Fidel, un comunista de fortuna top, sembrando la mística del relato

Fidel, un comunista de fortuna top, sembrando la mística del relato

207
17
Compartir

Fidel, un comunista de fortuna top, sembrando la mística del relato
05/12 – 16:30 – La desaparición de, quizás, el último dictador latinoamericano, merece una reflexión para establecer un punto entre la verdad/realidad y la mística del relato. Hago aquí una serie de comparaciones para establecer que sobre la misma matriz se han incubado en el mundo, déspotas, autoritarios impulsores de regímenes confiscatorios de la libertad, la conciencia y hasta la vida, mientras a nivel discursivo hicieron de la mentira y el engaño, una pantalla pseudo-ideológica para ganar apoyos y “socializar” conciencias. Un datos no menor: todos terminaron multimillonarios y los pueblos hambreados, encarcelados, perseguidos y sin libertad. ¿Verdad o consecuencia? de los falsos profetas de las “revoluciones”. (Por Rubén Lasagno)

Hablar de Fidel Castro, luego de su muerte no cambia nada. Lo hice antes y siempre sostuve lo mismo: ha sido un “revolucionario” más de los 50, que a la par de otros en el mundo llegó al poder con la excusa de cambiar el paradigma político-social de su país, hasta entonces en las manos del dictador militar corrupto Fulgencio Batista, con lo cual obtuvo apoyos internos y externos, luego se apoltronó allí, haciendo uso de la confusión reinante y el largo aliento que le dio el triunfo de la última batalla, comenzó a gobernar a su gusto; vio que le iba bien y le podía ir mejor y siguió, desplegó su carisma duro y reformador, se afianzó oponiéndose al “establishment” internacional que tronaba por derrocarlo (hasta que se aisló) y cuando el pueblo “liberado” pensó que tal vez ese hombre corajudo y heroico iba a tener la magnanimidad de gobernar para ellos, se equivocó; pero como todo “desastre natural” de la sociedad tercermundista, tardó un tiempo en revelarse y esa sociedad en descubrirlo.

Para entender

Después de poner un presidente títere al frente de Cuba (Manuel Urrutia -1959), lo cual estuvo pensado (entre otras cosas) para ganar el reconocimiento de EEUU que “no podía” aceptar (de manera oficial) internacionalmente a una dictadura ad hoc que se ceñía, aunque años después los mismos yanquis ayudaron a desparramarlas por américa para “combatir” al comunismo; Fidel se hizo nombrar Comandante en Jefe de la FFAA . En escasos 7 meses fue ministro, dejó a su hermano al frente del Ejército y llevó a cabo toda una operación de afianzamiento de su poder con la idea de sacarse de encima a Urrutia, a quien eyectó a mediados de julio de ese año poniendo en la presidencia a Osvaldo Dorticós; otro testimonial al que se le veían los hilos.

Después vino la amistad con la URSS, la pelea con EEUU y su perene cargo de Presidente del Consejo de Estado y Comandantes de las FFAA, algo que resumía muy bien su intención hegemónica de concretar el poder y ser César administrando justicia, dando educación, salud y seguridad, exigiendo trabajo incondicional, renunciamiento a las libertades individuales, a los derechos de agremiación, a la propiedad privada, anulación del derecho a la información, a salir del país y transformando a cada cubano en un aportante “a la causa” marxista-leninista. A todo este aquelarre de atrocidades, se vendió bajo la mística de la “revolución”, conceptualmente un cambio radical y violento en una sociedad. Lo que nadie dice es que puede ser para mejor o para peor. Eso solo se puede evaluar con el prisma de la historia.

Tan bien aplicó esta idea política, que algo más de 50 años después, la revista Forbes lo descubrió como la séptima fortuna del mundo (900 millones de dólares), detrás de Jeques árabes. ¿Pero cómo? ¿Fidel no era “comunista”? ¿Cómo se entiende eso? ¿ El comunismo no promueve la formación de una sociedad sin clases sociales y la propiedad común que llevará irremediablemente a la clase trabajadora al poder?.

