Publicado el: 12, Ago, 2016

La región y EE.UU. exigen el referendo “sin demoras”


Tras la debacle electoral, Maduro contraataca y amenaza a la oposición
12/08 – 10:20 – Son 15 países de la OEA, entre ellos Argentina y el resto del Mercosur. Es porque el régimen de Caracas busca con artimañas evitar la consulta constitucional que reclama la oposición.

De manera contundente, como para enviar una señal a la región, Estados Unidos y 14 países que integran la Organización de Estados Americanos, entre ellos Argentina y Brasil, exhortaron ayer a Venezuela a garantizar la realización “sin demora” de un referendo revocatorio del mandato del presidente Nicolás Maduro impulsado por la oposición de ese país.

La declaración, difundida por el Departamento de Estado y leída por la embajadora canadiense Jennifer Loten durante una sesión del Consejo Permanente de la OEA, fue suscrita también por el resto de los países del Mercosur, Uruguay y Paraguay, y además por Canadá, Chile, Colombia, Costa Rica, Guatemala, Honduras, México, Panamá, Perú y Belice.

Cuba, el principal aliado del régimen venezolano, no hizo inmediatamente comentarios sobre el planteo.

“Llamamos a las autoridades venezolanas a garantizar el ejercicio de los derechos constitucionales de los venezolanos y que los pasos pendientes para la realización del referendo revocatorio presidencial se adelanten de manera clara, concreta y sin demora, lo que contribuiría a la resolución efectiva y rápida de las dificultades sociales, económicas y políticas en el país’’, reclama el texto.

El comunicado implica un endurecimiento en la postura como reacción a una serie de gestos intransigentes del régimen incluyendo el anuncio del poderoso líder chavista Diosdado Cabello quien dijo que no habrá revocatorio este año. La postura venezolana congeló el inicio de diálogo entre EE.UU. y Caracas. El acercamiento había incluido una reunión secreta de los cancilleres de los dos países y la visita a Venezuela del consejero del Departamento de Estado Thomas Shannon.

El embajador venezolano Bernardo Alvarez reaccionó calificando al comunicado de “asombroso”. “No me voy a referir al contenido, no es el momento ni el sitio, pero el procedimiento es irregular y antidiplomático”, agregó.

El embajador interino de Chile Frank Tressler precisó que los países suscribieron la declaración tras negociarla fuera de la OEA. “Nos juntamos fuera de la OEA, tenemos todo el derecho y no tenemos que dar explicación de eso”, señaló Tressler al responder a las quejas de Alvarez de que los países usaron la plataforma de la OEA para presentar la declaración.

Los 15 gobiernos se pronunciaron dos días después de que las autoridades electorales de Venezuela anunciaran el cronograma para activar el referendo revocatorio. El esquema posterga a fines de octubre la recolección de las firmas de 20% del electorado que se requieren para activar el referendo, lo cual abriría un proceso de casi un mes para validarlas y luego comenzaría un plazo de 90 días dentro del cual podría celebrarlo. La oposición venezolana busca celebrar el referendo antes del 10 de enero de 2017, fecha límite para convocar a nuevas elecciones en caso de que Maduro fuera revocado. De ocurrir luego de ese plazo, los últimos dos años de gobierno deberán ser completados por el vicepresidente.

Los 15 países presentaron el documento en el foro de la OEA, que en junio había aprobado una declaración en la que sus miembros ofrecían ayuda a favor de un diálogo en Venezuela y respaldaban la iniciativa de los expresidentes.

El secretario general de la OEA Luis Almagro, fuerte rival de Maduro, invocó la Carta Democrática Interamericana al considerar que Venezuela vive alteraciones graves al orden democrático.

De no prosperar las iniciativas establecidas en una potencial activación de la Carta Democrática, el Consejo Permanente podría convocar a sesiones extraordinarias de la Asamblea General que podría suspender a Venezuela de la OEA con el voto afirmativo de los dos tercios de los 34 estados miembros.

La declaración se da en el marco de una fuerte crisis en el Mercosur, luego de que se cumpliera el mandato de la presidencia, que ocupaba Uruguay. Ahora debía asumir de forma “pro tempore” Venezuela, pero Brasil y Paraguay argumentaron que no está en condiciones políticas ni económicas de hacerlo producto de la crisis interna que atraviesa y por las denuncias sobre violaciones a los derechos humanos. A pesar de eso Venezuela asumió la presidencia. Argentina condenó esa decisión unilateral y por eso también recibió críticas del Gobierno de Maduro. (Clarín)

Dejar un comentario



Publicidad

OPI Video