Publicado el: 5, May, 2016

Para evitar incompatibilidades, el primo de Macri vende su empresa


Para evitar incompatibilidades, el primo de Macri vende su empresa
05/05 – 09:50 – Calcaterra se desprenderá de Iecsa SA, una de las mayores proveedoras del Estado; la firma fue hasta 2007 del padre del Presidente y era cuestionada por la oposición

Por: Maia Jastreblansky
Ángelo Calcaterra, primo del presidente Mauricio Macri, inició el proceso de venta de la empresa Iecsa SA, una de las mayores proveedoras de obra pública de las últimas décadas. La firma fue la constructora insignia de Socma hasta 2007, cuando Franco Macri la desmembró del holding y se la vendió a su sobrino. Tras el cambio de gobierno y la incompatibilidad que implicaría presentarse a licitación en cualquier punto del país, la histórica compañía comenzó los trámites para buscar comprador.

Calcaterra atribuyó su decisión a motivaciones “personales”, según trasladaron sus allegados a LA NACION. Uno de sus más estrechos colaboradores reconoció: “Con este panorama político, para Iecsa será muy difícil trabajar. Siempre será cuestionada, aunque se trate de la empresa con mayor capacidad técnica y mejores antecedentes del mercado. Es una situación que puede perjudicar a la empresa, y al Presidente también”.

En las últimas semanas, en el mundillo de la obra pública, circuló que Nicolás Caputo, amigo íntimo de Macri desde su juventud, también vendería su constructora. Pero desde la firma desmintieron a LA NACION esa versión. “No hay ninguna intención de venta”, señalaron desde la sociedad en la que el empresario allegado al Presidente tiene el 21% de las acciones.

Iecsa, de Calcaterra, tiene una facturación de entre 300 y 400 millones de dólares por año. En su planta hay más de 3000 empleados. Desde la firma señalaron que habrá “una continuidad en el trabajo” a pesar del eventual cambio de dueños. Aseguraron que no va a haber despidos, que seguirán avanzando las obras que están en desarrollo y que continuarán los procesos licitatorios en curso.

Calcaterra ya contrató los servicios del banco de inversión internacional MBA-Lazard, que tendrá el mandato para realizar la venta de la empresa. La entidad ya terminó el prospecto sobre Iecsa para salir al mercado nacional e internacional. La estrategia es que los interesados ofrezcan un precio por la compañía a negociar con sus actuales accionistas.

La venta de Iecsa es todo un símbolo de época. Para Mauricio Macri, el emporio familiar de su padre se convirtió en una herencia algo incómoda desde que llegó a la Casa Rosada. Es que muchas de las sociedades que integraron el holding familiar fueron contratistas del Estado. Desde que asumió como cabeza del Ejecutivo, otorgarle contratos a un familiar implicaría una seria irregularidad.

En el mundillo corporativo todavía recuerdan cómo el propio Calcaterra quiso correrse de la obra pública de la ciudad de Buenos Aires cuando su primo asumió como jefe de gobierno porteño. “En ese entonces, Macri le preguntó: «¿Qué vas a hacer cuando sea presidente?». Finalmente ese momento llegó”, recordó un empresario que siguió la relación de cerca.

Sin ir más lejos, el mismo día en el que el líder de Cambiemos asumió al frente de la Casa Rosada, la oposición lo recibió con carteles con el nombre de su primo, como una manera de alertar por posibles futuros contratos.

Calcaterra compró Iecsa a la familia Macri en 2007. Pagó una parte al contado y otra en cuotas, durante más de siete años. Hoy, la constructora forma parte del grupo Obras, Desarrollos y Servicios (ODS) junto con la desarrolladora inmobiliaria Creaurban, Fidus SGR, Compañía Americana de Transmisión Eléctrica SA, Cincovial y la minera Geometales. Calcaterra tiene como socio minoritario a Ghella SPA, que actualmente tiene el 20% del paquete accionario. Se trata de la firma italiana que realizó el túnel del arroyo Maldonado, una de las obras insignia de Macri en su gestión en la ciudad.

De acuerdo con el ranking de contratistas del Estado que difundió el ex ministro de Planificación Julio De Vido, durante el kirchnerismo Iecsa se ubicó tercera en el podio, detrás de Techint, de Paolo Rocca, y de Electroingeniería, de Gerardo Ferreyra. En la empresa, sin embargo, aseguran que fue muy difícil ganar licitaciones durante el último gobierno. “Nos discriminaban por motivos políticos sin mirar nuestra capacidad técnica”, manifestaron.

Según los registros contables de la empresa, recién el año pasado Calcaterra terminó de pagar por Iecsa. Las últimas elecciones presidenciales, sin embargo, lo llevaron a recalcular el rumbo y decidió entonces vender. Según pudo saber LA NACION, ya hay cuatro empresas del exterior interesadas en la histórica constructora ligada a los Macri. Ahora empezará el proceso de negociación. (La Nación)

Dejar un comentario



Mostrando 2 Comentarios
Publica tu comentario
  1. Sergio dice:

    Si, seguro. Las empresas interesadas no serán alguna de las 30 off-shore que los Macri y sus ministros y empleados
    tienen en Panamá? Kagemusha…. O quizás alguna de Grindetti. Hay que disimular.-
    No es acoso Lanata quien declará que Macri presiónó a Clarín y Nación para que no hablen de los Panamá Papers.
    Les recuerdo que fue inútil porque los diarios del mundo hablan todos lo días.-
    De la cuentas para evadir impuestos y lavar dinero.-

  2. gauchita dice:

    y los opinadores donde estan? nada para decir de este delincuente? resulta que es socio de LAZARO y nadie dice nada? que pasa che? solo lazaro es el que tiene que estar en cana? ji ji ji de a poquito van a ir cayendo

Publicidad

OPI Video