Publicado el: 2, May, 2016

Comenzaron a regir los aumentos de nafta y estallaron las quejas


Se desplomó la venta de naftas por primera vez en 6 años
02/05 – 09:10 – Las subas llegaron el domingo a las pizarras y los usuarios expresaron su preocupación. Los estacioneros dijeron que el ajuste es “inoportuno” y cuestionaron al Gobierno. En el Conurbano se paga $19 el litro de súper

Luego de negarlo durante toda la semana, el Gobierno avaló un aumento de las naftas en un mercado que si bien es libre suele moverse al ritmo de las pizarras de la estatal YPF.

Esta última suba, aplicada el fin de semana, ronda el 10%, y llevó el litro de la nafta súper a un rango que va de $17,10 a $17,48 en la Ciudad de Buenos Aires. En el Conurbano ese mismo combustible se llega a pagar más de 19 pesos. Y en otras provincias supera los 20.

De acuerdo con algunos sondeos privados, llenar el tanque cuesta un 45% más que hace un año, cuando la súper de YPF cotizaba alrededor de los $11 en la Capital Federal.

El cuarto aumento en los combustibles del año trastocó los cálculos del Ministerio de Economía, que pretende un descenso “drástico” de la inflación a partir del segundo semestre y generó una ola de críticas de los usuarios en las estaciones de servicio y en las redes sociales, que últimamente se transformó en una caja de resonancia ríspida para los anuncios del Poder Ejecutivo.

A diferencia de otros ajustes de precios, esta vez el movimiento también encendió la alarma entre los estacioneros. Por ejemplo, el presidente de la Federación de Entidades del Combustible de la provincia de Buenos Aires (FECOBA), Luis Malchiodi, dijo que está “desconcertado” por la decisión oficial.

“Nuestro sector va a pagar las consecuencias ya que la gente se restringe más en el consumo de nafta y provocará una caída en las ventas”, analizó.

Rosario Sica, presidente de la Federación de Empresarios de Combustibles de la República Argentina (FECRA) se refirió en los mismos términos y cargó contra el “amigo” Juan José Aranguren. “La venta de combustibles ya está cayendo, hay recesión, y la industria automotriz está paralizada porque se derrumbó el mercado automotriz brasileño”.

Este panorama se suma a una delicada situación del consumo. De hecho, la Confederación Argentina de la Mediana Empresa (CAME) informó que en abril sus ventas cayeron 6% y prevén que la recuperación tardará más que lo previsto.

La última suba –del 6%- había sido anunciada el 31 de marzo. Con el precio que alcanzó en ese momento, la Argentina había entrado en el “selecto” grupo de los países con los valores del combustible más altos del planeta. Hace un mes, el litro avanzó el equivalente a u$s1,05, situándose entre las más caras por encima de los u$s0,60 de los Estados Unidos, de los u$s0,64 de Colombia, de los u$s0,83 de Perú, los u$s0,87 de Paraguay o los u$s1,01 brasileños.

Ahora, con el 10% que se aplicaría desde mayo, la nafta súper, por ejemplo, pasará a costar 1,16 dólares por litro, mientras que la premium escalará a las 1,31 unidades de la divisa norteamericana. Esto supone que la Argentina se ubicará por encima de países como Polonia, Ruanda o Angola.

Otra de las preocupaciones por el ajuste se centra en el impulso que pueda tener en la inflación de mayo. Según la medición de la Ciudad de Buenos Aires, la incidencia del combustible en el total mensual es del 3 por ciento, por lo que el nuevo aumento golpeará en un 0,3% en el incremento de los precios del próximo mes. (Infobae)

Dejar un comentario



Publicidad

OPI Video