En el año electoral, aumentó 205% el uso de fondos para difundir...

En el año electoral, aumentó 205% el uso de fondos para difundir los actos de Gobierno

81
0
Compartir

Casa Rosada - Foto:
05/07 – 11:00 – El incremento que el oficialismo hará en materia de comunicación

Por: Pablo Fernández Blanco
Con más de un año de experiencia al mando de la burocracia estatal y en la carrera por las elecciones de medio término, la administración de Mauricio Macri aceleró el uso de los fondos previstos para prensa y difusión de los actos de gobierno, una partida que maneja el jefe de Gabinete, Marcos Peña.

Hasta fines de junio de este año, el Gobierno se había comprometido a pagar $ 1867 millones en el marco del programa destinado a esa tarea. Esa cifra representa un incremento de 205% en comparación con los más de $ 612 millones que había destinado en el mismo período del año pasado.

Según un informe oficial, hasta el 14 de junio pasado se habían emitido 1.476.939 segundos de spots pautados en televisión, que equivalen a 29.115 minutos, 485 horas ó 20 días.

Hay otras cifras que muestran la mayor predisposición que mostró este año la Casa Rosada a exhibir su trabajo. Por ejemplo, el presupuesto total para este año en ese rubro que maneja Jefatura de Gabinete más que se duplicó (pasó de $ 1.881 millones en 2016 a los $ 4.130 millones de este año), al menos en términos de la contabilidad pública, ya que fuentes oficiales sostienen que no todas esos fondos podrán utilizarse.

Además, las partidas de prensa y difusión representan casi el 50% de la caja total que Peña tiene disponible este año, mientras que en 2016 la propaganda apenas participó de un 26% de los recursos totales del jefe de ministros.

El uso de los fondos para propaganda se corrobora en la mayor presencia de los actos de gobierno en los medios de comunicación, algo que desató una polémica debido al uso del fútbol como medio propagandístico, una estrategia que había llevado al extremo el kirchnerismo.

El bautismo de fuego de esa idea ocurrió el 23 de marzo pasado, cuando se estrenó la campaña “Haciendo”, que transmite como mensaje sobresaliente el hecho de que Macri está “haciendo lo que hay que hacer”.

Un informe que circuló días después en Casa Rosada muestra que al menos vieron una vez el anuncio 918.000 individuos en la Televisión Pública y otros 620.240 en TYC, con un total de impactos superior al 1,5 millón de personas. Es una cifra más que auspiciosa para cualquiera campaña.

Pese a la reciente apuesta por las transmisiones deportivas, el Gobierno suspendió el programa Fútbol Para Todos, la gran estrategia de difusión del kirchnerismo, que recibía fondos aún mayores a los del programa para difundir los actos de Macri.

En la práctica, los fondos para prensa no sólo difunden el trabajo de la administración de Macri, sin que cubre otras campañas, como las de eficiencia energética, la difusión de Tecnópolis o la presencia del programa El Estado en tu Barrio.

Mucho, pero no tanto

Tanto en el caso de los compromisos de pago como del presupuesto total, hay particularidades que se deben tener en cuenta y moderan el impacto inicial de la cifra destinada a prensa y difusión. Una de ellas es la inflación, que el año pasado orilló el 40%, algo que reduce el presupuesto en términos reales.

En segundo término, el Gobierno tuvo escaso movimiento en materia propagandística en la primera parte del año pasado, por lo que la comparación arroja un aumento sensible. Es algo que ocurrió en casi todas las carteras, que utilizaron ese período para detectar irregularidades de la gestión anterior. Es el mayor argumento que esbozaron fuentes oficiales para explicar el incremento en el uso de los recursos para propaganda.

El Gobierno sostiene, además, que una parte de los fondos disponibles que aparecen en la contabilidad pública no implican un mayor gasto real por parte del Estado. Un ejemplo: en marzo pasado, mediante una modificación presupuestaria, el Gobierno le asignó $ 1985 millones adicionales al programa para publicitar la gestión. Pero explicaron que los mayores recursos se explican por un sistema de “dación de pago” que sostienen dos decretos kirchneristas y permiten a los medios y productoras canjear deudas impositivas y previsionales por espacios publicitarios.

En parte, esa creencia del Estado cayó en saco roto. Ante la consulta de La Nación, una fuente de Casa de Gobierno respondió: “¿De qué sirve tener saldo a favor con medios de comunicación que ya no existen?”. Se refería así a lo que ocurrió con algunos productos del grupo Spolzki. (La Nación)

No hay comentarios

Dejar una respuesta