Parece que la clase trabajadora en Cuba se resume a la familia de Fidel Castro y sus elegidos, que viven en la opulencia y la abundancia, mientras el pueblo sigue transitando en vetustos autos de los ´50, los mantuvieron por 50 años “ciegos, sordos y mudos”, les cortaron el contacto con el mundo y hasta, como sucedió en el caso de la Dra Hilda Molina, Castro llegó a justificar la prohibición de salir de Cuba, diciendo que “la mente de Molina le pertenecía a Cuba y a la Revolución”. Lo que se dice: un verdadero hijo de puta, para ponerlo en palabras claras, no?.

Tal como se sabe desde hace años, Fidel ha tenido alrededor de 11 hijos y solo algunos de ellos son los más conocidos. El cálculo más exhaustivo lo hizo la periodista Ann Louise Bardach en el libro “Without Fidel” (2009) y su cuenta llega a once, los cuales viven todos en Cuba menos Alina, que reside en Miami (EEUU).

El más “bonvivant” de los Castros es Antonio, Médico ortopédico que viaja por el mundo alojándose en hoteles 5 estrellas, posee yates, yat-sky, eximio golfista (quizás el nuevo deporte comunista) y de acuerdo a un seguimiento de paparrazzis que fueron (como corresponde) brutalmente golpeados por los patovicas de la seguridad “revolucionaria”, llegó en un barco de Mykonos a un hotel cinco estrellas de Bodrum y pasó allá unos 17 días en compañía de 12 personas que vivieron con el heredero de la “Revolución”, la opulencia que da ser la “clase trabajadora” de Cuba, o bien pertenecer al círculo rojo del que dirige el régimen.

El reino de la mentira y la simulación

La hipocresía, la demagogia y la mentira prevalecen en los demagogos, populistas y farsantes que ostentan el poder de manera irreversible, como si fueran fundacionales de una nueva moral y terminan siendo lo peor que le pueda pasar a cualquier país convulsionado, atravesado por una coyuntura política que en la época de Fidel se resolvía por las armas. Hoy la metodología mutó, pero la idiosincrasia de estos nefastos oportunistas permanece intacta.

Si uno repasa someramente la historia de cada dictador-populista-déspota que asolaron naciones a lo largo y ancho del planeta, va a encontrar determinados denominadores comunes: aparecen en medio de un caos y una necesidad de cambio imperiosa que facilita su introducción, en general proveniente del campo militar o cívico-militar, producen el cambio (a sangre y fuego). Ajustician y “limpian” los entornos y comenten los crímenes más aberrantes, que, increíblemente suelen ser justificados por el mismo pueblo, tal es el caso de los más de 4 mil fusilamientos denunciados en el régimen de Fidel, las torturas y los ajusticiamientos y desapariciones; despliegan un gran carisma que vuelcan en las masas, atraen parcialidades fanáticas, crean su propio dogma, luego sus propias leyes y terminan asumiendo la totalidad del poder, anulan los consensos, aniquilan las discusiones y los debates, persiguen y combaten a quienes piensan distinto y aplican la manu military a destajo, transformando el espíritu “revolucionario” del inicio, en una dictadura a veces escondida bajo distintas figuras pseudo-políticas o pseudo-ideológicas. Afianzados en el poder y con autoridad plena, se enriquecen, le roban al pueblo que someten a privaciones y condicionan sus conciencias, haciéndoles perder el segundo derecho humano más grande: la libertad.

Con matices y más/menos índices de crueldad, el ejemplo aplica para energúmenos como el líder libio Muammar Gaddafi, hombre que impactaba con su presencia en el inicio del régimen y gozó del apoyo popular, cuando “liberó” a su castigado país. Se enquistó en el poder, fue un criminal despiadado, se le congelaron más de 150 mil millones de dólares en cuentas bancarias en Suiza y EEUU y se reveló como un degenerado, brutal y sin límite, a quien, sin embargo, muchos presidentes del mundo (entre ellos los Kirchner) no dudaban en apretarle la mano, como reconociéndole su aporte a la lucha de las nuevas civilizaciones. La maldad y la hipocresía sin límites, como parte de la política cómplice y los políticos falsos y conniventes de las peores atrocidades que encuentran necesario callar, según como sople el viento. Un asco.

