Publicado el: 13, Jun, 2016

La casa donde vive Cristina, eje de una maniobra sospechosa


La Presidenta Cristina Fernández de Kirchner saluda desde la ventana de su casa a militantes del PJ Digital – Foto: OPI Santa Cruz/Francisco Muñoz
13/06 – 10:00 – La UIF investiga a Máximo Kirchner por un posible caso de lavado realizado con una operación inmobiliaria.

Por: Nicolás Wiñazki
Un nuevo informe oficial involucra en posibles maniobras de lavado de dinero al diputado por Santa Cruz, Máximo Kirchner, “CEO” de una cadena de hotelera y empresario de bienes raíces. La Unidad de Información Financiera (UIF) incluyó al legislador en el “documento de inteligencia 0026/2016”. Máximo es investigado por una operación inmobiliaria que realizó una de sus compañías, Los Sauces S.A, con otra llamada “Negocios Patagónicos” dirigida Osvaldo Sanfelice, administrador a la vez de los hoteles a la familia K. El dinero de esa maniobra financiera podría ser de origen delictivo.

El informe de la UIF es parte da la causa judicial “Los Sauces”, que ya indagaba a esa empresa de los Kirchner para saber si sus finanzas se usaron para cometer delitos de corrupción.

El inmueble que estaría bajo sospecha de los investigadores del intercambio de dinero sospechosos entre la empresa de Sanfelice y la de Máximo Kirchner es, nada más ni nada menos, que la casa de Río Gallegos en la que hoy vive la ex presidenta Cristina Elisabet Fernández. Ese domicilio está ubicado en la calle Mascariello 441.

Es un inmueble de historia notarial y económica llamativa. Según las denunciantes del caso “Los Sauces”, Stolbizer, y la abogada Martínez, esa casa fue declarada como propia por la ex presidenta Cristina Elisabet Fernández en su declaración jurada de bienes del año 2010, con una valuación de 964.320 pesos.

Pero en el 2012, el mismo inmueble figura en el Registro de la Propiedad de Río Gallegos como si fuera de la empresa Negocios Patagónicos, de Sanfelice, quien la habría comprado, según registros, por 200 mil pesos. O sea: 764.320 pesos menos que lo que la valuó la ex presidenta.

En el 2012, además, otra vez la misma casa habría cambiado de dueños para pasar a formar parte del patrimonio de “Los Sauces S.A”, la firma de los Kirchner, por al que Máximo está ahora siendo investigado tanto por la UIF como por la Justicia. En esta última operación de re-compra de esa casa de casi 900 metros cuadrados, la familia K pagó, según las denunciantes, 250 mil dólares.

La causa “Los Sauces” fue iniciada en los tribunales por las denunciantes Margarita Stolibizer, diputada del GEN, y por su abogada, Silvina Martínez. Stolbizer cree que esa empresa de los K puede haber sido usada para cobrar “sobornos” de los inquilinos de las casas y departamentos que compró la firma, todos rentados por contratados dueños de concesiones del Estado, como el ex constructor Lázaro Báez o el ex zar del juego Cristóbal López. Y también pidieron que se investigue si las finanzas de esa sociedad darían indicios de posible enriquecimiento ilícito de la ex presidenta. Ahora se suma una nueva variable a la causa.

Es el informe sobre el posible lavado de dinero en el que involucrado Máximo, primero ante la UIF y luego incluido en la Justicia, empezó por una pesquisa lateral a en la causa “Los Sauces”.

El organismo antilavado empezó a estudiar los movimientos de una empresa llamada Agosto S.A, de la que es socio Sanfelice. Según el diario La Nación, la UIF detectó que la compañía no tuvo movimientos económicos desde que fue creada en el 2011, pero entre el 2013 y el 2015 le facturó alrededor de 15 millones de pesos a empresas del Grupo Indalo, del empresario K Cristóbal López.

En el análisis que hicieron los expertos de la UIF respecto a Agosto S.A. se fueron descubriendo otras posibles irregularidades, como transferencias de fondos entre ésta firma y Negocios Patagónicos S.A, también dirigida por Sanfelice.

El enredo societario y de compañías llegó además a la familia Kirchner. La empresa Negocios Patagónicos, de Sanfelice, figuraba en una operación económica por una propiedad realizada en consonancia con “Los Sauces”, de los Kirchner.

Fue por esa maniobra financiera por la que un banco o una inmobiliaria emitió un Reporte de Operación Sospechoso (ROS). Esa acción se trata de una alerta financiera que se comunica a la UIF cuando los intermediarios que participan de la operatoria dudan de los modos o los montos que se manejaron entre las partes para que la maniobra se concrete.

El origen del dinero que manejaron Negocios Patagónicos y Los Sauces podría ser de origen delictivo. Esta hipótesis, documentada, fue incluida en la causa que investiga Bonadio y Rivolo, aunque el resultado del estudio de la UIF sobre el tema no trascendió.

La UIF informó en su momento que no difunde a los medios los reportes sospechosos de posible lavado de divisas, y sobre todo lo que están en desarrollo de evalucación, como el que protagoniza Máximo. Pero Clarín accedió a documentación sobre el tema gracias a fuentes que investigan las finanzas de los Kirchner, que poseían papeles oficiales sobre esta cuestión El nuevo presidente de la UIF, Mariano Federici, impulsó varias denuncias de corrupción en la Justicia. Su antecesor fue José Sbatella, quien sufre desventuras judiciales: el Guillermo Marijuán pidió su declaración indagatoria. Lo acusó de haber protegido a quien debía investigar: ex funcionarios K. (Clarín)

Dejar un comentario



Mostrando 1 Comentario
Publica tu comentario
  1. Rocker dice:

    Nadie puede pensar que es política cuando son transgresiones al código penal. Si no terminamos con toda corrupción las cosas nunca van a a andar bien.–

Publicidad

OPI Video