Atacaron al fiscal Cartasegna y lo dejaron atado en su despacho

Atacaron al fiscal Cartasegna y lo dejaron atado en su despacho

42
0
Compartir

Atacaron al fiscal Cartasegna y lo dejaron atado en su despacho
04/05 – 10:20 – Tras denunciar golpes e intimidaciones, el representante del Ministerio Público sufrió ayer un intento de ahorcamiento en los tribunales de La Plata; fue la segunda agresión en su contra en cuatro días

Por: Jesús Cornejo
Fue un golpe al corazón de la Justicia: el fiscal Fernando Cartasegna, especialista en investigaciones sobre trata de personas y pedofilia, fue golpeado, asfixiado y atado en su despacho de los tribunales de esta ciudad. El funcionario judicial no pudo ver al agresor que lo sorprendió por la espalda y que tras agredirlo le dejó la palabra Nisman escrita con azúcar en el piso.

Cartasegna pudo llamar por teléfono para pedir ayuda, pero cuando sus auxiliares y custodios policiales llegaron para asistirlo se encontraron con la puerta del despacho cerrada con llave por dentro. Forzaron la puerta y hallaron al fiscal en estado de shock y con marcas en el cuello como si lo hubiesen tratado de estrangular.

“Fue agredido dentro de su oficina. Estaba atado boca abajo, con los brazos y las piernas sujetadas a la espalda. Lo amordazaron y lo intimidaron con amenazas cuyo contenido tengo que reservar por razones de la investigación”, dijo el procurador de la provincia de Buenos Aires, Julio Conte Grand, que anoche confirmó que Cartasegna se encuentra en buen estado de salud internado en un hospital de esta ciudad. Fue el tercer ataque contra el fiscal en cuatro días.

Si bien se especula con que el agresor utilizó guantes de látex, los peritos levantaron huellas y rastros que podrían revelar la identidad del atacante. “Se les tomó declaración a Cartasegna y a todas las personas que de algún modo habían estado en la guardia”, dijo Conte Grand y aseguró que el fiscal “no pudo identificar al agresor” porque fue atacado por la espalda.

Los investigadores sospechan que el agresor escapó por una ventana de la oficina y que sabía los movimientos y horarios de la guardia de la fiscalía. Y esperan encontrar algún tipo de certeza en las cámaras de seguridad que están en el perímetro del viejo edificio de Vialidad, donde funcionan las fiscalías, pues en el interior las oficinas y pasillo no cuentan con cámaras.

El procurador Conte Grand anoche le otorgó licencia a Cartasegna por tiempo indeterminado y aseguró que la causa seguirá en manos de la fiscal de turno Ana Medina.

“Nosotros vamos a reforzar la custodia a Cartasegna con la Policía Federal. También vamos a fortalecer la seguridad de todo el Ministerio Público. No es momento de hacer análisis”, dijo Conte Grand, el único autorizado para hablar por el gobierno de María Eugenia Vidal.

El fin de semana pasado Cartasegna comenzó a recibir todo tipo de intimidaciones: el sábado lo golpearon dos hombres y una mujer vestidos con uniformes policiales a pocos metros de la fiscalía. El domingo se metieron en el garaje de su casa, atormentaron a las mascotas y le dejaron planfletos con leyendas que decían: “Conozca el próximo Nisman” o “Muerte a Nisman”.

En todo momento le advirtieron que iba a correr el mismo destino que el fallecido fiscal federal y que sus hijos estaban en peligro si avanzaba con la pesquisa de los abogados “caranchos”.

El caso de los “caranchos” es una línea de investigación que se desprende de la causa de los sobres encontrados en la Jefatura Departamental de La Plata. En este tema estarían involucrados comisarios que en connivencia con abogados se dedicarían a intervenir en accidentes de tránsito para cobrar seguros de vida.

El viernes pasado su colega Marcelo Martini elevó la causa de los sobres con dinero descubiertos en la Departamental policial de La Plata a juicio oral y remitió a Cartasegna las desgravaciones de varias escuchas telefónicas entre supuestos policías y abogados caranchos. El fiscal no alcanzó ni siquiera analizar las primeras pruebas que le dejó su colega. Los ataques llegaron antes que pudiera leer las primeras diez 10 hojas.

“Las amenazas fueron claras: me dijeron que no joda más. Que no investigue la causa de los abogados caranchos, que ya había hecho mucho con el tema de tratas. Pero yo quería llegar hasta el final para desenmascarar a quienes me golpearlo por eso no hice ninguna denuncia y fue la colega Medina la que inició la causa de oficio luego de encontrar en el baño de la fiscalía panfletos parecidos a los que dejaron en casa”, había dicho anteayer Cartasegna a LA NACIÓN. (La Nación)

No hay comentarios

Dejar una respuesta