Datos internacionales

Otros similares en el mundo árabe como Mubarak, Al-Bashir, Ben Ali o Duvalier, han amasado fortunas de entre 30 mil a 100 mil millones de dólares, a costa de “ideales” de liberación que terminaron con la sublevación de sus pueblos y en muchos casos, como corresponde, con el linchamiento del hereje que debió sufrir el escarmiento propio, por los años de criminalidad y terror que le “regalaron” a sus pueblo, sobre la base de la liberación que nunca llegó.

Hosni Mubarak, ex dictador de Egipto, amasó una fortuna de 70 mil millones de dólares. Proveniente de las filas militares, gobernó al país durante 30 años

Omar Hasan Ahmad al-Bashir, presidente de Sudán, proveniente del mundo militar, llegó al poder en 1989 mediante un golpe de Estado. Su fortuna es incalculable pero se estima que en depósitos y cuentas bancarias en el exterior posee unos 9 mil millones de dólares, según las revelaciones de Wikileaks

Mobutu Sese Seko, teniente coronel, fue el primero y único presidente de la República de Zaire, actualmente República del Congo. Gobernó ese país entre 1965 y 1997 hasta que tuvo que salir al exilio en el que falleció en septiembre de ese año. Según la agencia de monitoreo de corrupción Transparencia Internacional, Mobutu Sese Seko, entre 1965 y 1997, habría robado al menos US$ 5.000 millones al país

Los de este lado

Aquí en centro y Sudamérica, hemos tenido nuestros propios déspotas y dictadores. Algunos llegados al poder por las armas con el apoyo de EEUU para “combatir” a la runfla comunista que pretendía cubanizar países de la región y otros para destruir las estructuras políticas internas del país, como fue el caso de las dictaduras argentinas que proscribieron al peronismo y anularon los derechos constitucionales, además de las atrocidades como los crímenes de lesa humanidad.

Augusto Pinochet fue un caso muy parecido a los antes nombrados. A pesar de estar en un contexto regional-ideológico distinto, con fuerte resistencia internacional, dentro de su país fue amado por muchos y odiados por otros tantos. Esta condición es casi necesaria para que estos fetiches se perpetúen. En Argentina no sucedió. Las dictaduras fueron repudiadas por la población que sufría las consecuencias, pero en 1983 quedó claro dónde estaba el límite y los militares se debieron retirar a sus cuarteles, porque no tenían el mínimo consenso público, sino el repudio generalizado.

En Chile fue distinto. Y la influencia pinochetista se percibe hoy en regiones de Chile donde la impronta prusiana y “el orden” conservan la mística del miedo y la represión. En lugares como Punta Arenas y pueblos del sur, aún persiste el espacio principal de la ciudad con el título de “Plaza de Armas” y la fuerza de “Carabineros” goza del respeto y la solemnidad que otrora le diera el régimen.

El Dictador de la ultraderecha, fue eyectado del poder con una fortuna acumulada de aproximadamente 30 millones de dólares, bastante inferior a la del Dictador de ultraizquierda Fidel que se robó casi mil millones de la moneda estadounidense. En el fondo, ambos eran lo mismo: concentración de poder, derecho de vida y muerte sobre las personas, sojuzgamiento bajo códigos propios, anulación de los derechos y por otro lado, le robaban al pueblo en base a la impunidad con la que habían logrado inmunizarse.

Más acá, con niveles de procedimientos más moderados, también proveniente de las filas militares y ejerciendo “el derecho a reconstruir el país”, en Venezuela apareció Hugo Chávez Frias, un hombre cuyos primeros discursos de “revolucionario” proponente e impulsor del “Socialismo del Siglo XXI” enamoraron a muchos, pero cuyos preceptos fueron sistemáticamente desvirtuados, desconocidos y tergiversados en la acción posterior.

