Publicado el: 8, Ago, 2016

Los Kirchner quisieron ocultar la compra del hotel Alto Calafate. Los ex dueños testimoniaron y todo se aclaró


El hotel Alto Calafate - Foto: OPI Santa Cruz/Francisco Muñoz
08/08 – 10:00 – Una pista más de que los hoteles de los Kirchner fueron pensados para lavad dinero en una trama de corrupción perfectamente estructurada por Néstor Kirchner y seguida por su esposa desde el poder nacional, queda develado a partir de los testimonios que dieron los ex dueños del hotel Alto Calafate. Quienes compraron son viejos conocidos, asignados como testaferros de muchos bienes y empresas de la ex familia presidencial.

En un informe elaborado por el periodista Nicolás Wiñazki de Clarín, se remarca hoy que el hotel Alto Calafate fue comprado por los Kirchner a través de personas vinculados a sus negocios pero que se conocerían años después como testaferros y mandantes de la entonces familia presidencial.

Los Kirchner en el 2008 ya habían tentado a los señores José Carlos Amil López y Jorge Giovanakis, ex dueños del negocio, con una oferta de 5 millones de pesos y de acuerdo a lo testimoniado por estas personas quienes estaban interesados en la operatoria nunca dijeron que trabajaban o venían en nombre de los Kirchner.

La primer oferta que recibieron por el hotel les llegó a mediados del 2008 a través de Patricio Pereyra Arandía, el marido de Romina Mercado, hija de Alicia Kirchner, sobrina de Néstor y Cristina, señala Wiñazki. Quien se puso al frente de la compra fue uno de los socios de los K, Osvaldo Sanfelice, y también el contador de la familia, Víctor Manzanares. Nunca dijeron quiénes eran sus jefes, según la versión declarada de los ex dueños del hotel.

El 7 de noviembre del 2008, Sanfelice les pagó 3.168.000 dólares en efectivo por el Alto Calafate. Otros 1.062.000 pesos fueron girados desde el Banco de Santa Cruz. Antes de ese acuerdo, Sanfelice había firmado otro, que estipulaba que sería la empresa Coma S.A la que realizaría esas operaciones. Pero después directamente adquirió “en comisión” a Hotesur S.A, señala Clarín.

Pensado para currar

Por primera vez, los ex dueños del Alto Calafate, con experiencia de décadas en el mercado, explicaron ante la Justicia que vendieron su negocio porque el crecimiento de la “oferta hotelera” en la ciudad creció de forma “exagerada”, lo que impedía que su negocio tuviera buen futuro económico. En otras palabras, que era difícil que fuera rentable, indica el diario a lo que se sumó la crisis internacional del 2008, la falta de aumento en las frecuencias de vuelos, lo cual afectaba la llegada de los turistas al lugar.

A pesar de eso, los Kirchner siguieron en su derrotero comercial: comprar hoteles y llegaron a tener (al menos reconocidos hoy) cuatro hoteles de 4/5 estrellas. De acuerdo al balance del Alto Calafate, desde que lo compró el ex matrimonio presidencial, en plena época deprimida del turismo, facturó alrededor de 6 millones de pesos en el año.

El hotel Alto Calafate en El Calafate - Foto: OPI Santa Cruz/Francisco Muñoz

Detalla Wiñazki que al año siguiente como quien multiplica los panes y peces o es un visionario en materia de negocios hoteleros, Néstor había logrado que el mismo hotel cuyos dueños anteriores lo vendieran por improductivo, hizo que facturara 20 millones de pesos. Al punto que la familia retiró dividendos por 5 millones de pesos, un monto igual al que los dueños anteriores facturaba por todo un año de funcionamiento del mismo negocio.

El sábado, la ex presidenta Cristina Kirchner dijo que su familia nunca alquiló habitaciones del Alto Calafate-Hotesur: según ella, solo rentaron el inmueble a una empresa de Lázaro Báez. Un dictamen de la Oficina Anticorrupción de su propia gestión explica que en el 2009 los Kirchner y Báez administraron en conjunto a ese mismo hotel. O sea: alquilaron habitaciones. A partir del año siguiente, Báez les pagó 5 millones de pesos por año por el alquilar del el Alto Calafate. En el 2013, se lo rentaron a Sanfelice por 800 mil pesos anuales.

La causa la instruye el fiscal Gerardo Pollicita. El juez es Julián Ercolini. El delito que se investiga, apunta a que los Kirchner usaron sus cadena hotelera para blanquear dinero de negocios que hicieron con empresarios de la construcción a los que beneficiaron con miles de millones de dólares en contratos de obra pública. Según las actuales autoridades de Vialidad Nacional, la mayoría de esa infraestructura fue presupuestaron por el Estado con sobreprecios.

En todo esto no existe ninguna duda. Está claramente establecido no solo el “delito precedente”, sino toda la trama oculta de la estructura delictiva armada desde el ingenio corrupto del ex presidente (fallecido), quien plasmó, aceitó e hizo funcionar durante seis años, un negocio para robar dineros públicos, el que luego ya en marcha, continuó su esposa.

Todo está allí, todo está claramente expresado y a la vista de quien quiera verlo. Los personajes involucrados siguen hoy con propiedades y negocios de aquel verdadero vendaval de corrupción que asoló al país entre 2003 y 2015 y si los fiscales y jueces quieren descubrir toda la trama, la misma está ala vista y las pruebas abundan hasta la exageración. Muchos más actores debieran estar presos y enjuiciados. La ley está en manos de quienes deben hacer justicia y la sociedad, en general, está esperando menos señales y amagues y más respuestas. (Agencia OPI Santa Cruz)

Dejar un comentario



Mostrando 2 Comentarios
Publica tu comentario
  1. LA MOMO dice:

    Y PENSAR QUE EN UNA ENTREVISTA EN 1999, EL FINADO DECIA…
    DESDE QUE EMPEZE A INCURSIONAR EN LA POLITICA, NO ACRECENTARON MIS INGRESOS, NO COMO OTROS POLITICOS QUE HACEN FORTUNAS COMENTABA…SI APENAS HE PODIDO COMPRAR UN TERRENITO POR $27000 PESOS, QUE DIOS QUIERA PUEDA HACER UNA CASITA PARA VIVIR CON MI FAMILIA EN LA HERMOSA CIUDAD TURISTICA DEL CALAFATE…
    QUE QUE QUE NANANANANA

  2. Coiron dice:

    Korruptosss!!!!! Q más quiere la gente para darse cuenta de la “década ganada” fue sólo para los K y su entorno q se enriquecieron a costa del pueblo. Somos una sociedad cómplices de estos energúmenos Korruptos. Digamos Basta!!!! Dejemos de mirar hacia otro lado.

Publicidad

OPI Video