Publicado el: 31, May, 2016

Crimen de Micaela: el acusado contactó a más de 1.500 nenas por Faceboook


Crimen de Micaela: el acusado contactó a más de 1.500 nenas por Faceboook
31/05 – 07:30 – Tenía cuatro perfiles en la red social. “El 90% de sus contactos eran chicas de la edad de la víctima”

“Más que suficientes”. Así definen los investigadores a las pruebas recolectadas contra Jonathan Luna (26), detenido por el crimen de Micaela Ortega (12), la nena hallada muerta en Bahía Blanca tras 35 días de búsqueda. Además de la campera y el teléfono celular de la chica, hallados en la casa del sospechoso, cuentan con información clave sobre la actividad tenía el acusado Facebook. “En uno de perfiles que tenía abiertos en esa red social, había unos 1.700 contactos, de los cuales el 90% eran nenas de la misma edad de Micaela o aproximada”, reveló hoy el fiscal Rodolfo De Lucía.

Para llegar a esa conclusión, los investigadores analizaron la intensa actividad que tenía Luna en la red social. “Todavía no tuvimos un acceso total a los perfiles”, aclaró el funcionaria judicial, quien confirmó –tal como había adelantado Clarín– que el sospechoso mantenía cuatro cuentas abiertas, con distintos nombres: “Yona Moya”, “Yonii de River”, “Yoni Tkb Tkb” y “Rochi de River”, en la que se hacía pasar por una nena de 12 años. “Sabemos que estaban vinculadas entre sí, con las mismas fotografías. A través de una de ellas se habría contactado con Micaela”, especificó el fiscal. Según pudo saber Clarín, el sospechoso habría utilizado ese último perfil –que ya fue desactivado– para entablar una relación con la víctima.

Durante la investigación, que culminó el sábado con la detención de Luna y el hallazgo del cuerpo de Micaela, fue clave un reporte de una ONG de Estados Unidos que colabora en esclarecer casos de pedofilia y acoso a menores de edad. El Centro Nacional para Niños Perdidos y Explotados (NCMEC por su sigla en inglés) fue el nexo ante Facebook para dar con el chat en el que el acusado habría convencido a la víctima de que abandonara su casa. “Te va ir a buscar mi primo”, le habría escrito, haciéndose pasar por la falsa amiga.

Al respecto, el fiscal descartó que la decisión de Micaela estuviera vinculada a un problema con su familia: “Fue engañada. Esto le podría haber pasado a cualquier chica”, remarcó.

Con el sospechoso identificado, los investigadores interceptaron uno de sus teléfonos. Así llegaron a una conversación con su pareja, en la que la mujer lo acusaba de ser el hombre que aparecía en un video que mostraba a Micaela el día de su desaparición. “Lo identifiqué y le pregunté si era él. Me dijo que no y que cerrara el orto porque me iba a cagar matando”, contó ayer María Eliana Espinoza (56) a FM 93.1.

Al declarar ante la fiscalía, la mujer reconoció que un día Luna llegó todo embarrado y le dijo que le había robado el teléfono a una nena. “Me negó que hubiera matado a alguien y me volvió a amenazar. Siempre supe que la había matado, pero no hablé por miedo”, agregó Espinoza.

Ese camino condujo a los investigadores hasta la casa allanada el sábado a la noche. Si bien había trascendido que durante ese procedimiento el sospechoso había confesado el crimen, el fiscal relativizó esa versión. “A medida que íbamos encontrando pertenencias de Micaela, se puso muy nervioso, dio una explicación poco creíble y aportó datos sobre algo que habría sucedido con la nena”, contó De Lucía. Esa misma noche la Policía halló el cuerpo en un monte ubicado a unos 1.500 metros de la ruta 3. Los peritos determinaron que la nena fue golpeada y estrangulada con una remera. En los primeros exámenes no detectaron signos de abuso.

Ayer, tras más de cinco horas en el edificio de la fiscalía general, Luna se negó a declarar y quedó alojado en el penal de Saavedra, a 130 kilómetros de Bahía Blanca. La última vez que había estado en una cárcel fue el 19 diciembre de 2014, en la de General Roca, Río Negro, donde purgaba una condena a 5 años y 2 meses por un robo calificado. Al día siguiente debía regresar de su primera salida transitoria que logró por buena conducta, pero se fugó. Desde ese momento pesaba sobre él una orden de captura. Pero nunca lo encontraron. Ahora enfrenta una acusación por homicidio que podría conducirlo a una condena de cadena perpetua. (Clarín)

Dejar un comentario



Publicidad

OPI Video