Fue quien en el 2005, ante pequeños y medianos empresarios del país dijo “A quienes su trabajo ya les haya producido grandes riquezas deberían donar todo eso (…) hacer obras benéficas”.

Este no parece haber sido el lema que siguió su familia (padre, madre, hijos, etc) que de la humildad franciscana en que vivían accedieron a un nivel de vida de lujo, calificados en su país como “La familia Real”, con una fortuna estimada en los 500 millones de dólares, mientras el efecto residual de la “Revolución bolivariana”, actualmente no les permite comparar ni papel higiénico a los sacrificados venezolanos.

Azuaje, ex ministro de Chávez, aseguró en declaraciones del año 2009 que la familia presidencial tenía 17 fincas con un valor, cada una, de entre los 400.000 y 700.000 dólares; una flotilla de diez camionetas Hummer de 70.000 dólares y 200 millones de dólares en cuentas en el exterior. “De las tres hectáreas que poseían hace 30 años han pasado a un dominio de 45.000 hectáreas”.

Uno de sus hermanos Argenis Chávez, presidente de la estatal eléctrica Corpoelec, y Narciso adquirieron decenas de terrenos en Barinas, el Estado natal de los Chávez, señala la prensa y agrega que algunas de esas fincas, como la llamada La Malagueña, en su momento habría sido adquirida por Argenis Chávez a un costo de 380.000 dólares. Varias de esas haciendas están dotadas de carreteras propias, canchas deportivas y piscinas.

‘La Chavera’, la propiedad original del padre del mandatario – indica la prensa – Hugo de los Reyes Chávez, quien desde el 2000 hasta 2008 se desempeñó como gobernador de Barinas, de una modesta finca de 30 hectáreas, pasó a convertirse en un latifundio de más de 600. De Aníbal, uno de los hermanos menores del difunto también se dice que se ha enriquecido gracias a su desempeñó como alcalde de Sabaneta, el pueblo de donde salió el clan.

La madre de Chávez, Elena Frías, pasó de ser la típica ama de casa del Llano venezolano a portar cinco anillos de oro con diamantes, bolsos de reconocidas marcas y lentes Dolce & Gabbana. En su momento y hace muchos años debió entregar a sus dos hijos mayores, Adán y al fallecido Hugo, a su suegra, Rosa Inés, para que los criara, porque no tenía como alimentar tantas bocas.

Las hijas mayores del desaparecido líder bolivariano, Rosa Virginia y María Gabriela, son multimillonarias “emprendedoras” que disfrutan de los dineros robados al pueblo venezolano en nombre de la “Revolución bolivariana”

Hugo, el único hijo varón del fallecido gobernante, tampoco se ajusta a los ideales que falsamente promovía su progenitor, pues se le ve en Caracas con vehículos de lujos como Bentley o Hummer. También ha dejado registro fotográfico de que utiliza, para movilizarse él y sus amigos, los helicópteros que la Fuerza Armada destinados para uso exclusivo Jefe del Estado. Incluso se dice que el joven suele viajar junto con algunas amistades a la paradisiaca isla de La Orchila, donde hay una residencia presidencial, indicaba la prensa del país.

Sin pudor, mientras elaboraba agotables monólogos inescuchables, Chávez lucía trajes Armani, Rolex Presidentes, Monc Blanc y corbatas Cartier, al tiempo que le pedía al pueblo sacrificios y renunciamientos por la revolución socialista.

El club de los chantas

Si no fuera por el sufrimiento que implicó para cada país donde se anidaron estos sujetos, el tránsito de estos déspotas en la historia de la humanidad, podríamos hablar de un verdadero “Club de chantas”, con adoradores de sus palabras en muchas partes del mundo. Lo raro de esto, es que esos mismos seguidores en Argentina reniegan, protestan, piquetean y se manifiestan, mientras la libertad de la democracia se lo permite y añoran a los regímenes más atroces, supresores de los derechos humanos, gremiales y del pensamiento y la práctica política. No se puede entender esta dualidad, ni este doble estándar de muchos, que ensalzan al régimen cubano pero viven en Argentina y hablan loas del chavismo, pero se aseguran de encontrar todo lo que necesitan en las góndolas de nuestros supermercados.

