Publicado el: 13, Jul, 2016

Gas: en la nueva resolución, el Gobierno reconoce que se equivocó


Aranguren: "Creo que Néstor Kirchner pensó en comprar Shell en 2003"
13/07 – 10:00 – Se publicó hoy la norma que pone un techo de 400% de suba para hogares. Ya lo había anunciado, pero cuando se aplicó hubo incrementos mayores. La interna Frigerio vs. Aranguren.

Por: Eduardo Paladini
Dos días después del anuncio político llegó la confirmación legal. El Gobierno nacional publicó esta mañana en el Boletín Oficial la resolución que modifica las tarifas del gas y pone un tope de 400% de aumento interanual para los hogares y un 500% para comercios y Pymes.

La resolución 129/2016 lleva la firma del Ministerio de Energía y Minería e introduce cambios en una norma anterior, la 99/2016, de principios de junio. Pero además, hace referencia explícita a ese primer intento de techo que incluía los mismos números pero que, cuando llegaron las boletas, fueron perforados hacia arriba y dispararon las quejas de los usuarios y los amparos judiciales.

El reconocimiento del error aparece en los considerandos de la nueva resolución. Está en los párrafos 4 y 5. Dicen así:

“Que mediante dicha Resolución N° 99/2016, se instruyó al ENARGAS para que las facturas que emitieran las prestadoras del servicio público de distribución de gas por consumos realizados a partir del 1 de abril de 2016, no superaran en más de un 400% en el caso de usuarios residenciales y 500% en el caso de usuarios del Servicio General P al monto final que, para dichos consumos, hubiere correspondido facturar de aplicarse al mismo usuario y para el volumen consumido en el nuevo período de facturación, las tarifas vigentes al 31 de marzo de 2016.

Que sin embargo, el significativo incremento del consumo de gas vinculado a las condiciones climáticas registradas en determinadas regiones del país, especialmente a las temperaturas considerablemente inferiores durante los meses de abril y mayo de 2016 respecto de las verificadas en los mismos meses del año anterior —sumado al hecho de que, por las condiciones de temperatura en dicho período de 2015, que favorecieron la disminución del consumo respecto de 2014, las tarifas de numerosos usuarios se habían visto reducidas debido a la aplicación de descuentos por ahorro establecidos por la Resolución de la ex SECRETARÍA DE ENERGÍA N° 226 del 31 de marzo de 2014— provocó que, aún con la aplicación de los topes de facturación establecidos en la Resolución N° 99/2016, se registraran facturas a usuarios por montos totales significativamente superiores a los del mismo período del año anterior”.

La corrección técnica encierra también una dura pelea interna dentro del Gobierno. Es la que enfrenta al ministro de Energía, Juan José Aranguren, con el de Interior, Rogelio Frigerio. Son ellos dos los que habían encabezado la reunión con gobernadores que derivó en el primer anuncio del tope. Aquella vez, la decisión se había leído como un triunfo de la postura del economista sobre el ex titular de Shell. Siempre dentro de un contexto que no debería olvidarse y que quedó claro en los últimos días: el principal impulsor del tarifazo fue y es el presidente Mauricio Macri.

Con ese tope inicial, de principios de junio, el parecía asunto terminado. Hasta que empezaron a llegar las boletas y el supuesto límite de 400% no fue tal. O al menos no como lo esperaba la gente. Y comenzó el pase de facturas, ya no de servicios sino políticas. Frigerio empezó a culpar a Aranguren por la diferencia. Y el ministro de Energía, al de Interior, por haber supuestamente explicado mal el tema del tope.

¿En dónde radicó la falla? En que el 400% regía para una parte de la tarifa y para un consumo similar al mismo bimestre del año anterior. Como este año hizo más frío, hubo más consumo, chau tope y hola escándalo. Se registraron subas por encima del 2.000%.

Con la crisis desatada, se reavivó la interna entre los dos ministros. Ahora, otra vez la lectura inicial de la decisión lo pone a Frigerio capitalizando una idea suya: la del tope “real” del 400%. El ministro del Interior quiere evitar nuevos problemas con los gobernadores. Aun cuando, como en muchos otros casos que resolvió, eso termine costando miles de millones de pesos extra para la Nación y abra nuevas dudas sobre las metas para reducir el déficit. Al menos en el corto plazo, política mata bolsillo. Aun viniendo de un economista como Frigerio.

De todos modos, esta preocupación por las cuentas -cuyo rojo en gran parte se debió en los últimos años a los subsidios a la energía-, explica también el remate de la nueva resolución. El artículo 3, el último, ordena: “Instrúyese al ENARGAS a adoptar las medidas necesarias a los efectos de concluir antes del 31 de diciembre de 2016 el proceso de Revisión Tarifaria Integral al que se refiere el Artículo 1° de la Resolución N° 31 de fecha 29 de marzo de 2016; a cuyo fin deberá realizarse la audiencia pública allí prevista antes del 31 de octubre de 2016”.

En castellano: más allá del paliativo, el Gobierno prepara los nuevos aumentos para 2017. (Clarín)

Dejar un comentario



Publicidad

OPI Video