Publicado el: 31, May, 2016

Boudou dejó el Senado con una deuda de $ 126 millones por cuentas impagas


Amado Boudou jugando al sudoka en plena sesión - Foto: Clarin
31/05 – 07:30 – Una auditoría ordenada por Michetti reveló que el ex vicepresidente no pagó servicios públicos ni pasajes de Aerolíneas; los sobreprecios en las contrataciones podrían derivar en causas penales

Por: Gustavo Ybarra
El ex vicepresidente Amado Boudou dejó impagas todas las cuentas de servicios públicos y una millonaria deuda con Aerolíneas Argentinas en su último año de gestión. Así surge de la auditoría sobre el estado de la Cámara alta ordenada por su sucesora y actual presidenta de la Cámara alta, Gabriela Michetti , auditoría que también detectó fuertes sobreprecios en muchas de las contrataciones que podrían derivar en una denuncia penal.

El dato consta en el resumen del trabajo encargado por la vicepresidenta a la Universidad de Buenos Aires (UBA) poco tiempo después de asumir el cargo y que fue difundido ayer por la Dirección de Prensa del Senado, en el que también se destacan el aumento de la nómina salarial de la Cámara en más de 700 millones de pesos como consecuencia de la contratación de 2035 nuevos empleados y el pase a planta permanente de otros 1300 durante el último año de gestión del vicepresidente de Cristina Kirchner .

En declaraciones a LA NACION, Michetti calificó la situación como un “desorden administrativo” y denunció sobreprecios en las compras realizadas por la administración anterior (de lo que se informa por separado).

“Boudou dejó de pagar casi todas las cuentas del último año de su gestión: no pagó los pasajes de avión en la estatal Aerolíneas Argentinas ni las cuentas de luz, gas y TV por cable, por lo que dejó a la nueva administración una deuda de 126 millones de pesos”, precisa el comunicado de la vicepresidenta.

Del total de las cuentas impagas, unos 58 millones de pesos correspondían a Aerolíneas Argentinas en concepto de pasajes aéreos para senadores y funcionarios de la Cámara.

Según informó la vicepresidenta, desde su asunción “se canceló casi la totalidad” del pasivo con la aerolínea de bandera, que durante el kirchnerismo manejó el dirigente de La Cámpora Mariano Recalde.

Sobreprecios

En tanto, entre las irregularidades encontradas por los especialistas de la UBA que trabajaron en la auditoría se destacan algunos sobreprecios. Como ejemplo citan el servicio de streaming (transmisión por Internet de las sesiones y reuniones de comisiones), por el que, según el informe, “se abonaban 7000 dólares por mes” durante la administración de Boudou. “Hoy, con la licitación hecha correctamente, se abonan 1200 dólares”, destaca el informe.

“Otra contratación extraña es la del servicio de Bloomberg (información económica) para la oficina privada del ex vicepresidente, por 2125 dólares mensuales, la cual fue dada de baja inmediatamente”, agrega el resumen distribuido ayer a la prensa acreditada en la Cámara alta.

Tal como había adelantado Michetti a LA NACION el pasado 17 de mayo, del análisis de la gestión de Boudou surge que “todas las contrataciones se hacían por legítimo abono, sin llamar a licitación pública”. Es decir, no había un control exhaustivo sobre los valores que se pagaban por los servicios.

“El 40 % de las contrataciones por legítimo abono no tenían apertura de expedientes”, se destaca en otra parte del informe que pone la mira sobre la decisión de Boudou de duplicar el alcance del “fondo rotatorio” (que se usa para casos de emergencia o excepcionales), lo cual le permitió realizar compras de manera directa.

Por el uso de este mecanismo, el ex vicepresidente compró muebles de lujo para su despacho, tal como dio cuenta LA NACION en febrero de 2013.

El resumen de la auditoría entregado ayer también vuelve sobre la revisión de los nombramientos firmados por Boudou antes de dejar el cargo (fueron tres decretos a lo largo de 2015 por un total de 2035 empleados nuevos) y que fueron derogados por Michetti.

Según la auditoría, tras el trabajo realizado por una comisión revisora se reconsideraron 615 casos. “Pero las reincorporaciones se concretaron en planta temporaria, con reducción de una a tres categorías”, agrega.

“Además, se cancelaron más de 300 comisiones de servicios”, sistema por el cual empleados que pagaba el Senado cumplían funciones en otras reparticiones, destaca.

“El trabajo que hemos comenzado en el Senado no culminará hasta que sintamos que tenemos una institución con el nivel que se merecen todos los argentinos”, afirmó Michetti sobre la revisión de la gestión de Boudou. (La Nación)

Dejar un comentario



Publicidad

OPI Video