Publicado el: 14, Jul, 2016

May pide tiempo a Europa y nombra más euroescépticos en puestos clave


May pide tiempo a Europa y nombra más euroescépticos en puestos clave
14/07 – 10:15 – Se comunicó con Merkel y Hollande. Y siguió armando su gabinete. Destituyó a “traidores”. Y nombró a más mujeres. Afirman que no habrá nuevas medidas de austeridad.

La primera ministra británica, Theresa May, comenzó hoy a trabajar sometida a la presión de Europa, que exige un Brexit rápido, y a las críticas por algunos nombramientos en su nuevo gabinete, incluido el del euroescéptico y polémico Boris Johnson como ministro de Exteriores. Pero eso no quitó que hoy siguiera nombrando a más eurofóbicos en su equipo y deshaciéndose de sus rivales.

Este jueves , la ministra británica pidió a los líderes europeos “tiempo” para preparar las negociaciones sobre la salida del Reino Unido de la Unión Europea, según informó la residencia oficial de Downing Street. May habló anoche por teléfono con la canciller alemana, Angela Merkel; el presidente francés, François Hollande, y el primer ministro irlandés, Enda Kenny, añadió la fuente.

En tanto, May siguió armando su gabinete. Y destituyó al responsable de Justicia, Michael Gove, con el que compitió por el liderazgo del Partido Conservador.

Gove fue una de las cabezas visibles de la campaña por la salida de Gran Bretaña de la Unión Europea junto con el ex alcalde de Londres, Boris Johnson, al que después traicionó al presentarse como candidato a dirigir el partido, un puesto que Johnson codiciaba desde hacía tiempo. Resultado: a Gove lo echaron y a Johnson lo nombraron ministro de Exteriores.

Johnson es una elección sorpresiva como nuevo jefe de la diplomacia británica. El ex alcalde de Londres fue uno de los líderes de la campaña a favor del Brexit y es conocido a nivel internacional, pero más por su informal excentricidad y sus características declaraciones poco diplomáticas que por su comportamiento de estatista.

En abril sugirió que el presidente de Estados Unidos, Barack Obama, albergaba un “desagrado ancestral” hacia Gran Bretaña porque tiene raíces en Kenia.

Investida jefa de gobierno el miércoles, menos de tres semanas después del voto británico a favor de la salida de Reino Unido de la UE, May se comprometió a “llevar a cabo el desafío” del Brexit, prometiendo al mismo tiempo “justicia social”.

Esta mañana, el nuevo ministro de Finanzas, Philip Hammond, pareció dar cuerpo a esa promesa al asegurar a los medios británicos que no habrá presupuesto de emergencia para el Brexit, y por tanto, quedan excluidas nuevas medidas de austeridad.

Como parte de su nuevo equipo, otras dos mujeres fueron promovidas a papeles relevantes en el gobierno: Liz Truss, ex ministra de Ambiente, reemplaza a Gove en Justicia, mientras Justine Greene, una de las leales a la nueva premier, pasa del ministerio sin cartera para Desarrollo Internacional al más importante ministerio de Instrucción.

Entretanto, la nueva premier despidió a los “cameronianos” de su gobierno: entre ellos el controvertido titular de Sanidad, Jeremy Hunt, y el de Cultura, John Whittingdale, “bestia negra” de la BBC, a la que quería redimensionar y reciente protagonista de un escándalo de trasfondo sexual con una prostituta.

“El gabinete trabaja de forma colectiva y tenemos una serie de personalidades diferentes y una serie de estilos diferentes y una serie de talentos diferentes”, debió admitir el secretario del Tesoro, Hammond, a la radio de la BBC. “El liderazgo y el tono los marcará la primera ministra”, aclaró.

“El primer reto es estabilizar la economía, enviar señales de confianza sobre el futuro, los planes que tenemos para el futuro, a los mercados, a los negocios, a los inversores internacionales”, dijo el funcionario a Sky News. “Gran Bretaña está abierta a los negocios. No le estamos dando la espalda al mundo”.

Hammond reconoció que las inversiones en el país se han visto afectadas desde que se dio a conocer el resultado de la consulta del Brexit.

“Ha habido una reacción fría”, dijo a la BBC. “Hemos visto un efecto en los mercados, hemos visto como decisiones de inversión empresarial se pausaron porque los negocios no quieren tomar acciones ahora, queremos que entiendan como seguiremos adelante en nuestra negociación con la Unión Europea, cuáles son nuestras aspiraciones para la futura relación comercial entre Gran Bretaña y la Unión Europea”. (Clarín)

Dejar un comentario



Publicidad

OPI Video