Publicado el: 21, Jun, 2016

Por los menores costos, las cuentas de Aerolíneas mejoran


El rojo de Aerolíneas, en las rutas al exterior
21/06 – 10:00 – La empresa ganó U$S 34 millones en el primer trimestre. Sueldos y combustibles, los ítems en los que más se ahorró

Por: Luis Ceriotto
La misma estructura: edificios, personal, cantidad de aviones. Hubo algunos cambios en las frecuencias de las rutas, pero básicamente son las mismas que un año atrás. Sin embargo, entre el primer trimestre del año pasado y el de 2016, Aerolíneas Argentinas y Austral pasaron de tener una pérdida operativa de 12,6 millones de dólares a una ganancia (antes de impuestos y cargas financieras) de US$ 33,9 millones. El precio del combustible, que bajó más del 30% y el costo de los salarios, cuya depreciación en pesos fue muy superior al incremento establecido en las paritarias, hicieron la diferencia principal.

Isela Costantini comenzó su gestión con viento de cola: durante el primer trimestre, que para ella comenzó el 1 de enero, Aerolíneas y Austral facturaron en conjunto prácticamente lo mismo que un trimestre atrás: 533 millones de dólares, según datos internos de la empresa obtenidos de manera extraoficial (los voceros de la compañía no quisieron hacer comentarios). Pero como el renglón costos se achicó sensiblemente, el balance provisorio arrojó una mejora significativa, de más de 45 millones de dólares. Los principales ítems donde se obtuvo el ahorro fueron combustible y sueldos: El precio del JP1, el combustible que usan los aviones y que representa aproximadamente 40% del costo de cada vuelo, cayó entre un año y otro de un precio promedio de 53 centavos por litro a 35. De esa manera, los gastos en conjunto de ambas aerolíneas se redujeron en casi 30 millones de dólares.

Los sueldos de los tripulantes de a bordo (pilotos y aeronavegantes) también bajaron, medidos en dólares. En el renglón pilotos, Aerolíneas y Austral ahorraron 8 millones de dólares. El ahorro en los sueldos de aeronavegantes superó los US$ 4 millones. Si bien los salarios en pesos se incrementaron en estos 12 meses (la paritaria que firmó Mariano Recalde fue del 32% para la mayor parte de este año), la depreciación del peso en diciembre y enero fue superior a 60%.

Sin embargo, el rendimiento de cada pasaje vendido (yield) es inferior a un año atrás. Si efectivamente los precios del combustible y personal hubieran sido los mismos, Aerolíneas no sólo hubiera tenido los mismos costos, sino incluso superiores. Además, hubo un ahorro importante en gastos de mantenimiento (US$ 2 millones), así como en un renglón contable como es la depreciación de la flota (US$ 6 millones a favor).

Las ganancias son exclusivamente operativas, esto es, los resultados por cada vuelo realizado. No tienen en cuenta los gastos de estructura como otros sueldos, edificios, impuestos, etc, que hacen de Aerolíneas una empresa que desde su estatización pidió al Tesoro más de 5.000 millones de dólares. La mayor parte de esos fondos los recibió Recalde al frente de la empresa.

Costantini la tiene bastante más difícil. El año pasado Recalde recibió subsidios por más de 500 millones de dólares. A la ex General Motors ya le avisaron que el límite para 2016 será de US$ 266 millones. Pero los ahorros conseguidos la eximen de tener que conseguir nuevos fondos hasta bien entrado el segundo semestre. Cuando se terminen los subsidios, aseguran en Aerolíneas, será el momento de conseguir algún tipo de préstamo en el exterior. (Clarín)

Dejar un comentario



Publicidad

OPI Video