Publicado el: 15, Jul, 2016

El Gobierno admite una recesión de 1,5%


Prat-Gay: "No estamos en una etapa de ajuste"
15/07 – 10:40 – Venía hablando de estancamiento; ahora estima un crecimiento de 4% en 2017

Por: Martín Kanenguiser
Mientras espera poder salir del medio de la tormenta, el Gobierno ya prevé que la economía tendrá una caída cercana al 1,5% este año, aunque estima que en 2017 llegarían las buenas noticias, con un crecimiento de hasta el 4%, de la mano de un importante descenso de la inflación. Así lo explicaron a LA NACION calificadas fuentes oficiales, que admitieron que el país atraviesa una “recesión suave”, luego de tres trimestres de caída en el producto bruto interno (PBI).

El recálculo llega luego de que, en enero pasado, el ministro de Hacienda, Alfonso Prat-Gay, estimó que la economía crecería el 1% este año y el 4,5% en 2017. Más tarde, en abril, la proyección se redujo al 0% y 3,5%, respectivamente. Por su parte, el Fondo Monetario Internacional (FMI) estimó hace tres meses que la economía argentina registraría una recesión del 1% este año y un crecimiento del 2,8% el próximo.

“Si cae [en 2017] en forma significativa la inflación, subirá la actividad y la política monetaria podría ayudar con una baja de las tasas de interés”, indicó la fuente.

En el frente externo, aseguró la fuente, el Brexit “no perjudicará” los planes de reactivación del Gobierno porque los inversores parecen estar enfocados en los fundamentos de la economía argentina.

En este sentido, el funcionario explicó que el modelo de crecimiento ya no estará impulsado por la demanda -“de hecho en los últimos cuatro años la economía cayó en promedio pese al impulso”-, sino en la oferta, lo que permitiría un importante aumento del PBI potencial.

Los inversores, precisó, están en una etapa de “manifestar mucho interés y averiguar por proyectos; la situación de Brasil ayuda porque mucha gente siente que la Argentina puede sustituirla como polo inversor, aunque hay que trabajar para consolidarnos”. Es alto el crecimiento potencial tras el fin del cepo y de todos los cambios macroeconómicos realizados desde diciembre. “Y para verificar la mejora no hará falta esperar al largo plazo”, aclaró.

Por esta razón, aunque en el Ministerio de Hacienda y Finanzas apuestan a que el año termine con un rebote al final, a nivel desestacionalizado, aclaran que en términos interanuales el PBI promediará una caída del 1 al 1,5 por ciento en 2016. En cambio, para 2017 prevén un crecimiento del 3 al 4 por ciento y consideran que el “techo” de la meta de inflación, del 17 por ciento, es alcanzable.

En cuanto a la tendencia de la suba de los precios, afirman que, mientras el traslado a precios por la devaluación de principios de año fue menor que el previsto inicialmente, el alza generada por la suba de las tarifas de los servicios públicos fue superior.

Así lo admitió días atrás el propio ministro Alfonso Prat Gay, en una conferencia de prensa que brindó en la Casa de Gobierno, cuando la Justicia frenó los aumentos de las tarifas de luz y gas. De hecho, del aumento de 20 puntos en la inflación de este último año respecto de los 12 meses previos, 14 corresponden a la suba de las tarifas y 6 a la devaluación, detalló la fuente oficial. El ajuste de las tarifas, sostienen, había que hacerlo, pero con una secuencia más ordenada y sin marchas y contramarchas.

En privado también se reconoce que no se conocía la magnitud del ajuste tarifario, aunque aclaran que los incrementos que se adopten de ahora en más generarán una suba de precios acotada porque serán de una magnitud bastante menor.

“Hay que esperar a que operen el descenso en la emisión monetaria para el déficit fiscal, expectativas de inflación a la baja por parte de los agentes económicos y la ausencia de nuevo aumentos tarifarios. Este mes la suba de precios debería estar en torno del 2 por ciento”, expresó.

Se espera que la baja del IPC en los próximos meses contribuya a acelerar las decisiones de inversión.

En tanto, el blanqueo de capitales, que arrancaría el mes próximo, “también puede ser un factor importante en términos de expectativas, en lo macro y en lo fiscal.

Además, a diferencia de la deuda emitida por los gobiernos provinciales, la repatriación no requiere superávit comercial ni requiere un tipo de cambio tan alto”. (La Nación)

Dejar un comentario



Mostrando 1 Comentario
Publica tu comentario
  1. Adrián dice:

    Felices Vacaciones a todos los Empleados públicos, en cuanto al aguinaldo, les será abonado la primera cuota en Septiembre, es decir en forma escalonada. A disfrutar, con serenidad y Alegría..

Publicidad

OPI Video