Publicado el: 25, Abr, 2016

Francisco a los adolescentes: “La felicidad no es una app de celular”


Inusual mea culpa del Papa a la clase media: "Debo profundizar más"
25/04 – 09:50 – Lo dijo en una misa para 70 mil chicos de 13 a 16 años. Habló en favor del amor “concreto” y contra la cultura consumista.

El papa Francisco le dio ayer un mensaje directo a los miles de adolescentes que se congregaron en la Plaza de San Pedro, muchos de ellos argentinos. Les dijo que su felicidad no depende de tener “muchas cosas” y que no es una “app” que se descarga al celular.

“Ni siquiera la versión más reciente podrá ayudarlos a ser libres y grandes en el amor”, proclamó el pontífice en la homilía de la misa que ofició ante la basílica de San Pedro para unos 70 mil adolescentes de entre 13 y 16 años. Hubo chicos de Argentina y también de Alemania, Estados Unidos e Italia.

“No confíen en quien los distrae de la verdadera riqueza, que son ustedes, cuando les digan que la vida es bonita sólo si se tienen muchas cosas”, añadió Bergoglio.

“El amor es el documento de identidad del cristiano”, dijo y aclaró que debe ser “concreto”, no de “telenovelas”.

El Papa aconsejó también a los chicos “querer a las personas sin desearlas como algo propio, sino dejándolas libres”. Y agregó: “Siempre existe la tentación de contaminar el afecto con el instinto de tomar, de poseer aquello que me gusta. La cultura consumista refuerza esta tendencia”.

“Pero cualquier cosa, cuando se exprime demasiado, se desgasta, se estropea; después se queda uno decepcionado con el vacío dentro”, explicó el pontífice.

Francisco volvió a utilizar el recurso del abuso de las nuevas tecnologías mediante la alusión a los celulares. Allí les dijo que la felicidad no es una “app que se descarga en el teléfono móvil”. En su homilía también aludió al “deseo de libertad” que experimentan los adolescentes y explicó: “Muchos les dirán que ser libres significa hacer lo que se quiera. Pero en esto se necesita saber decir no. Si no sabes decir no, no eres libre”.

La misa formó parte de los actos organizados, durante este fin de semana, dentro del programa del Jubileo de la Misericordia, el Año Santo que proclamó Bergoglio. Comenzó el 8 de diciembre de 2015 y concluirá el 20 de noviembre de 2016. El Papa lo convocó para ofrecerle a los católicos una oportunidad de hacer peregrinaciones y pedir perdón por sus pecados. En esta ocasión, decenas de miles de adolescentes llegaron a Roma para participar en eventos específicos organizados para ellos, en lo que se denomina “Jubileo de los Adolescentes” y que terminan hoy.

El sábado, el pontífice confesó a 16 adolescentes. Una de las elegidas explicó después cómo había temblado antes de acercarse a la silla del Papa. “Pero tan pronto como me senté, sentí que estaba al lado de una persona normal, no del Papa. Francisco realmente es uno de nosotros”, dijo Anna Taibi, de 15 años. Más tarde, en medio de un concierto de rock y rap en el Stadio Olímpico fue difundido un videomensaje suyo. Con un iPhone en la mano, dijo a la audiencia que vivir sin Jesús era como no tener cobertura. “Asegúrense de ir siempre donde hay una red: familia, parroquia, escuela”, afirmó. (Clarín)

Dejar un comentario



Publicidad

OPI Video