Publicado el: 6, Jul, 2016

Los hijos de Báez replicaron a la UIF y negaron las cuentas en Suiza


Leandro, Melina y Luciana Báez partieron rumbo a Buenos Aires desde Río Gallegos, Luciana acompañada de su pareja Marcos Muller – Foto: OPI Santa Cruz/Francisco Muñoz
06/07 – 09:45 – Citados a indagatoria, presentaron un escrito ante Casanello y no respondieron preguntas

Por: Paz Rodríguez Niell
Tres de los cuatro hijos de Lázaro Báez -Martín, Leandro y Melina- se presentaron ayer a declarar en indagatoria en la causa por lavado de dinero que instruye el juez federal Sebastián Casanello . Ninguno contestó preguntas, pero presentaron escritos en los que negaron los cargos en su contra, se quejaron de la investigación y dijeron que el juez no tenía pruebas como para citarlos.

Martín Báez, ya procesado en esta causa, cuestionó el informe de la Unidad de Información Financiera (UIF) que fundamentó las citaciones. Ese informe advirtió a la justicia argentina sobre cinco cuentas en Suiza a nombre de los hermanos Báez por donde pasaron 25 millones de dólares que, de acuerdo con las pruebas del expediente, ellos no pueden justificar.

La UIF es un organismo antilavado que depende del Poder Ejecutivo. Obtuvo los datos de su par suiza después del viaje a la Confederación Helvética del juez y el fiscal Guillermo Marijuan . Sobre la base de esa información, la UIF no sólo pidió las indagatorias: también pretendía que los hijos de Báez quedaran detenidos. Ni el juez ni el fiscal estuvieron de acuerdo.

Ayer, las audiencias empezaron con la lectura de los cargos contra los acusados, cargos que como consecuencia del fallo de la Cámara Federal de la semana pasada se ampliaron. Ahora, Casanello incluyó también la sospecha de que parte del dinero supuestamente lavado proviene de adjudicaciones ilícitas de obra pública en favor de empresas de Báez y de sobreprecios en esas obras. Esta hipótesis se suma a la que ya sostenía el juez: que el dinero lavado tenía origen en un fraude al fisco con facturas falsas.

Hoy, por estos mismos hechos, declarará Lázaro Báez, señalado como el dueño de estos fondos de origen ilícito y preso en la cárcel de Ezeiza. También está citada su hija Luciana.

Respuesta y recusación

Leandro Báez afirmó ayer que no hay ninguna constancia de que él hubiera lavado dinero y que la citación “parecería responder más a una presión mediática y un claro direccionamiento” del caso contra él y su familia. Recordó, además, que tiene recusado al juez en un planteo que está en trámite y que la indagatoria sería una “respuesta” o “revancha” a esa recusación.

Melina Báez afirmó que ella nunca tuvo cuentas en el exterior, ni participación en Austral Construcciones ni en las demás empresas que están bajo investigación. Pidió volver a Río Gallegos, algo que hasta ahora el juez se negó a concederle. Al igual que Leandro, ella remarcó que el fiscal no había pedido su indagatoria y se quejó de estar siendo seguida por fuerzas de seguridad (medida que dispuso el juzgado para evitar su fuga).

La defensa de Martín Báez fue la de tono más técnico y su escrito -de siete carillas- fue el más largo. Dijo que no hay “ni el mínimo atisbo” de pruebas para imputarlo y cuestionó la validez de la presentación que hizo UIF. Sostuvo que no puede valorarse en su contra porque se basa en informes de inteligencia. Martín Báez argumentó ayer que la propia UIF “está admitiendo no haber seguido los carriles institucionales correspondientes” y que por eso pidió que se libraran exhortos formales para acceder a la documentación suiza que respaldaría el informe.

Además, dijo que las decisiones respecto de los bienes y las empresas eran de su padre y afirmó que esta causa se había convertido en una “incursión de pesca internacional”.

La visita de los hermanos Báez al juzgado de Casanello fue breve. Estuvieron acompañados por sus defensas. Los abogados de Martín son Daniel Rubinovich y Rafael Sal Lari. Los de Melina y Leandro, Santiago Viola y Claudia Balbín. (La Nación)

Dejar un comentario



Publicidad

OPI Video