Publicado el: 10, May, 2016

Ya se nota una caída de 6% en la producción de carne


Ya se nota una caída de 6% en la producción de carne
10/05 – 10:40 – En el primer cuatrimestre de 2016 se confirmaron los pronósticos que anunciaban un ajuste de la oferta de ganado. Las fuertes lluvias complicaron todavía más la llegada de vacunos a los frigoríficos.

Por: Matías Longoni
En el primer cuatrimestre del año la producción de carne vacuna en la Argentina retrocedió casi 6% respecto a igual lapso de 2015, como consecuencia del proceso de ajuste que inició la ganadería local para recomponer sus stocks de bovinos. Los problemas climáticos, que anegaron vastas zonas productivas el último mes, también ayudaron a que llegara una menor cantidad de hacienda a los frigoríficos.

El informe mensual de la Cámara de la Industria Frigorífica (CICCRA), que se elabora en base a datos oficiales, reveló este lunes que entre enero y abril se produjeron en el país unas 855 mil toneladas de carne (res con hueso), un 5,6% menos que en el primer cuatrimestre del año pasado. El motivo fue que se mandaron a los mataderos menos animales que hace un año, aunque parte de esa merma se compensó con una suba del peso promedio de faena.

¿Por qué hay menos oferta de bovinos? Era un proceso que se venía anunciando desde hace meses y que ahora se confirma. Como la ganadería recuperó rentabilidad frente a la soja, y como a la par se le quitaron las retenciones y las trabas para exportar de los últimos años, hay una renovada apuesta de los productores a recomponer sus rodeos e incrementar su producción a mediano plazo.

Esta tendencia se expresa en una caída del porcentaje de hembras que llegan a los frigoríficos: promedió el 40% en el primer cuatrimestre, según los datos de CICCRA. Es lo que los expertos definen como una fase de “retención de vientres”, pues los productores conservan madres para tener más terneros y así repoblar paulatinamente los campos. Por el contrario, en años recientes de “liquidación”, ese porcentaje de hembras crecía hasta el 46%.

Lo sucedido en abril con las intensas lluvias que inundaron extensas zonas productivas agravó esta retracción de la oferta. Así, el mes pasado se produjo 10% menos que carne y la faena cayó a solo 900 mil cabezas, debido a las complicaciones adicionales que sufrieron los productores.

Frente al visible ajuste de la producción de carne, podían suceder inevitablemente dos cosas: o se achicaba el consumo interno o se reducían las exportaciones, que ya habían tocado sus mínimos históricos en los últimos años. Sucedió más lo primero que lo segundo. La proporción entre ambos mercados continuó siendo de 94% a 6%. Es decir, en términos absolutos se ajustaron bastante más los despachos hacia dentro del país que las ventas externas.

El informe de CICCRA, al respecto, señaló que “el consumo per cápita de carne vacuna retrocedió entre los primeros cuatrimestres de 2015 y 2016, ubicándose en 56,2 kilogramos/año”. El ajuste de la demanda fue de 5,2%, casi paralelo a la caída de la producción.

Lo que convence a los argentinos de comer menos carne que hace un año es claramente el precio que deben pagar por el alimento. En comparación con abril de 2015, el valor promedio de la hacienda bovina se incrementó nada menos que 60,4%, bastante más arriba que la inflación. Ha sido esa fuerte suba, que se trasladó de modo lineal a los supermercados y carnicerías, la mejor expresión del ajuste que vive la ganadería. (Clarín)

Dejar un comentario



Publicidad

OPI Video