Publicado el: 22, Abr, 2016

“Había una zona liberada para vender droga”, dijo el fiscal del caso Time Warp


Para la Justicia, en el predio hubo un sistema de venta de droga
22/04 – 09:30 – Federico Delgado denunció que “la seguridad abrió los molinetes para que la gente entrara a mansalva”. Un cruce de llamadas daría cuenta que asistieron 7.000 personas más que las permitidas. Críticas a Prefectura

Federico Delgado, fiscal que investiga lo ocurrido en la fiesta Time Warp, en la que cinco jóvenes perdieron la vida, dio detalles de la causa y aseguró que gracias al testimonio de muchos de los testigos se puede asegurar que dentro del predio donde se llevó adelante el evento “había una zona liberada para vender droga”.

En diálogo con el periodista Reynaldo Sietecase, en Vorterix Rock, el fiscal reveló la serie de irregularidades que se cometieron el viernes pasado en Costa Salguero y que la investigación se encamina en ese sentido. Una de ellas es que –según el funcionario judicial- hubo más gente de la permitida. “Se produjeron avalanchas y la seguridad abrió los molinetes para que la gente entrara a mansalva. Más allá del número, lo que se sabe es que había muchísima más gente de la permitida”, remarcó Delgado.

“Lo dicen los testigos. Una de las claves es el hacinamiento, además de la escasez de agua, la mala atención médica y la venta de drogas. En eso coinciden. Hay muchos testigos que son habitúes de este tipo de fiestas que dicen que cada vez que Dell organiza fiestas pasa lo mismo. Ese es el vínculo”, expresó.

“El indicio más fuerte es que había una suerte de zona liberada para vender drogas”, remarcó el fiscal, quien dijo que ahora la tarea de los investigadores es demostrar que lo dicho por los más de 60 testigos es cierto. “No hay un video que muestre a un organizador de la fiesta vendiendo drogas. Pero hay dos grandes avenidas: la de los testigos que hay que corroborarlo y la propia dinámica que uno puede reconstruir a través del testimonios. Por lo menos se toleraba la venta de droga, ahora hay que ver si se fomentaba”, aclaró.

Específicamente sobre la causa, dijo que “hay un prófugo (Adrián Conci), un pedido de indagatoria en curso (Martín Gontad) y otras diligencias”. Sostuvo que se indagará a varios inspectores del gobierno de la Ciudad de Buenos Aires y cuestionó la labor llevada adelante por Prefectura.

Los interrogatorios que ordenó el juez tienen que ver con dos grandes vectores: “con la organización del evento y con lo que pasó adentro con los responsables de la hechura de la fiesta y segundo con todo lo que tenía que ver con la prevención adentro y que se tradujo en el exceso de gente y circulación de droga”, explicó.

“Es un triángulo (de responsabilidades) conformado por la Prefectura y la seguridad privada, los organizadores y el gobierno de la Ciudad. Prefectura tiene que cuidar los intereses privados y los intereses de nosotros en este caso. El tema es que la zona ribereña es jurisdicción de ellos y el viernes pasado se desdoblaron. Además de hacer la prevención pública tenía que hacer la prevención privada alquilada por los empresarios. Estaba de los dos lados del mostrador. Este es el gran problema”, criticó el fiscal Delgado.

Entre otros detalles, el representante del Ministerio Público dijo que pidió que la ministra de Seguridad, Patricia Bullrich, instruya a la Policía para que en el plazo de diez días finalicen los peritajes de los teléfonos y computadoras incautadas en el proceso de investigación.

“Trabajamos en la intervención de teléfonos. Vamos a ingresar a los teléfonos secuestrados y reconstruir las conversaciones para llegar a los proveedores. En un lapso breve y razonable investigaremos los números para llegar a los dealers”, sentenció.

Un entrecruzamiento de llamadas realizado por los investigadores daría cuenta que a la fiesta asistieron 20.492 personas, cifra que supera en 7.500 la capacidad permitida. El dato surge de un intercambio de mensajes de Whatsapp entre los organizadores del evento, informaron fuentes judiciales a la agencia Télam.

El gobierno porteño había habilitado una capacidad de 13.000 personas en la Time Warp. Según los controles que hizo la Ciudad y el informe que giró a la Legislatura, la cantidad de tickets vendidos había sido de poco más de 10.000. (Infobae)

Dejar un comentario



Publicidad

OPI Video