Lo peor de todo, ponen a estos regímenes como ejemplos y desconocen que todo lo que hacen y dicen acá, les sería invariablemente anulado allá y sufrirían la cárcel por disidente y revoltoso. Una lógica que solo se puede entender desde las palabras, pero está visto, no tiene ninguna aplicación práctica.

No hay sistema político perfecto, es cierto, pero el único (aunque perfectible) es la democracia. La democracia es fundamentalmente: libertad, quien no la aplique la vacía de contenido y quien no la practique está fuera del sistema y si encima, sobre un pseudo discurso revolucionario y reformista/fundacional se llenan de miles de millones de dólares, todo es una patética puesta en escena, por sujetos despreciables que cuando mueren, mucho pretenden entronizar.

Por este motivo y respetando la posición ideológica de todos, a cualquiera que defienda esos regímenes, primero les pido que me expliquen el enriquecimiento de estos supuestos “comunistas”, “revolucionarios” o “socialistas del siglo XXI”. Si logran convencerme de que todos ellos o alguno, no ha robado ni puesto por encima del interés general sus apetencias personales y familiares y ha logrado mejorar al pueblo, darle libertad, soltarle las cadenas y proveerle felicidad, me rendiré ante los hechos.

Mientras tanto, seguiré pensando que esta casta de dictadores, déspotas y oportunistas, son vividores de los pueblos y que sus muertes no los hace más grandes, redimen a las sociedades engañadas y las liberan definitivamente.(Agencia OPI Santa Cruz)

17 Comentarios

  1. Un pigmeo tiene más deducción que un simio K. A esta clase de energúmenos los une el hilo conductor del resentimiento; son los eternos bufones masoquistas; el escusado de cuanto oligarca patas sucias encienda un discurso guerrillero. Así es y así seguirá siendo, para esto simios el mundo siempre girará al revés.

  2. Todo lo que quieras y tu ideología de manual, no son más que unos negros un poco más estudiados… no se hagan los copados si estan llenos de prejuicios, Uds son los medios con los que con mi plata se llenan los bolsillos con pautas o empresas amigas del poder que publicitan … son la miseria la vil paga de un sicario que su tarea no es más que el asesinato de las ideas en manos de un medio… cualquier cosa antes que este neoliberalismo recalcitrante.. estuve en cuba vi la vida y no sólo en la vidriera del turismo.. la vida pasa más que por un celular, las zapatillas caras y la pelotudez snob.. comanla giles

  3. BETO : yo estuve en Cuba y la gente estaba muerta de hambre.Viven en una tirania permanete , los Castros son unos malditos hipocritas….. el verso de la revolucion es para el pueblo cubano no para ellos . SI TANTO TE GUSTA andate a vivir a Cuba , que te den 1 kg de azucar negra , 1 kg de arroz y 7 huevos para que vivas el mes. Despues contanos como te va …. a cierto no vas a tener acceso a internet.Seguro Beto que andas con tu remera del CHE jajajjaja y tu iphone en el bolsillo.

  4. Fidel, Chavez, y los Kirchner, son la misma basura con el mismo libreto.

    Todas estas familias de Ratas Malolientes, se llenaron la boca diciendo que eran ellos los defensores del Pueblo y que gobernaban en nombre de ellos pero la realidad demuestra que solo les importo, robar a dos manos para continuar en el poder indefinidamente, por suerte la Muerte siempre los atrapa y traslada directamente al infierno.

  5. Un psicópata criminal que con sus secuaces se aprovecharon de un pueblo miserable. La “revolución” fracasó desde un comienzo por su total dependencia de la u.r.s.s. que a su vez también fracasó, los rusos cambiaron la hoz y el martillo proletarios por el águila de dos cabezas imperial.
    Cuanto sufrimiento en vano.

