Publicado el: 22, Jun, 2016

Pérez Corradi rechazó su extradición y señaló a sectores kirchneristas


Pérez Corradi rechazó su extradición y señaló a sectores kirchneristas
22/06 – 11:30 – Dijo que “autoridades importantes del gobierno anterior están involucradas” en los hechos por los que se lo investiga; apuntó contra Casanello

Por: Iván Ruiz
Ibar Pérez Corradi ejecutó un inesperado golpe de efecto en su proceso de extradición a la Argentina. Después de expresar el lunes ante los medios su intención de ser juzgado en su país por su supuesta responsabilidad en el triple crimen , el narcotraficante se desdijo ayer ante el juez paraguayo Julián López. “Desde el momento en que ponga un pie en la Argentina, mi vida corre peligro”, afirmó. “Mi mujer y mis hijos son paraguayos. Me quiero quedar acá”, insistió durante la audiencia en los tribunales de esta capital.

Es la primera vez que Pérez Corradi, prófugo los últimos cuatro años, deja constancia en actas oficiales de los supuestos vínculos de dirigentes kirchneristas con el narcotráfico. “Muchas autoridades importantes del gobierno anterior están involucradas en los hechos en los que yo también estoy siendo investigado”, le dijo al juez López. Remarcó que no siente que haya garantías para afrontar un proceso judicial en la Argentina y apuntó su desconfianza sobre el juez federal Sebastián Casanello -también pidió su extradición- y el juzgado federal de Mercedes.

¿Por qué Pérez Corradi dio marcha atrás en apenas 24 horas? ¿Hay una estrategia legal para negociar? “Estamos ordenando algunas cuestiones familiares. Tiene que firmar unos poderes para su mujer. Y, además, los hijos no tienen su apellido y él los quiere reconocer antes de volver”, explicó a LA NACION Carlos Broitman, su abogado. “En dos semanas estará en la Argentina”, arriesgó.

“¿De modo que el giro no se debió a una estrategia legal para negociar?”, le preguntó este diiario. Broitman se limitó a decir que están “terminando algunas cuestiones procesales en el juzgado”.

El abogado de Pérez Corradi sabe que cuanto más se extienda el regreso, mejor posicionado quedará su cliente en una negociación. Según pudo saber LA NACION, pese a que en el Gobierno dicen que no hay ninguna posibilidad de negociar nada con Pérez Corradi, el imputado intenta mejorar, entre otras cosas, sus condiciones de detención cuando sea trasladado a Buenos Aires.

La marcha atrás de Pérez Corradi fue una cachetada para el Gobierno, que esperaba su inminente regreso con aires triunfales. Por un lado, un interlocutor del oficialismo con allegados del narcotraficante atribuye su cambio de actitud a una disputa interna con sus abogados. “No lo pueden manejar así nomás a Pérez Corradi”, dijo. Desde otro sector del Gobierno, en cambio, están convencidos de que se trata de una maniobra orquestada justamente por sus abogados para continuar con una compleja negociación.

Tras la negativa, el diálogo del Gobierno con Pérez Corradi atraviesa su peor momento. “Ya no hablamos más con sus abogados”, soltó uno de sus interlocutores. Y recordó que le prometieron en vano más de una vez que su cliente se entregaría. “Dicen una cosa y sucede exactamente lo contrario”, sentenció.

La negativa de Pérez Corradi a ser extraditado mediante un proceso exprés -que avala la justicia paraguaya- no invalida el trámite, aunque impone otros plazos que dependerán, en gran parte, de la intención del imputado de dilatar el caso. La normativa local establece un plazo mínimo de 45 días, que dependerá de su actitud, pero también de los vaivenes diplomáticos.

Según pudo saber LA NACION, el juez paraguayo ordenaría su extradición apenas llegue el pedido desde la Argentina, que al cierre de esta edición no había ingresado en Paraguay. Pero Pérez Corradi tiene la potestad de apelar ese fallo al menos en dos oportunidades, hasta llegar a la Corte Suprema de este país.

En el Gobierno esperan que los plazos sean mucho más acotados. Confían en que el trámite tome velocidad en Paraguay a expensas de la buena relación con el gobierno local y, sobre todo, porque conocen el temor de la justicia local de mantener preso por un largo tiempo a un detenido como Pérez Corradi.

“Nosotros no queremos más problemas. Cuanto antes se vaya a la Argentina, mejor. Imaginate si le pasa algo acá”, dijo a este medio una alta fuente judicial paraguaya.

Diálogo judicial

Ante la posibilidad de que Pérez Corradi deseara extender su estadía en este país, desde el gobierno argentino ya iniciaron una vía de diálogo con distintas instancias judiciales paraguayas, entre ellas la Corte Suprema, para expresar su deseo de que Pérez Corradi sea juzgado en la Argentina cuanto antes.

El narcotraficante fue trasladado ayer, a las 7, hasta los tribunales de Asunción, con un fuerte operativo de seguridad. Encapuchado, primero ingresó en el despacho del juez López, donde prestó una breve declaración, de 20 minutos. “Lo noté muy preocupado por su situación en la Argentina. No estaba nada bien”, relató el magistrado. Inmediatamente después se presentó ante el juez Oscar Delgado, que lleva adelante la investigación sobre la utilización de documentos falsos para moverse en la clandestinidad. “Estaba muy nervioso”, detalló el magistrado, que firmó su prisión preventiva.

Ésa fue la última excursión prevista por Pérez Corradi ante la justicia paraguaya para esta semana. Regresó ayer al mediodía a su prisión, en la sede de las Fuerzas de Operaciones de la Policía Especial (FOPE), un lugar especialmente acondicionado con las medidas de seguridad que requiere su presencia.

Antes de retirarse de los tribunales de Asunción, Pérez Corradi vivió el momento más incómodo del día, cuando el juez Delgado quiso tomarle las huellas digitales como parte del procedimiento administrativo. “No tengo”, le respondió. Y le mostró sus dedos. Inmediatamente reconoció ser Ibar Esteban Pérez Corradi. (La Nación)

Dejar un comentario



Publicidad

OPI Video