Corrió 250 kilómetros y logró unir los cementerios de los caídos en...

Corrió 250 kilómetros y logró unir los cementerios de los caídos en Malvinas

132
0
Compartir

Corrió 250 kilómetros y logró unir los cementerios de los caídos en Malvinas
28/12 – 12:50 – Alejandro Scomparín tiene 46 años y es docente. “Los isleños me brindaron su apoyo en todo momento”, dijo.

Alejandro Scomparin fue árbitro de fútbol de AFA durante 7 años y ahora es Director de Relaciones Institucionales de la UTN. Y además, como hobbie, es ultramaratonista. Desde allí pudo hacer realidad un objetivo que había comenzado a modelar hace un año: corrió 250 kilómetros y unió seis lugares emblemáticos de las Islas Malvinas “como un mensaje de paz” hacia ambos países que intervinieron en la guerra 34 años atrás.

“Todo empezó cuando me entrevisté con el Comodoro Pablo Carballo, que fue uno de los pilotos que más horas de vuelo tuvo en la guerra”, arrancó diciendo este hombre de 46 años en su charla con Clarín. “Como sabía que yo corría me propuso que lo hiciera en Malvinas. Allá tienen un maratón pero a mi no me gusta. Pero sembró en mí la semilla. Sentía que debía rendir un homenaje tanto a los argentinos como a los ingleses caídos. Tenemos un triste empate tras el regreso de la guerra; hubo 500 suicidios de ex combatientes por lado”.

Los lugares elegidos para “Unir Malvinas corriendo”, tal el nombre de este proyecto, fueron donde se desarrollaron los combates más importantes: Bahia Agradable, Monte Longdon, Darwin, San Carlos, Arroyo Malo. Recorrió uno por día. Y en la última jornada día conectó los dos cementerios como un último homenaje. “Mi idea era esta última, pero sólo había 30 o 32 kilómetros entre ambos lugares y no era tanto para correr. Así que busqué otros 5 lugares y armé el recorrido”, contó el licenciado en Marketing.

Para “que nadie pensara que yo quería sacar provecho de algo”, Scomparin pagó de su bolsillo el viaje y sus gastos. “Lo pagamos entre mi señora Paula y yo. Al final puedo decir que no fue tan oneroso”, comentó. Y lo concretó; estuvo una semana allí este mes donde “sólo pisar las islas fue algo especial. Tiene rutas interminables y sinuosas y hay un silencio que es abrumador”. Por esos caminos, mientras corría, “pensaba, por acá pasó tal cosa. Me ayudó a recordar vivencias de los combatientes. Desde lo espiritual fue muy movilizador”.

Durante todos los recorridos acompañaron a Alejandro tres rosarios. Uno de ellos fue aportado por Carballo, que fue colocado en la tumba del soldado Walter Aguirre. También emplazó ofrendas florales en el Memorial del Coronel Jones (oficial inglés de mayor rango caído en la guerra), y en el Cementerio británico.

Seguramente no se olvidará en toda su vida cada esta experiencia, claro. Pero ante la consulta para saber qué vivencias tuvo allí, Scomparin recordó dos. La primera refirió sobre su visita a Fitz Roy. “El primer día terminamos allí y aparecieron tres caballos salvajes y un potrillo. La anécdota no es aislada; en ese lugar murieron tres pilotos argentinos durante la guerra. Por eso digo que fue muy movilizador”, recordó. La otra fue cuando estuvo en el cementerio argentino. “Cuando nos estábamos yendo vimos a un pájaro. Allí no es sencillo que aparezcan. Se posó en una tumba del soldado Sosa y comenzó a cantar, a llamarnos. Así que fuimos y estaba posando sobre la tumba de un ex combatiente al cual, el día anterior, le habíamos dejado una carta que me había dado su hermano para que la dejara allí”.

Estuvo acompañado Scomparín en este viaje. Fueron sus amigos José Luis Polti, docente en la UTN, y Alejandro Champs, consejero de esa institución. Ellos también se pagaron el viaje de sus bolsillos. También Ever Moriena, ex combatiente y corredor de ultramaratones, lo ayudó, aunque desde aquí. Lo asesoró en el clima y en el equipo que debía usar y también con las comidas. Ya en Malvinas, el protagonista de la aventura recibió “respeto, fueron solidarios los habitantes de Malvinas. Cuando veían la camioneta parada preguntaban si necesitaba algo”, afirmó Alejandro. ¿Cuál será el próximo objetivo, tras esta experiencia? Scomparin dice que “tenemos muchas fotos y filmaciones. Queremos hacer un documental o un libro de fotos. Y queremos que los veteranos ingleses también lo vean”. (Clarín)

No hay comentarios

Dejar una respuesta