  6. ¿Cómo se obtiene un índice bajo de mortalidad infantil?.
    Muy sencillo: cuando un niño muere se lo declara contrarrevolucionario y se le quita la ciudadanía cubana, de esa forma no entra en la estadística.

  7. 57 AÑOS DE “REVOLUCIÓN” ARROJAN ESTE RESULTADO:
    -LOS DIRIGENTES GORDOS Y LLENOS DE DINERO
    -EL PUEBLO GARCADO DE HAMBRE
    -HOTELES QUE LOS CUBANOS NO PUEDEN USAR
    -MUCHAS CHICAS MUY JÓVENES PROSTITUÍDAS POR UN PAN DE JABÓN
    REVOLUCIÓN?? UNA MERDE

  8. Felicitaciones, comparto todos y cada uno de lo expuesto por el periodista, el mundo, las personas, los pueblos hubieran tenido una calidad de vida muy distinta de no ser por estos “salvadores de la patria”. Saludos muy cordiales desde Misiones.

  9. visite cuba en los 80 y en 2006 nada había cambiado todo peor,en el hotel que parabamos trabajaba de mozo un medico traumatologo la propina en dolares le permitía comprar jabon champu y muchas cosas que no se conseguian , por suerte en 2010 se vino a argentina con un enfermo pampeano para seguir atendiendolo se caso aca y el año pasado comenzo los tramites para traer a dos hermanos no quiere volver a cuba mas, de que revolucion exitosa hablan si se fueron mas de 30 por ciento de la población a otros países.

  10. Es mentira que hizo la revolución para sacar a Batista, a Batista le quedaban meses porque hubo elecciones y entregaba el mando a un presidente electo por el pueblo. Lo que Fidel hizo fue UN GOLPE DE ESTADO CONTRA UN GOBIERNO ELEGIDO DEMOCRATICAMENTE, COSA QUE A ÉL NO LE GUSTABA Y NUNCA QUISO. FUE UN FARSANTE, CANALLA, ASESINO Y SOMETIÓ A SU PUEBLO A LO PEOR Y PARA “PIOR” EL REINADO SIGUE, AHORA DE LA MANO DE LA HIJA DE RAÚL. EL PODER NO SE ENTREGA.

  11. Muy buen artículo, realmente. Respecto a la dualidad y el doble estándar, somos campeones en este país. La mayoría se comporta así: es honesta hasta que aparece la oportunidad de dejar de serlo. Muchas gracias desde la ciudad de Neuquén.

  12. A TODOS AQUELLOS QUE DEFIENDEN, ADMIRAN Y PUBLICITAN EL SISTEMA CUBANO, VENEZOLANO, BOLIVIANO, VAYANSE A VIVIR A ESOS PAISES Y EN EL ORDEN ESCRITO. ¿QUE NO?, ENTONCES, METANSE LA LENGUA EN EL CULO, ¡¡HIPOCRITAS!!.

    TENEMOS EL CLARO EJEMPLO DEL GORDO DROGON (LEASE MARADONA), “SOY UN SOLDADO DE CHAVES”, “FIDEL FUE MI SEGUNDO PAPA” Y RESULTA QUE EL MUY HIJO DE GRAN PUTI, VIVE EN DUBAI, DONDE EL MAS RATA, TIENE CANILLAS DE ORO EN EL BAÑO. ¡¡QUE LOS PARIO!!.

  13. EXCELENTE comentario. Solo discrepo en la parte que, aludiendo a “la dictadura” argentina, le endilgan crímenes de “Lesa humanidad”. En efecto, yo viví esa época y sostengo que hubo tal “dictadura”, sino un gobierno militar de facto que actuó como tal. Tampoco acepto lo de “crímenes de lesa humanidad” porque se estaba en lucha contra el terrorismo subversivo, no contra el pueblo, y el terrorismo debía ser “aniquilado”. Además, y dicho sea de paso, los mencionados crímenes, no estaban previstos en la legislación penal argentina.

Dejar una respuesta