Publicado el: 18, Abr, 2017

Panamá Papers: Casanello se declaró incompetente y deja de investigar a Macri


Sabsay: “Casanello es un encubridor y cometió prejuzgamiento hablando de CFK”
18/04 – 10:00 – Dijo que no hay elementos para sospechar de una operación de lavado; el caso pasa a un juez ordinario

Por: Hernán Cappiello
El juez federal Sebastián Casanello dejó de investigar al presidente Mauricio Macri por lavado de dinero al entender que no hay elementos de que se hubiera cometido ese delito luego de que se supo por los Panamá Papers que fue director de una empresa offshore de su familia.

El juez, sobre la base de un informe de la Unidad de Información Financiera (UIF) y datos propios, cree que no hay elementos para avanzar por lavado de dinero, aunque no descarta otros delitos y por eso se declaró incompetente. Dividió la causa entre dos tribunales.

Una parte del caso, en que se investiga si debía declarar esa sociedad extranjera y omitió hacerlo, la envió a un juzgado ordinario que ya venía investigando a Macri por enriquecimiento ilícito por su declaración jurada de bienes cuando era jefe de gobierno porteño.

La otra parte de la causa, en que se investiga si existió evasión fiscal en tanto director de esa firma offshore, quedará en manos de un juez penal económico, que será quien establezca si hubo un delito tributario.

La decisión de Casanello se conoció tras un fallo de la Cámara Federal que le recordaba la existencia de esta causa anterior que tramita en instrucción sobre los bienes del Presidente. En esa resolución, los jueces habían criticado al fiscal del caso, Federico Delgado, porque dijeron que parecía que iba en una excursión de pesca al investigar al Presidente sin un rumbo claro.

Es justamente el fiscal Delgado quien puede apelar este fallo de Casanello e insistir para que el caso se quede en la justicia federal.

La decisión de ayer implica un alivio para la situación judicial de Macri, que ve suavizadas las acusaciones en su contra pues el delito de lavado desapareció del horizonte.

El fallo llegó una semana después de la sentencia del juez Ariel Lijo , que sobreseyó a Gabriela Michetti en otra causa iniciada por bienes que tenía en su casa y que fueron robados. Y tres semanas después de otro fallo, el del juez Rodolfo Canicoba Corral , que dictó el sobreseimiento del jefe de la inteligencia Gustavo Arribas , investigado por recibir transferencias de dinero de una cuenta ligada al pago de coimas de la constructora brasileña Odebrecht a funcionarios de ese país.

En esta causa, Casanello -según una síntesis de su fallo difundida por el Centro de Información Judicial- consideró que por el lado de la investigación por una presunta omisión maliciosa de Macri corresponde enviar la causa al Juzgado de Instrucción N° 20, subrogado por la jueza Elizabeth Paisan. Allí ya hay una causa abierta por la declaración jurada de bienes del Presidente.

Y con respecto a determinar si la “vida social” de las empresas panameñas infringió algún tipo penal y, en ese caso, si Mauricio Macri tuvo que ver con la puesta en movimiento de ese comportamiento societal”, ante una posible evasión, corresponde enviar esa parte a la justicia en lo penal económico para que se sortee un juez que lo investigue.

Casanello investigó si las firmas Fleg Trading, radicada en Bahamas, y Kagemusha, radicada en Panamá, habían infringido algún tipo penal. En ese sentido, la UIF, a cargo de Mario Federici, concluyó que no ven actos que parezcan lavado de dinero.

Esto es así porque Fleg Trading había sido dada de baja del registro de Bahamas por falta de mantenimiento desde 2008 y Kagemusha había sido disuelta por haber tenido una morosidad de diez años consecutivos en 2006. Y además no se pudo acreditar mediante documentos que Fleg Trading hubiera pagado 9 millones de dólares a Socma SA.

“La atención se centró en los 9,5 millones de dólares que Fleg Trading le habría pagado a Socma Americana SA por las acciones que esta última tenía en Owners do Brasil y la presunta actividad desplegada por Fleg en el negocio de Pague Fácil en el vecino país”, indicó el juzgado, pero las operaciones se remontan a casi veinte años atrás y la UIF dijo que no había elementos para sospechar de lavado.

Paralelamente, el juzgado recibió exhortos de Bahamas, Panamá, Brasil y Uruguay, pero no aportaron ningún dato que alimente la hipótesis de lavado, ya que no hubo pruebas de transacciones sospechosas ni cuentas o movimientos bancarios de dudosa procedencia.

“La prueba colectada en la causa permitía avalar las explicaciones recabadas en el sentido del carácter blanco de esos dineros y descartar la hipótesis de lavado, eje de la investigación llevada adelante en el fuero federal”, señala el resumen del fallo. (La Nación)

Dejar un comentario



Publicidad

OPI Video