Quejas y pedidos de justicia en la primera gran marcha tras el...

Quejas y pedidos de justicia en la primera gran marcha tras el asesinato de Araceli

67
0
Compartir

Quejas y pedidos de justicia en la primera gran marcha tras el asesinato de Araceli
02/05 – 12:00 – Cientos de familiares y allegados a la chica caminaron con velas y pancartas por José León Suárez; ya indagaron a los siete detenidos

Al caer el sol, las calles de San Martín se tiñeron de luto. Una multitud caminó ayer en silencio por Araceli Fulles, para acompañar a su familia a atravesar el dolor y para pedir que el caso no quede impune. Vestida de negro, la muchedumbre se movilizó desde la avenida Márquez y 9 de Julio hasta la plaza de José León Suárez donde la chica desapareció, el 2 de abril pasado. Hubo críticas a la investigación judicial y pedidos airados de reclusión perpetua para todos los partícipes del femicidio.

Mientras cientos de familiares y amigos de Araceli marchaban, trascendió que el principal sospechoso del homicidio, Darío Badaracco -que se negó a declarar horas después de haber sido detenido en Flores, el viernes-, fue denunciado en agosto de 2015 por abuso sexual agravado contra su hijastra y lesiones leves a su hijastro. El hecho habría tenido lugar en la misma casa en la que apareció el cadáver.

“Reconocer a mi hija por los tatuajes fue lo peor que me pudo pasar en toda mi vida. Y ése [por Badaracco] no se merece vivir”, dijo a la prensa Mónica Ferreyra, mamá de Araceli, vestida con una remera negra y con la foto de su hija pegada al cuerpo. Apenas podía hablar. Cada vez que el dolor y las lágrimas le cortaban la voz, ella volvía a besar el cuadro con la imagen de la chica.

Con la mayoría de los manifestantes vestidos con prendas negras, con velas encendidas y pancartas, la marcha por José León Suárez confluyó hacia la plaza donde Araceli desapareció, a 50 metros de la casa en la que su cuerpo apareció, cubierto con una losa y tapado con cal, luego de tres semanas de búsqueda.

Visiblemente consternada, la madre de la víctima agradeció “a todos” por el acompañamiento y por sentirse “muy apoyada”, aunque aclaró que le “falta algo”. Y agregó, al borde del llanto y contenida por uno de sus hijos: “[Badaracco] no es persona, y decirle animal es ofender a los animales; haberla estrangulado, haberla puesto en un pozo… es un hijo de mil putas”. Pese al dolor, también se mostró muy agradecida con los bomberos de Punta Alta, cuyos perros permitieron dar con el cuerpo de su hija.

Los familiares y amigos de la víctima mostraron banderas que decían “Justicia por Araceli”, “Justicia por la Negra” o “Prohibido Olvidar”. Oscar, tío de la chica, pidió que “se haga justicia y que se investigue para que vaya preso el que hizo lo más mínimo para que esto suceda”.

“La familia está con bronca. Le deseamos lo peor a esta gente. Queremos reclusión perpetua, no prisión perpetua. No tengan piedad con eso”, expresó el hombre. “La queríamos [a Araceli], con sus defectos y sus virtudes. Si desaparece una persona ya hay que investigar como trata de personas. No hay que investigar a la víctima, hay que investigar al victimario”, sostuvo Oscar. El tío de Araceli agregó que “el Estado está ausente” y criticó que “hubo fallas durante todo el procedimiento de investigación”. Fundamentalmente, cuestionan que Badaracco, que había admitido que había estado con Araceli la noche que desapareció, no hubiese sido detenido tras la primera de sus tres declaraciones como testigo.

“No le deseamos esto a nadie, queremos medidas para que no pase más. Vamos a seguir hasta las últimas consecuencias, incluso si tienen que caer autoridades policiales, políticos”, concluyó Oscar.

Durante la movilización, algunos participantes de la marcha se quejaron por la “inseguridad” en San Martín y criticaron al intendente Katopodis. “Con todas las cámaras que hay no ven los «transas», los «soldaditos» [de los narcos]; estamos cansados ya”, dijo una vecina. (La Nación)

No hay comentarios

Dejar una respuesta