Cambiamos… de mano

Cambiamos… de mano

45
3
Compartir

Cambiamos… de mano
16/02 – 12:00 – Son varios los lunares que le han aparecido a este gobierno nacional en materia de gestión y moral, hasta el momento. Si tomamos como parámetro para comparar, ésta u otra administración con el kirchnerismo, cualquiera nos puede parecer un manojo de burdos aprendices de corruptos, sin embargo, recordando las palabras de campaña y los motivos por los cuales Mauricio Macri fue votado, el pueblo espera que haya un verdadero cambio y no de manos, sino del concepto moral y actitudinal ante la cosa pública, la transparencia y el compromiso con la verdad y la justicia. ¿Lo hay? (Por Rubén Lasagno)

Tal vez el PRO y el Radicalismos debieran repensar el subtítulo que le pusieron a la alianza electoral. “Cambiemos”, significa precisamente eso: cambiar. El gatopardismo, es simulación de cambios, precisamente para que nada cambie y hoy la alianza del PRO y la UCR hacen gatopardismo puro. En algunos estamentos se habla de “kirchnerismo con buenos modales” y a juzgar por ciertas actitudes del presidente y los permanentes decretazos y equívocos de su gabinete de notables, los errores a enmendar son más que los aciertos.

Macri ha desplegado una lista de yerros políticos que no podemos llamar “involuntarios”, son absolutamente conscientes de haber incurrido en decisiones erróneas y premeditadas. La acción deliberada de generar un Decreto para modificar una ley y ampliar el blanqueo a su familia, no es casualidad. El negocio que le acaba de arreglar a su padre e hijos en el Correo Argentino, con una quita multi-millonaria, no tiene nada de inocente y la baja en el cálculo del ajuste jubilatorio es de una insensibilidad extrema, que no habla bien de Macri ni de sus notables, que tendrán mucho de empresarios pero cero cintura política. Quintero de la ANSES, por ejemplo, minimizó la quita en el ajuste de jubilaciones, “solo por 20 pesos”, que indudablemente a la billetera del CEO no significa nada, pero tratándose del haber de un jubilado, la situación es otra; sin embargo no hay nada inocente en esto, porque de acuerdo a la oposición el gobierno “ahorraba” 8 mil millones de pesos al año con la increíble modificación de la Ley que el actual presidente trató de hacer (simplemente) con un DNU.

Lamentablemente la Argentina no avanza, indudablemente, debido a su clase política, ya sean porque son chorros o ineptos. Cambiemos le prometió a la sociedad ponerle un nuevo rumbo al país y en muchas cosas Macri y su gabinete actúa de manera similar al kirchnerismo. Podría decirse, en su beneficio, que logran tener “la valentía” de rectificarse, pero eso no basta. Una equivocación es posible, pero cuando la equivocación es la regla, hay ineptitud o mala intención. Veo que este gobierno está en la teoría de “si pasa, pasa” (aumento de servicios, por ejemplo) y recrea en la gente, la misma bronca que generaba Cristina cuando nos mentía desde el atril rodeada de focas aplaudidoras.

Cambiemos no ha cambiado tanto y el país solo cambió de manos. En la provincia de Santa Cruz, se hace evidente la misma línea de este partido de alianza. Los “referentes” de “Cambiemos” que están en funciones, hacen agua por los cuatro costados. Intendentes y funcionarios de esa extracción no han podido superar la línea que marcaron sus antecesores, hasta hoy lo peor de la política provincial.

Claro que hay dos cuestiones a considerar: los que están hoy en la casa Rosada son nenes de pecho a la par de la banda delictiva que dejó el poder en los últimos 12 años, pero eso no significa que debamos aceptar que estos otros vivan de equivocación en equivocación y todas ellas en contra y a costa del pueblo. La otra cuestión es que hay sectores idiotizados del kirchnerismo, quienes creen que si estos fracasan, la gente va a volver a elegirlos a ellos para que vuelvan (¿?). Como ciudadano, rompo mi voto antes de tomar una opción de este tipo; pero por otro lado, vemos cómo el macrismo hace todo lo posible para autodestruir su caudal de confianza política y está en peligro de muerte electoral en manos de la oposición que sonríe con malicia, viendo como el mecanismo de autodestrucción oficialista, por ineptitud’ les abre un atajo en la campaña de medio tiempo.

La torpeza y la ineficiencia no pueden tener justificación“, dijo Elisa Carrió, emitiendo lo que quizás se constituye en la más acertada definición de lo que representa el “equipo cool” de empresarios M, quienes llegaron para llevarse todo por delante y no paran de tropezar con sus propias torpezas o malas intenciones.

Este es un “país de locos”, pero a esta altura podríamos afirmar que también de corruptos, ineficaces, oportunistas e improvisados; especialmente en política, donde solo basta tener un cliché en campaña, decir lo que el otro quiere escuchar, aunque sea una evidente mentira y con eso, solamente, llueven los votos. Es que la gente quiere un cambio en serio, pero eso hasta hoy es imposible. La clase política es nefasta en la Argentina. Se creen con derecho a mentirnos, usarnos y destruirnos (cuando no, robarnos) sin que se les mueva un pelo. Y que “es un país de locos”, lo refrenda el hecho de que hoy los propios kirchneristas denuncien y se asombren de las atrocidades macristas y “Cambiemos” le reproche al kirchnerismo una metodología probadamente antidemocrática, como el abuso de los DNU, la modificación de una Ley con un Decreto o el aumento indeclinable de la pobreza y el desempleo y hoy el actual gobierno haga lo mismo.

Hasta ahora hemos cambiado de mano, simplemente eso. Espero y creo que está en el ánimo de toda la sociedad, que este gobierno nacional se reponga de su propia patología, deje de beneficiar a las mineras, a las petroleras, a los bancos, los grupos financieros, a Cristóbal López y a la familia de Mauricio Macri y recuerde que hay un país que sufre. Es esta cura la que necesita Argentina o en el próximo “urnazo”, recibirán la noticia que deberán irse sin haber cambiado nada o muy poco de lo mucho que venimos sufriendo desde la última década. (Agencia OPI Santa Cruz)

3 Comentarios

  1. Mis amigos, estando ya más cerca de los 100 que de los 50, puedo decirles que nunca vi un radical en el gobierno, salvo contadas excepciones,que no fuera ladrón, si no vean los gobiernos militares y los alcahuetes que los rodeaban, esto no los exime a los del frente para la vergüenza….

  2. Esto es un vergüenza, solo el presidente Ilia tubo la grandeza de pensar realmente en el pueblo, todos estos están y estuvieron para acomodar y agrandar sus empresas familiares. Un asco.

Dejar una respuesta