Publicado el: 15, Jul, 2016

El mismo terror, otro método: un camión llenó de muerte a Niza


El mismo terror, otro método: un camión llenó de muerte a Niza
15/07 – 09:40 – El vehículo embistió a una multitud que miraba un espectáculo de fuegos artificiales por el Día de la Bastilla y dejó 80 muertos; apuntan a un nuevo complot jihadista

Por: Luisa Corradini
Un escalofriante atentado volvió a ensangrentar anoche a Francia cuando un camión arrolló a una multitud que festejaba el 14 de julio en el centro de Niza, y dejó un tendal de 80 muertos y casi un centenar de heridos, entre ellos, 18 en “urgencia absoluta”.

El trágico ataque, el tercero que sufre Francia en menos de dos años, se produjo en el Paseo de los Ingleses, la extensa rambla que bordea el Mediterráneo, en la zona más turística de Niza, ubicada a 690 kilómetros de París . Según informó anoche Nice Matin, el diario local, el atacante sería un joven francés de 31 años y de origen tunecino.

La masacre ocurrió apenas terminó el espectáculo de fuegos artificiales que tradicionalmente se realiza el día nacional sobre plataformas marítimas cercanas a la costa.

Cuando la gente empezaba a dispersarse, el camión ingresó a toda velocidad y su conductor comenzó a disparar. De inmediato lanzó el vehículo sobre la gente y recorrió dos kilómetros con el acelerador a fondo para que nadie pudiera detenerlo y para dejar la mayor cantidad de víctimas posibles, explicó el subprefecto de la región de Alpes Marítimos, Sébastien Humbert. “Se trata de un ataque criminal de gran envergadura”, precisó.

Aunque nadie se había adjudicado el atentado, las sospechas se dirigen a Estado Islámico (EI), que lanzó varias ofensivas en Europa en los últimos meses.

“Provocó el efecto de una aplanadora pasando sobre los cuerpos humanos que arrollaba. ¡Fue un espectáculo atroz!”, relató un testigo que se encontraba en la vereda de enfrente.

“El chofer daba volantazos para tratar de embestir a la mayor cantidad de gente y causar el daño más grande posible. Los cuerpos salían despedidos como los palos de un juego de bolos”, indicó, por su parte, Damien Allemand, periodista del diario local Nice Matin, que también presenció el ataque.

Cuando finalmente el vehículo se detuvo, el chofer fue abatido por fuerzas policiales. Las características del desenlace fueron confirmadas por Pierre-Henry Brandet, vocero del ministerio del Interior.

Varios testigos de la tragedia afirman haber escuchado “numerosas detonaciones”, pero ninguna fuente oficial confirmó que haya habido un intercambio de disparos.

Cuando las fuerzas de policía inspeccionaron el camión, comprobaron que ninguna otra persona estaba al lado del conductor ni en la parte trasera del vehículo. Aunque el agresor parecía haber actuado solo, la fuerzas de seguridad lanzaron de inmediato un amplio operativo destinado a localizar eventuales cómplices en fuga. La subprefectura de la región de Alpes Marítimos -autoridad regional- pidió a la población que permaneciera encerrada en sus domicilios hasta que se aclarara la situación.

El vocero del ministerio del Interior afirmó que “no hubo toma de rehenes ni individuos atrincherados” en Niza.

El sangriento episodio desencadenó una ola de pánico en la multitud, que salió corriendo en todas direcciones por la costanera y las calles adyacentes.

Los organismos de seguridad y fuerzas especializadas en el desminado de explosivos hallaron luego en el camión armas de fuego y granadas, informó el alcalde de Niza, Christian Strossi. “Es el peor drama en la historia de Niza”, comentó.

El presidente francés, François Hollande , que se encontraba en la ciudad de Aviñón -también en el sur de Francia- decidió regresar a París para incorporarse a una reunión de emergencia de la célula de crisis que se organizó en el ministerio del Interior, ubicado enfrente del Palacio del Elíseo. Esa reunión fue presidida inicialmente por el primer ministro, Manuel Valls, y el ministro del Interior, Bernard Cazeneuve, que abandonó las deliberaciones poco después para volar a Niza.

“El carácter terrorista del ataque no se puede negar”, dijo anoche Hollande, que anunció que prolongará el estado de excepción, que debía expirar el próximo 26 de julio, tres meses más. Anticipó que lo someterá al voto del Parlamento de aquí a la semana próxima.

“Vamos a reforzar aún más nuestra acción en Irak y en Siria”, donde Francia lucha contra los jihadistas de Estado Islámico, afirmó Hollande, que confirmó la presencia de “varios chicos” entre las víctimas del ataque en Niza,

Hollande también convocó a un consejo restringido de seguridad y defensa para hoy a primera hora de la mañana. En ese tipo de reuniones se suelen decidir los ataques aéreos de las fuerzas francesas basadas en Medio Oriente que operan contra los movimientos jihadistas en Siria e Irak. La organización de ese cónclave prefigura la posibilidad de un ataque de represalia.

El vehículo, con la parte delantera abollada por el impacto, quedó estacionado sobre el lugar donde se produjo la enorme masacre. Inmediatamente después del ataque llegaron al epicentro numerosos vehículos policiales y ambulancias, así como fuerzas de los cuerpos especiales de seguridad.

Las autoridades regionales decretaron inmediatamente el “plan blanco” que prevé el estado de alerta general de todos los hospitales y establecimientos sanitarios en caso de grandes catástrofes. Previamente, para responder a las primeras emergencias el célebre hotel Negresco -ubicado en el sector neurálgico del Paseo de los Ingleses- fue transformado en hospital de campaña. Varias personas evacuadas del lugar de la tragedia fueron atendidas en el hall del hotel.

Por otra parte, un centenar de personas que se habían arrojado al mar cuando se produjo la estampida de pánico debieron ser rescatadas por los equipos de salvataje marítimo.

La sospecha sobre un origen islamista del ataque se acentuó cuando la justicia decidió confiar la investigación a la fiscalía antiterrorista de París, organismo que centraliza la lucha contra el jihadismo. El expediente fue caratulado “asesinatos y tentativas de asesinatos vinculados a una acción terrorista y asociación ilícita terrorista criminal”.

Esas conjeturas tuvieron una confirmación parcial a través de los numerosos mensajes de euforia difundidos por partidarios del grupo Estado Islámico a través de las redes sociales.

“La viva reacción de los seguidores de EI no constituyen una reivindicación”, dijo Nicolas Henin, periodista especializado en movimientos terroristas.

Hasta las 3 (hora local), EI todavía no había difundido ningún mensaje oficial de revindicación de la masacre en Niza.

El ataque suscitó numerosas reacciones a nivel internacional. El presidente norteamericano, Barack Obama, fue uno de los primeros en condenar lo que “al parecer fue un horrible atentado terrorista”. El primer ministro canadiense, Justin Trudeau, también evocó la enorme emoción provocada en su país por el atentado.

La alcaldesa de París, Anne Hidalgo, por su parte, dispuso que las banderas en todos los edificios de la capital fueran colocadas a media asta en señal de duelo. (La Nación)

Dejar un comentario



Publicidad

OPI Video