaló a Carradori, un ex funcionario de Energía -en la órbita del ministro Julio De Vido-, como el verdadero cerebro que habría permitido girar fondos al exterior, con escala en España, a través de la sociedad Samber & Tarex. “Yo no creo que Walter [por Carradori] tenga problemas en declarar; él tiene copia de toda la documentación; vive en City Bell, en una casaquinta, y tiene las oficinas en Puerto Madero”, afirmó, para luego plantear que Carradori acumulaba elementos para verificar sus dichos, como un teléfono que antes utilizó Fariña.

Alejado de los supuestos vuelos a Uruguay con bolsos repletos de dinero, Fariña detalló que la forma de sacar el dinero del país fue a través de las llamadas cuentas “puente”, de los créditos “backto back” y de “acercar puntas” -es decir, interesados en traer o sacar dinero negro-, mediante casas de cambio, sociedades de bolsa y cuevas de la City porteña.

En esa línea, Fariña precisó que a la financiera SGI la “empezaron a utilizar como un lugar necesariamente de paso ya que en Puerto Madero está a cinco cuadras de la City. En ese lugar tenés Alehc Group y cuatro o cinco lugares que se dedican a mandar guita, bajo la máscara de oficinas de Puerto Madero. Voy a hablar de otros lugares a través de los cuales se envió dinero: Maguitur, Turimar, Cohen Sociedad de Bolsa y Forex Cambio, todas ubicadas en el microcentro”, precisó.

Fariña citó un ejemplo: “Hay un grupo de chinos a quienes conoce Goff Dávila, que transfirieron US$ 500.000 compensando cables. La transacción se hizo en Marlin Group, que está en la calle Florida. Ese día estábamos Maximiliano Goff, yo y el suegro de Maxi. Nosotros les dimos US$ 500.000 en la mano y los chinos transfirieron ahí mismo desde la computadora la plata en una cuenta radicada en España, en el banco Sabadell”, contó.

Por el contrario, confirmó que Báez y sus colaboradores sí transportaron bolsos de dinero por avión y en camionetas, pero siempre dentro de la Argentina. Y que se movían entre la Patagonia, Chaco y la ciudad de Buenos Aires, para guardarse en la bóveda de SGI y los departamentos, en el barrio de Belgrano, de Báez y el presidente de Austral Construcciones, Julio Mendoza.

Esconder dinero de ese modo, según Fariña, generó problemas. “En una tanda de billetes, los últimos de un fajo quedaban inservibles por humedad y hongos, porque uno de los famosos lugares donde se guardaba dinero era la supuesta bodega [de Báez en su chacra de Río Gallegos], la bodega no eran solamente lockers, eran cajas ciegas en la parte de abajo, esos cajones daban al piso”, precisó. (La Nación)

Dejar un comentario



Publicidad

OPI Video